Lenguaje

 

“Con cierto desconcierto, escuché lo que me decía.”

“El concierto fue maravilloso aunque debo confesar que fui con-cierto recelo.”

“Necesitamos afinar los instrumentos del des-concierto de nuestra vida.”

 

El lenguaje no es inocente.

Si atendés a las frases con las que comienzo este post, podrás ver la maravilla

del lenguaje.

La capacidad de expresión es, probablemente, la más importante de todas las que

el ser humano puede desarrollar.

 

Adecuamos nuestro lenguaje al contexto dentro del cual lo usamos, y lo hacemos en transparencia (involuntariamente). Te doy esta noticia porque es vital para vos. Necesitás tomar conciencia del efecto que impacta en vos al hablar porque una de las características ontológicas del lenguaje es su Capacidad De Crear Realidad.

 

Veamos…

En los ejemplos que te presenté podrás observar que ellas están dichas en tres contextos diferentes:

En la primera, tenemos un contexto de un diálogo.

En la segunda, el contexto es un espectáculo musical, al principio, y uno de reflexión, al final.

En la tercera, tenemos un contexto metafórico

 

No controlamos el lenguaje; es el lenguaje el que nos controla a nosotros. Como otras acciones -por ejemplo, el movimiento y la percepción-, el lenguaje es una emanación de nuestra estructura, y a su vez nos determina… La gente puede quedar atrapada por su manera de usar el lenguaje. Humberto Maturana

El Coaching Ontológico es la disciplina con la que lograrás tu transformación personal transformando tu lenguaje y logrando equilibrarlo con tu cuerpo y emoción.

Si cambiás tu lenguaje, cambia tu vida. Esto no es mágico, ni mucho menos. Y te lo voy a mostrar… Espero hacerlo efectivamente.

 

 

Te pido que recuerdes alguna situación en la que decir o no decir algo, o viceversa, hubiera dado lugar a resultados diferentes.

Situación que te hizo exclamar: “Pero ¿por qué no me quedé callado?” ¿Te ha pasado alguna vez?

Seguramente, aquí, el usar tu lenguaje creó una situación de la que luego, te arrepentiste.

O también: “¿Por qué no se lo dije antes?” ¿Te ha pasado alguna vez?

En este caso, vemos el efecto creativo contrario, por haber callado.

 

Cualquier problema del ser humano es un problema de lenguaje y la solución está en el mismo lenguaje.

 

Solo hay un mundo donde hay lenguaje. Heidegger

 

El lenguaje tiene entidad propia.

¿Escuchaste la frase “Te doy mi palabra”? ¿Qué es la “palabra”, aquí?

 

El lenguaje genera identidad

El lenguaje dice Quiénes somos.

Por el lenguaje de los demás, nosotros decimos, quiénes son ellos.

Si cuando te preguntan acerca de la posibilidad de hacer algo, vos contestás: “Todo es posible”. ¿Qué identidad estás revelando?

¡Sí! La de un optimista. Los demás te identificarán, así.

 

Si un amigo tuyo vive quejándose…  ¿Qué decís de él?

Fulano es un Quejoso. Lo rotulaste. Lo identificaste.

¿Cómo lograste esa conclusión?

¡Sí! Teniendo en cuenta como él habla.

 

Habla para que yo te conozca. Sócrates

 

El lenguaje te permite estar sobre las cosas y las situaciones.

 

No podemos ver (en el sentido de conocer) aquello que no podemos nombrar. Humberto Maturana

 

Preguntale a un niño de dos años, qué es eso, rectangular, lleno de colores, que cuelga de la pared, frente a lo cual, escucha decir a las personas: “¡Qué hermoso!”. Preguntale: ¿Qué es? ¿Lo sabe? No. ¿Cómo te darás cuenta? Porque como no lo conoce, no lo puede nombrar.

 

Por eso, cuando te pasa algo, hasta que no hablás no podés poner en práctica la intención que tenés de liderar (manejar, conducir, guiar, y en definitiva, resolver) lo que te está sucediendo.

 

Un grupo de ranas viajaba por el bosque, cuando de repente dos de ellas cayeron en un pozo profundo. Las demás se reunieron alrededor del agujero y, cuando vieron lo hondo que era, le dijeron a las caídas que, para efectos prácticos debían darse por muertas. Sin embargo, ellas seguían tratando de salir del hoyo con todas sus fuerzas. Las otras insistían en que esos esfuerzos serían inútiles.

Finalmente, una de las ranas atendió a lo que las demás decían, se dio por vencida y murió.

La otra continuó saltando con tanto esfuerzo como le era posible. La multitud le gritaba que era inútil pero la rana seguía saltando, cada vez con más fuerza, hasta que finalmente salió del hoyo.

Las otras le preguntaron: ¿No escuchabas lo que te decíamos?

La ranita les explicó que era sorda, y creía que las demás la estaban animando desde el borde a esforzarse más y más para salir del hueco.

 

Te dejo con el más grande de mis maestros, el Dr. Rafael Echeverría. Él lo dice mucho mejor que yo.

 

 

 Por el placer de compartir

 

 

 

Seminario de Coaching Para La Efectividad Personal


Comparte esto

2 comentarios

  1. Bien dicho, pero hay cosas en las que discrepo. Te explico Rita.
    Yo soy de esas personas que a veces dice..- Te doy mi palabra-.. Pero ya sea por según donde se diga, a esta frase solo le falta las siguientes palabras “de honor” pero que la persona entiende perfectamente. Porque no es lo mismo decir “Te doy La palabra, que, te doy Mi palabra” Y lógicamente la persona lo entiende perfectamente.
    Cuando decímos “Te doy mi palabra de honor” nos referímos a que no hace falta jurarlo para ser creidos, ya que tenemos honor suficiente como para no mentir por que nos crean.
    Pero si tienes razón cuando te refieres a que hay muchas personas que por hablar con retórica para quedar como más culta meten la pata con palabras que no tienen nada que ver con el diálogo del momento. Incluso las pronuncian mal.
    Realmente hay que tener cuidado con esas cosas, porque si la persona no sabe el significado, puede estar diciendo una barbaridad.
    Escuché a alguien decir “Me quiero reinsertar de nuevo en el grupo” Cuando lo que quería decir es “Me quiero reintegrar de nuevo”.. Lógicamente esta persona había estado en el grupo anteriormente.
    En fin.. es bueno equivocarse, siempre que alguien se atreva a decirnos al oido.. esto no es correcto y se dice dice así.. jajajaja.. Ya no se nos volverá a olvidar, seguuuuro.. jajaja..
    Los cuentos con moraleja siempre me fascinaron.. Y me gusta cuando los metes en tus artículos como ejemplo de lo escrito.
    Un besazo Rita.

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Hola, Mari Carmen querida!
    ¡Gracias por tu aporte!
    Lo que pretendí mostrar -dejar claro, en sí- es que necesitamos tener cuidado con nuestro lenguaje porque él nos domina ya que, a veces pasa, lo que ilustra la imagen. 🙂
    Trajiste un tema importantísimo: “Es bueno equivocarse”… y me recordaste que de esto también me voy a ocupar porque representa uno de los miedos más importantes del ser humano que deja de hacer muchas cosas por miedo a que le salgan mal y… bueno, ya lo verás en el post que escribiré. 🙂
    El Storytelling es mi pasión, amiga.
    Estoy convencida con profundidad de que lo que se fija con un cuento, una película, una anécdota opera rápidamente en nuestra comprensión y, lo que más me gusta es que ese recuerdo perdura en el tiempo cuando no es así con lo escrito acerca de un tema.
    ¡Me encantó escucharte!
    Abrazos.

    [Responde a este comentario]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

CLOSE
CLOSE