Ser, hacer, tener. El camino correcto“Ser, hacer, tener. El camino correcto”. A veces, es imposible no enjuiciar o calificar, sobre todo cuando esa calificación puede esclarecer una interpretación errónea, en los límites del inconciente, que puede perjudicarte levándote al callejón sin salida de intentar, intentar y volver a intentar sin poder comprender por qué no te salen las cosas.

¿Por qué no te salen las cosas?

¿Lo sabés?

¿Cuántas respuestas surgen a estas preguntas?

¿Por cuánto tiempo te las has hecho?

¿Has llegado a alguna conclusión efectiva?

 

La pregunta -sí, la pregunta porque “todo empieza con una pregunta”- que quizás no te has hecho es: “¿Estoy en el camino correcto?”

Porque si no estás en él, seguramente nunca llegues adonde te proponés ir.

Esto puede suceder porque estás yendo hacia el lugar equivocado o/y principalmente, porque las etapas del mismo están desordenadas…

 Cuando despierta en nosotros la inquietud de una meta, lo hace por un deseo que sentimos, por un sueño que se transforma en un pensamiento recurrente. Entonces, decidimos lograrlo.

Y es aquí, donde comienza la confusión.

Si preguntamos a alguien que tiene una meta (“Un sueño con alas”) y que no está haciendo nada para llegar a ella, ¿por qué no lo intenta?, es muy probable que la respuesta sea: “No tengo los medios (económicos, sobre todo).

Estamos hablando de “tener”. No “tengo” los medios, y habitualmente, ahí se queda, con la creencia errónea de que sin “tener”, no puede dar un paso, o sea, no puede “hacer”. Ya verás que “hacer” siempre está en el medio, y que es muy importante.

 La pregunta siguiente sería… “¿Para qué querés hacer eso?”

Y ahí viene: “Para ser exitoso”. “Para ser alguien”. “Para ser el mejor en lo mío”. Ponemos el “ser” en el último lugar. Quiero llegar a “Ser” …

¡Sea, antes de hacer y de tener!

Si no soy, primero, no podré hacer lo que quiero porque lo que haga no responderá a quién estoy siendo, y que es el dueño de su sueño.

Si no hago lo que salga de mi Ser, nunca lograré Tener lo que quiero. Y este “Tener” abarca todos los ámbitos: material, espiritual y emocional.

El Camino correcto es: Ser, Hacer, Tener, y hasta que no lo entendamos, las cosas no nos van a salir.

Ser

¿Qué es Ser?

Ser es poder llegar a percibirte y reconocerte desde tu esencia, la pura, la que te identifica, la que no tiene duplicados, y desde ella, crearte a vos mismo, respetando tus gustos y disgustos, tus virtudes y tus flaquezas, honrando tu autoestima, agradeciendo estar vivo, sin hacer concesiones en pos del reconocimiento de los demás, sin dar explicaciones.

 Para Ser es imprescindible tu autenticidad y honestidad.

¿Te conocerás totalmente, en algún momento para que brote tu autenticidad y honestidad?

No, nunca lograrás conocerte totalmente… si fuera de otra forma… ¿qué más te incentivaría para seguir tu camino?

Esto se debe a que estamos en permanentes cambios -lo que debemos agradecer-, por lo tanto, el estímulo del auto conocimiento siempre estará ahí.

¿Entonces, Rita?

Lo que sucede, amigo, es que esto no funciona así.

Practicar tu autenticidad y honestidad viene antes que llegar a auto conocerte. Y ellas son las que te acompañarán siempre en tu camino de llegar a ser la mejor versión de vos mismo.

            Sin embargo, hay un estadío del proceso en que vas a sentir que ya te conocés lo suficiente y estás en condiciones, de Hacer.

 

Hacer

¿Qué es Hacer?

La acción es nuestra llave. “Hacemos” todo el tiempo, aunque si no nos ponemos a reflexionarlo, no nos demos cuenta.

¿Cuál es la importancia del Hacer en nuestro camino a los logros?

Mediante el hacer, progresamos en el camino hacia el resultado que buscamos.

En el hacer nos seguimos construyendo en quiénes estamos siendo.

Hacer ayuda a nuestra auto creación.

 

 

Tener

¿Qué es Tener?

Tener es lo que conseguís. El resultado o producto que estabas buscando.

Abarca también todos los ámbitos de tu Ser porque cuando vas creciendo y transformándote, vas “teniendo”, no solo posesiones materiales, sino más espiritualidad, más gestión emocional, más libertad individual, de pensamiento y acción.

Podés aspirar a tener lo que quieras, menos la razón. La razón no es propiedad de nadie en una discusión.

“Tener” tiene, además, otra limitación: no existe la posesión eterna. Te pido que lo tengas presente. Te ahorrarás mucho sufrimiento.

 

Cuando estas etapas tienen el orden correcto, tu camino será el correcto, también y te encontrarás con que tu “peregrinaje” de fracasos se detiene.

Ese camino correcto es: Ser, Hacer, Tener.

 

Vos decidirás si vale la pena intentar cambiar tu mirada.

El Coaching Ontológico puede ayudarte en este cambio de mirada. Si te das cuenta de los beneficios que te reportará cambiarla, te darás cuenta por qué afirmo que El Coaching es un camino a tu felicidad.

Hoy, te lo he podido mostrar con este tema, y cada vez que surja la oportunidad, te iré mostrando más habilidades que podés adquirir incorporándolo a tu vida.

 

Un hombre trabajaba en una fábrica, distante cincuenta minutos con el transporte, desde su casa.

En la siguiente parada de la que él subía, entraba al transporte una señora anciana que llevaba una bolsa consigo y siempre se sentaba junto a la ventana.

Ella abría la bolsa, sacaba un paquetito y se pasaba todo el viaje arrojando alguna cosa para afuera.

La escena siempre se repetía y un día, el hombre, curioso, le preguntó qué arrojaba por la ventana.

– Tiro semillas- respondió ella

– ¿Semillas? ¿Semillas de qué?

– De flores. Es que veo para afuera y la calle está tan vacía…me gustaría poder viajar viendo flores coloridas por todo el camino. ¡Imagine cuán bello sería!

– Pero las semillas caen sobre el asfalto, son aplastadas por las ruedas de los autos, devoradas por los pájaros… ¿cree Ud. señora que las semillas germinarán a la vera de la calle?

– Así es hijo mío. Aunque muchas se pierdan, algunas acaban cayendo en la tierra y con el tiempo van a brotar.

– Aun así…demorarán en crecer…necesitan agua…

– ¡Ah! yo hago mi parte. Siempre hay días de lluvia. Y si alguien arroja las semillas, las flores nacerán.

Diciendo esto, se dio vuelta hacia la ventana y recomenzó su trabajo.

El hombre descendió luego, más adelante, pensando que la señora ya estaba senil.

Un tiempo después… Un día en el mismo transporte, el hombre, al mirar para afuera vio flores en la vera del camino…muchas flores. El paisaje, colorido, perfumado y lindo. Se acordó entonces de aquella señora. La buscó en vano. Le preguntó al chófer ya que él conocía todos los pasajeros del viaje.

– ¿La viejecita de las semillas? pues murió hace cerca de un mes.

El hombre se volvió a su lugar y continuó mirando el paisaje florido por la ventana. – “Quién diría…las flores han brotado! ¿pero de que le valió su trabajo? Murió y no pudo ver toda esta belleza”.

En ese instante oyó risas de criatura. En el asiento de enfrente, una niña señalaba por la ventana entusiasmada.

– Mira que lindo, ¡cuántas flores por la calle! ¿Cómo se llaman aquellas?

Entonces entendió lo que aquella señora había hecho. Aunque no estaba ahí para ver, hizo su parte…dejó su marca, la belleza para la contemplación y felicidad de las personas.

Al día siguiente, el hombre subió al ómnibus, se sentó junto a la ventana. Sacó un paquetito de semillas del bolso…y así dio continuidad a la Vida, sembrando con entusiasmo y alegría sus semillas.

 

El futuro depende de nuestras acciones presentes. Si sembramos buenas semillas, los frutos serán igualmente buenos.

 

¿Creés que alguien que no “estaba siendo” podría haber tenido la visión de la viejecita?

¿Era ella conciente de la importancia del Hacer?

Su trascendencia, aun en su anonimato, ¿Fue un “tener” aunque ella no se lo hubiera propuesto?

Podés contestar a mis preguntas en tu comentario.

Comentar es dar.

 

Si creés que este artículo puede ayudar a alguien más, te animo a compartirlo en tus redes sociales.

Por el placer de compartir.

 

Comparte esto

La apertura es la habilidad de permanecer receptivos, y de esa forma, poder vivir con la mayor profundidad y potencia.

Sin Apertura Se Acaba La Vida

Por eso, me atrevo a declarar que cuando te encerrás, se acaba la vida.

Somos una coherencia entre Cuerpo, Lenguaje y Emoción, y lo importante de la apertura es que necesitamos aplicarla a todos nuestros dominios. More »

Comparte esto

Que caiga por su propio peso

¿Cuál?

¿Cuál es el peso de cada decisión que necesitamos tomar?

Cuando decimos “Que caiga por su propio peso”, estamos evitando tomar una decisión.

¿Cuánto tardará esa decisión en ser tomada?

Supongo que ese tiempo será directamente proporcionar a los “kilos” que suponga esa decisión para vos (por lo del “peso”, digo). More »

Comparte esto

contradecirse-es-una-incoherenciaLos seres humanos nos contradecimos permanentemente.

Dicho así, puede que esta frase produzca una reacción de tu parte que clame: “Yo, no”. Sin embargo, así es pero esto nos sucede en transparencia, es decir, no nos damos cuenta del momento en que lo hacemos.

En principio, y atento lo que te digo más arriba –no sos responsable de tus contradicciones… hasta que alguien te lo hace notar-, te pido que te tranquilices y te ayudo con estas citas:

 

  More »

Comparte esto

Querer poder excusasMuchas personas quieren hacerse cargo de sus excusas, pero no logran verlas como tales. Piensan que –en sus seres solamente- la regla de “podés tener resultados o excusas, lo que no podés es tener ambos a la vez”, no se cumple. Que en su particular situación, tienen “motivos” poderosos.

Antes de seguir, repito la regla para que quede clara:

Vos podés tener resultados o excusas, lo que no podés es tener ambos a la vez.

¿Por qué es tan difícil darnos cuenta de que esos supuestos motivos que esgrimimos, son solo excusas?

Este tema tiene su origen en la famosa creencia: Querer Es Poder. Y en este caso, hablamos de una creencia poderosa, cosa bastante infrecuente.

More »

Comparte esto

El Estrés Trabajando A Tu FavorEste post te mostrará, una vez más, cómo cambiando tu mirada podés cambiar tu mundo, tal como lo postula el Coaching.

Asimismo, podrás comprobar otra vez, que somos una holística de cuerpo, lenguaje y emoción, las que interactuando pueden llevarte a resolver problemas de uno de los ámbitos mencionados interviniendo desde otro, ese que te resulta más disponible para Ser en el mundo y en el que tu habilidad es manifiesta en relación a los otros dos. Los seres humanos tenemos tendencia a desarrollar más nuestro lenguaje, nuestra emoción o nuestro cuerpo mientras sentimos debilidad en alguno de los restantes.

A lo largo de esta investigación se pudo determinar que al integrar el uso del lenguaje con las emociones y con la corporalidad, se logró en las personas que participaron en la formación académica objeto de este estudio una mayor efectividad en su comunicación y en su interacción con otras personas. María Esperanza López Duque

More »

Comparte esto

Desafío... Gracias por tu provocacionDesafío quiere decir “retirar (te) la fe”, hacer que pierdas la confianza.

Es una provocación a nuestra seguridad, con la que sentimos que nuestro mundo se des-estabiliza.

Es interesante tener en cuenta que dentro de la emocionalidad de esta palabra, surge en nosotros la necesidad de contestar, de accionar, de hacer, de intentar.

Si bien, hay personas a las que los desafíos las sacan del juego de la vida, esto no importa para que el significado de “Desafío” sostenga esa velada incitación a responder. Y esto es lo magnífico de su existencia.

Vos podés estar en un extremo o en el otro. Ser de los que los desafíos te azuzan a avanzar en la vida y logran su cometido cuando ejercitás tu respuesta, o podés estar en el otro, en el que están aquellos a los que los desafíos los sepultan con el miedo, pero el desafío no pierde su brillo potenciador de caminantes ganadores.

¿Cuál es tu respuesta frente a los desafíos?

¿Sentís que tenés que responder y lo hacés o sentís que tenés que responder pero no podés hacer nada?

¿Qué te provoca encontrarte con esta palabra?

¿Miedo o Motivación?

 

 

 

More »

Comparte esto

Si fracasás en el intento... No te muerasSiempre esperamos “No fracasar en el intento”, no obstante, es muy posible que esto ocurra.

Cuando le ponemos primera a un proyecto y arrancamos, en el camino, en el proceso de conseguir un sueño… siempre que estemos haciendo, podemos fracasar.

Aceptar eso no implica tener un pensamiento negativo, de ninguna manera. Se trata de estar alertas y concientes de las leyes de probabilidades, y fundamentalmente, de prepararnos a conciencia para que el fracaso no nos destruya.

En otra oportunidad, ya escribí sobre el fracaso. Si querés verlo, acá te dejo el enlace Desdramatizar el Fracaso

Vuelvo a hacerlo porque es un tema que tiene muchas aristas y si creo que te puede servir, lo haré las veces que sea necesario. More »

Comparte esto

El Perdedor No Solo Nace. También, Se HaceSi no nos cuidamos nosotros, nadie nos va a cuidar.

A pesar de que escuchamos esta frase repetidamente, parece que no produce el impacto necesario para que cambiemos nuestros puntos de vista y accionemos desde uno nuevo que nos permita, de una vez por todas, lograr Ser nuestra mejor versión.

Resulta muy sencillo pensar en Ganadores, con su imagen de éxito y triunfo ¿Verdad? Ahora bien, si pensamos en Perdedores… ¿Nos detenemos a reflexionar por qué y para qué estas personas sostienen su conducta?

Sucede que…

Se puede nacer con competencias que nunca se ponen a trabajar y por ende, esas personas deviene en un Perdedor, pero también, existen acciones determinadas que hacen que nos convirtamos en Perdedores, poco a poco.

Los ganadores ven la ganancia; los perdedores ven el dolor. Shiv Khera

 

¿Por qué las personas con tendencia a ser perdedoras no hacen nada para salir de ella? ¿Para qué?

¿Por qué las personas sin equilibrio y viviendo en la indecisión, deciden inclinarse por ser perdedores? ¿Para qué?

Pongo las dos preguntas juntas porque los motivos y el sentido que responden a ellas, son los mismos.

Y es notable que en este caso de observación, los motivos y el sentido… coinciden.

Las conductas de ambos grupos son opuestas…

Los perdedores hacen promesas que a menudo rompen. Los ganadores mantienen sus compromisos. Denis Waitley

 

Los ganadores nunca abandonan y los que abandonan nunca ganan. Vince Lombardi.

 

¿Es que los perdedores quieren serlo?

En cierta forma… sí, pero se trata de una elección cobarde solamente.

Pero el perdedor puede cambiar… Si reúne coraje y se atreve.

¿Te animás? ¿Tenés coraje? ¿Te atrevés?

Entonces, aquí va mi ayuda.

 

Los perdedores…

Dejan que el miedo los paralice

Y en este caso, estas palabras son literales. Ante el miedo, los perdedores no se pueden mover.

¿A qué tienen miedo?

Pues… a todo.

El miedo a lo desconocido: Todo lo que no conocen implica un misterio y un desasosiego que les genera un sentimiento que los frena y paraliza.

 

El miedo al fracaso: Como piensan que el fracaso es negativo, le temen.

 

El miedo al compromiso: La palabra “compromiso” les hace pensar en ataduras. A eso le temen, a perder su libertad, y no se dan cuenta de que cuanto más comprometidos estén, al crecer su fortaleza y su autoestima por lo que son capaces de hacer, más libres se sentirán.

 

El miedo al rechazo: Su cambio puede producir reacciones contrarias en los que los rodean y los conocían de otra forma. Les parece que deben ser como los demás quieren que sean y en realidad, es el momento de darse cuenta de que los que los acompañan en su cambio, sin juzgar, son los únicos que quieren lo mejor para ellos.

 

El miedo al éxito: Miedo a la soledad del éxito, a descollar, a ser diferentes, y sobre todo el miedo de no hacerse cargo de su propia luz.

Nuestro miedo más profundo no es creer que somos inadecuados. Nuestro miedo más profundo es saber que somos poderosos más allá de la mesura.

Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, lo que más nos asusta. Nos preguntamos: “¿Quién soy yo para sentirme brillante, atractivo, talentoso, fabuloso?”

Pero en realidad, ¿quién eres tú para no serlo? Tú eres un niño de Dios. Tu juego a ser insignificante no sirve al mundo. No hay nada de iluminación en hacerte menos con el fin de que otras personas no se sientan inseguras a tu alrededor. Todos podemos brillar, tal como lo hacen los niños. Todos nacimos para manifestar la Gloria de Dios que se encuentra en nuestro interior. Esta gloria no está dentro de unos cuantos, está dentro de todos nosotros. Y cuando permitimos que nuestra propia luz brille, inconscientemente damos la oportunidad a otras personas de hacer lo mismo. Conforme nos vamos liberando de nuestros miedos, nuestra presencia libera a otros automáticamente.

 

Si el miedo golpea a tu puerta y nadie contesta, lo más probable es que se vaya.

 

No ha aprendido las lecciones de la vida quien diariamente no ha vencido algún temor. Ralph Waldo Emerson

 

Los perdedores…

Son los “maestros” del auto-boicot

¿Qué es el Auto-boicot?

El Auto-boicot es la tendencia autodestructiva que resulta de nuestras acciones dirigidas a obstaculizar nuestro camino hacia la consecución de nuestras metas de cambio y transformación personal, en todos los ámbitos.

El auto-boicot es una de las consecuencias nefastas… del miedo.

Si sentís que estás siendo un perdedor… ¡Te pido que prestes mucha atención porque no es sencillo –a no ser que tengas un Coach personal- que te des cuenta de esta conducta. Por eso, aquí van algunas claves.

El auto-boicoteador tiene…

Miedos no atravesados.

Autoestima baja.

Relatos de grandeza, de perfección y de un “mundo de colores” en el que dice vivir.

Intención de controlarlo todo.

Necesidad de compararse todo el tiempo con los demás.

Estrechez y rigidez mental.

 

Dicen que quieren cambiar pero nunca empiezan.

Dicen que se auto conocen y saben que no pueden cambiar.

Dicen que saben que “viven mal pero igual viven”.

Dicen que pueden controlarlo todo.

 

Los perdedores…

Tienen muy baja autoestima. Te invito a rever mi post Autoestima, Autoestima, Autoestima 

 

Hacen cosas que luego los hacen sentir mal, para después, tomar una posición ambivalente en la cual, el arrepentimiento, la resignación, la auto-suficiencia y la ironía, concurren en un compuesto macabro que los va destruyendo cada vez más.

 

El perdedor puede cambiar, solo necesita coraje, atrevimiento y ayuda profesional.

Darse por vencido es creer que los problemas se van a acabar por no resolverlos. Jorge González Moore

 

Por el placer de compartir

 

 

 

Comparte esto

Reinventarnos para vivirTodavía existen personas que creen que los cambios son negativos y que “mejor los dejamos fuera de nuestra vida”.

Esto no me sorprende. La evolución es un proceso que cada uno de nosotros atraviesa a su ritmo, a su paso. Lamentablemente… a algunos se les va la vida sin que su ritmo y paso sean suficientes.

(…) La evolución es el movimiento infinito de cuanto existe, la transformación incesante del universo y de todas sus partes desde los orígenes eternos y durante el infinito del tiempo. Élisée Reclus

 

Hay personas que necesitarían salir de su entorno, de su contexto, para empezar a despertar. Es más comprensible para mí que a ellas les cueste evolucionar… tienen un doble trabajo, pero hay otras que conviven, por su trabajo, por algunas de sus relaciones, por las oportunidades que les da la vida de acceso a la información y al conocimiento, y aun así, insisten en que “no necesitan cambiar nada”. A estas no las entiendo, pero por supuesto, las respeto como a todas las demás. Y por eso, las incluyo en mi pretendido público porque a lo mejor, alguna vez, se produce la chispa que logra la diferencia. More »

Comparte esto

Conversar. Principio Y Fin De Quien Sos.Necesitamos convenir en que aquí, el significado de la palabra “Fin” es el atribuido a “Finalidad y Sentido” y no a “Final” de algo.

A menudo, pensamos en “conversar” solo como referido a una charla a la que no le damos mayor significado que un “intercambio de palabras”, pero “Conversar” puede ser otra cosa, y de ello te voy a hablar. Si decidís escuchar, estaremos realmente, conversando.

De muchas ideas nuestras no nos habríamos enterado jamás, si no hubiésemos sostenido largas conversaciones con los otros. Noel Clarasó Daudí

  More »

Comparte esto

Las  acciones aisladas no cuentanLos hábitos poderosos y efectivos son los que nos llevan a crear la vida que queremos.

La práctica que hace a esos hábitos poderosos no está clara aún.

¿Qué es practicar para vos?

Cuando querés asumir una nueva conducta ante determinada situación… ¿Cuántas veces realizás las acciones que te acerquen a ella?

Mi ojo profesional de Coach rescata siempre lo positivo que hay en cualquier instancia de nuestras vidas. Siempre lo hay –siempre- y ahí debe estar nuestro enfoque si realmente queremos lograr nuestra transformación personal.

Desde ahí –y a pesar de no motivar las frases hechas, los dichos y refranes porque generalmente, son producto de nuestras creencias- traigo aquí hoy, uno que creo que arrojará luz al concepto que quiero transmitirte.

“Una golondrina no hace verano”.

“Un hecho aislado no hace a la práctica”.

 

Haz que buenas acciones hagan costumbre en tu vida. Dr. Florencio Escardó

¡Atención a este “buenas” de la frase!

“Buenas” ¿Para qué? ¿Para quién?

En lo que nos compete aquí, ese “buenas” lo atribuimos porque están dentro del objetivo del logro del hábito, mediante lo único que lo consigue: la práctica.

 

No son los sentimientos de los hombres los que hacen historia, son sus acciones.  Norman Mailer

 

Vale que te repita la pregunta:

¿Cuántas veces realizás las acciones que te permitan el logro del hábito que te va a llevar a tus objetivos?

 

Las acciones aisladas no cuentan. Esto es lo que hay que tener en claro.

Trabajando como Coach, al cuestionar a mis Coachees la falta de práctica de las acciones que los llevarán a lo que quieren conseguir, recibo la respuesta:

-Pero, si yo lo hago.

Entonces, respondo yo:

-¿Cuántas veces?

Y ahí, ellos descubren que están mal interpretando la acción de accionar en función de sus metas.

Quiero también, dejarte claro que esto, lejos de tener poca importancia, es central para que tomes las riendas de tu vida, porque las acciones recurrentes nos hacen quiénes somos y solo desde quiénes somos podemos plantearnos lo que queremos llegar a ser.

Cuando empecé a tratar con los hombres, escuchaba sus palabras y confiaba en que sus acciones se ajustarían a las mismas. Ahora, al tratar con los hombres, escucho sus palabras y al propio tiempo observo sus acciones. Confucio

 

¿Qué estás queriendo conseguir? ¿El restablecimiento de una relación? ¿Un puesto de trabajo? ¿Recibirte en una profesión? ¿Cambiar algún comportamiento?

¿Cuántas veces realizás las acciones necesarias?

No te confundas, la acción que se realiza en forma esporádica, algunas veces, no cuentan… para nada.

“Una golondrina no hace verano”

 

Las acciones necesarias recurrentes te empoderan con la consistencia.

La consistencia es lo estable, lo coherente, lo que difícilmente desaparezca.

¿Te das cuenta por qué hablo de consistencia en relación a tus acciones?

 

¿No estás logrando lo que querés, lo que buscás?

¿Prestaste atención a la recurrencia (repetición) en tus acciones?

 

Veamos…

Estás intentando aprender a no sentirte herido por los actos o dichos de los demás.

Ya tenés los cambios que necesitás hacer en tu Ser para no dejarte afectar por lo que viene de afuera (cosas o personas).

¿Cuántas veces accionás de la forma que sabés que te hará bien?

¿Cuántas veces prestás atención a no re-accionar?

¿Cuántas veces te enfocás y te tomás un segundo antes de contestar a una agresión?

Mientras tu práctica no esté presente porque tus acciones siguen siendo aisladas y no consistentes, estará atorado en un punto del que no podrás salir. Ese es el momento de preguntarte:

¿Cuánto practico lo que necesito para sentirme bien?

 

Si queremos dirigir nuestras vidas necesitamos tener el control de nuestras acciones consistentes. No es lo que hacemos alguna vez, lo que nos define, sino lo que hacemos consistentemente. Anthony Robbins

 

Ideal Loco

Un arquero quiso cazar la luna. Noche tras noche, sin descanso, lanzó sus flechas hacia el astro. Los vecinos comenzaron a burlarse de él. Inmutable, siguió lanzando sus flechas. Nunca cazó la luna, pero se convirtió en el mejor arquero del mundo. Alejandro Jodorowsky

 

Solo la repetición de nuestras acciones en forma enfocada hacia un objetivo puede lograr que alcancemos en éxito.

 

Por el placer de compartir

Comparte esto

Te pido...Coherencia¿Cuántas veces escuchaste o usaste un pedido como este?

¿Qué creés escuchar cuando te dicen algo así?

¿Qué querés decir cuando usás estas palabras?

¿Te animás a contarme en un comentario? Puede ser muy productivo.

 

La coherencia es una armonía que se presenta cuando tu lenguaje está alineado con tu cuerpo y tu emoción.

Hay gente que funciona como una escopeta de perdigones: piensa una cosa, siente otra y sus actos se dispersan sin dirección. Walter Riso

 

¿Sentís que estás siendo coherente?

¿Te gustaría poder ser más coherente?

More »

Comparte esto

Identidad

¿Que es la identidad?

Ya hemos dicho, en reiteradas oportunidades, que las palabras tienen un sinfín de significados, sobre todo, según el contexto en el que nos movamos.

Si hablamos de definición de diccionario, nos encontramos con que la Identidad según la R.A.E., es la “conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a las demás”.

Sin embargo, cuando tratamos de “identificarnos” a nosotros mismos, en el acto de autoconocimiento, de auto comprensión, la complejidad surge.

¿Es fácil responder a la pregunta: “¿Quién sos?”?

¿Es la respuesta a esa pregunta, invariable en el tiempo?

¿Sos ahora quién eras hace cinco años?

Si se produjo un cambio… ¿Cómo y debido a qué se produjo?

¿Hizo, este cambio, que cambiaras de identidad? More »

Comparte esto

La Verdad Tiene La CulpaLa verdad puede generar varios tipos de situaciones.

La verdad tiene la culpa en las discusiones.

Y en ese contexto, no hay una única verdad, por lo tanto, podríamos decir que su búsqueda carece de importancia real.

Los seres humanos no vemos las cosas como son sino que las vemos como somos, por eso, nuestra verdad es solo nuestra y no universal.

Tiene la culpa de las discusiones porque cada uno que discute está defendiendo la suya sobre la base –errónea- de que es la única, cuando lo que sucede es que es la única que él puede ver. More »

Comparte esto
CLOSE
CLOSE