EL IDIOTA

Se cuenta que en una ciudad del interior, un grupo de personas se divertía con un idiota de la aldea. Un pobre infeliz, de poca inteligencia, que vivía de pequeños trabajos y limosnas. Diariamente, ellos llamaban al idiota al bar, donde se reunían y le ofrecían elegir entre dos monedas: una grande de 400 reales y otra menor, de 2000 reales. Él siempre escogía la mayor y menos valiosa, lo que era motivo de risas para todos.
Cierto día, uno de los miembros del grupo lo llamó y le preguntó si todavía no había percibido que la moneda mayor valía menos, bastante menos.
-Lo sé, respondió – el idiota- no soy tan bobo. Ella vale cinco veces menos, pero el día que elija la otra, el jueguito acaba y no voy a ganar más mi moneda.

     Se pueden sacar varias conclusiones de esta pequeña historia.
1) Quién parece idiota, no siempre lo es.
2) Cuáles eran los verdaderos idiotas de la historia?

     Pero, para mí, la conclusión más interesante es:
     Podemos estar bien, aún cuando los otros no tengan una buena opinión sobre nosotros. Por lo tanto, lo que importa no es lo que piensan los demás sino lo que pensamos nosotros de nosotros mismos.

“El mayor placer de un hombre inteligente es aparentar ser idiota, delante de un idiota que aparenta ser inteligente”.

     ¿Te cuesta no depender del juicio ajeno?
     Si respondés que no, ¿Podrías visualizarte en una situación que juzgues “transgresora” o “ridícula” y seguir declarando que no dependés de lo que digan los otros al verte?
     ¿Te duelen las opiniones de los demás?
     ¿Para qué las hacés importantes?
     ¿Cuál es tu nivel de seguridad en vos mismo? ¿De 1 a 10, qué puntaje te pondrías al respecto?
     ¿Podés centrarte en tu eje personal y mantenerte allí al “elegir tus monedas”?

“El poder es sostenerte fuertemente en tu propio centro y vivir desde tu corazón.” Sark.

     Sostengo que al pretender controlar, lo único que estamos creando es un conflicto de relaciones. ¿Qué abarca esta pretensión? Lo que los demás dicen, hacen, sus emociones, sus decisiones, etc., etc. Y como esto puede sufrirlo -sí, sufrirlo, (tanto el que controla como el controlado)-, cualquier persona, también podemos ser blanco de ese control. Esto lleva al Descontrol Del Control. Para que quede claro, el descontrol que es consecuencia de ejercer el control. Cuando nos focalizamos en controlar al otro, lo que pretendemos controlar termina controlándonos a nosotros. Este tema del control es muy importante y a tener en cuenta ya que no sólo afecta nuestros vínculos personales o cercanos, sino los sociales y empresariales.

“Si realmente quiero mejorar la situación, puedo trabajar en lo único sobre lo que tengo control: yo mismo.” Stephen Covey

     Una vez que tomamos conciencia de que esto “nos” pasa… ¿Qué podríamos hacer?
     Dependerá de si somos el que controla o el que es controlado. Recordá por favor, que esta forma de relacionarnos provoca daño en cualquiera de las dos situaciones.
     Cuando intentamos controlar, lo hacemos desde la inseguridad, el miedo, la falta de autoestima, la imposibilidad de la aceptación del otro tal cual es, la desconfianza…Y muchas veces, nos gustaría poder revertir nuestra conducta y no encontramos un parámetro que nos guíe.
     Considero de gran efectividad, la herramienta que nos ofrece Stephen Covey que se puede ver reflejada en este sencillo esquema: Círculo de influencia y Círculo de preocupación.

CÍRCULO DE INFLUENCIA: Es aquel en el cual podemos ejercer nuestro control porque las acciones que decidamos realizar dependen exclusivamente de nosotros, es donde reconocemos nuestra responsabilidad de hacer que las cosas sucedan, y donde podemos cambiar lo que no queremos porque en ese espacio no interviene nadie más.

CÍRCULO DE PREOCUPACIÓN: Es donde el ejercicio de nuestro control genera reacciones y lazos insanos porque las cosas dependen, no sólo de nosotros sino también de los demás, y allí no podemos intervenir para generar cambios.
“No podemos controlar el viento, pero sí podemos orientar las velas.”

     ¿Y qué nos pasa cuando en vez de estar en el lugar del que pretende controlar, nos encontramos en el del controlado?
     Las personas vivimos en nuestras propias interpretaciones. Las interpretaciones son sólo eso, formas de interpretar y como no son ni verdaderas ni falsas, la buena noticia es que PODEMOS CAMBIARLAS para sentirnos bien.
     Te doy un ejemplo: la lluvia. La lluvia puede ser causa del festejo de un agricultor, de la tristeza de un melancólico, del fastidio de alguien vestido con su mejor ropa, etc.
     ¿Quien tiene razón? ¿Quién tiene la verdad? Ninguno!!! Entonces…
     Ni la lluvia, ni el sol, ni una película, ni un libro, ni una persona, tienen el poder de hacer que vos te sientas bien o mal. Sentirte bien dependerá de tu interpretación y esa interpretación está dentro de tu círculo de control, por ende, la podés cambiar.
     Las emociones nos atrapan, no podemos evitarlas. Lo que sí podemos elegir es, luego de atravesar el quiebre, un estado de ánimo que nos abra espacios de posibilidades.

“Nadie puede herirte sin tu consentimiento.” Eleanor Roosevelt

“Si alguien puede hacerte reaccionar, te está controlando. Sólo te pueden controlar si lo permites”. John Roger

“Las personas controladoras no intentan meterse en tu yo, pretenden vivir en él”. Thomas Morán

     Podés elegir tener el poder o ser la víctima. Cuando elegís el poder personal, lográs el autocontrol, cuando elegís ser la víctima -además de que también es una posición que se presta para intentar controlar desde la figura del “pobre de mí”- estás poniendo el poder en tus circunstancias externas.

“Súfranse todas las cosas con suavidad de ánimo, siendo más humana acción reírnos de la vida que llorarla.” Séneca

“Antes de aprender a meditar, tienes que aprender a no dar portazos”. Monje budista.

Por el placer de compartir.

Tus palabras nos enriquecen a todos. Te invito a compartirlas con un comentario. ¿Cuál es tu interpretación del controlar y ser controlado? ¡Gracias por pasar por aquí!


EL DESCONTROL DEL CONTROL -
CC by-nc-nd -
Rita Elma Tonelli


20 comentarios

  1. Hola Rita. Me identifico con tu artículo porque para mi, la decisión de ser feliz la tomo yo y nadie puede hacerlo por mi. Por lo tanto, soy yo quien decido si una situación me saca de control o la afronto de manera asertiva. No te niego, hay personas o situaciones que me han sacado de casillas, pero estoy trabajando en mantener ese control del que tu haces alusión en el artículo. Felicitaciones y gracias por compartirlo con nosotros.

    [Responde a este comentario]

    admin Reply:

    Felipe! ¡Gracias por estar aquí! ¡Celebro tu mirada, tu decisión y tu conducta asertiva! ¡Bien, amigo por elegir con autoestima y auto reconocimiento! Por supuesto que esto no es fácil y que estamos expuestos todos los días, y ahí radica el valor de nuestro trabajo con nosotros mismos! “¡Si fuera fácil lo haría cualquiera!” -como decía un extraordinario líder del que disfruté en una empresa donde trabajé hace un tiempo. ¡Gracias a vos por tus palabras!

    [Responde a este comentario]

  2. Excelente Articulo Rita. La verdad que es un tema muy importante, ya que muchas veces o en alguna etapa de nuestra vida nos dejamos llevar por lo que digan o piensen los demas sobre nosotros y no ejercemos control sobre nuestra vida y nuestras acciones.

    Es importante mantener ese autocontrol para lograr todo lo que nos propongamos, y llegar a ese estado de sentirnos bien con nosotros mismos y con lo que hacemos. En nosotros esta el poder de ser Felices y lograr nuestro Exito.

    Gracias por compartir esta informacion. Saludos y Exitos!

    [Responde a este comentario]

    admin Reply:

    Hola, Juan Jose! Te agradezco tu visita y tus palabras. Veo que coincidimos en esta mirada de dejar de dar importancia al juicio ajeno. El eje en nosotros mismos, apreciar nuestras capacidades, sustentar nuestros valores, tener objetivos de bien común, nos construye como personas dignas, y por ende, sin ninguna necesidad de depender de la opinión de otros porque hemos logrado tener conciencia de quiénes somos. Eso nos avala. ¡Gracias a vos por visitarme! Un abrazo!

    [Responde a este comentario]

  3. Hola Rita:
    Me encantó tu articulo y todos los puntos que abordastes son para reflexionar. Mi aporte sería que muchas veces desestimamos al otro. Le quitamos su brillantez, su luz y lo queremos hacer pasar por idiota. En las organizaciones estatales se nota muchísimo y creo que en otras también. No queremos que otro brille o se destaque y que hacemos? Le robamos sus ideas y entonces sigue siendo el Idiota (y nosotros somos los vivos) y por ahí no tiene nada de idiota. Excelente articulo.Un fuerte abrazo.

    [Responde a este comentario]

    admin Reply:

    ¡Gracias, Graciela por tu comentario y por compartir tu mirada sobre este tema. Me alegra haberte motivado a reflexionar…para mí, es algo que no hacemos habitualmente, y lo considero necesario. Estamos de acuerdo sobre que en las organizaciones -como en cualquier grupo humano- se producen estas conductas, de ahí que postulo que cada uno de nosotros, ocupemos el lugar que ocupemos en la vida, podríamos sacar lo mejor de nosotros con un Coach…De hecho, esto que digo, ya es corriente en otros países. Sin duda, que aquí también llegará. Abrazos para vos!!!

    [Responde a este comentario]

  4. Por muchas razones y durante igual cantidad de tiempo -sin darnos cuenta- vivimos influenciados por ambos cìrculos del interesante dibujo demostrativo.
    También épocas en que ambos se interrelacionan e influyen aùn quisàs con mas potencia sobre nosotros.
    Lo mas importante es aprender a saber “que es lo que uno no quiere”….y que si lo consigue nos llevará a la independenca total de toda”influencia” que puede llegar a ser nosiva, puede ser el comienzo de no ser “tan tonto” o “el tonto”.
    Podría llegar a ser el comienzo de “un control”, dentro del descontrol, interno que no nos damos siquiera cuenta que existe.
    Los controles existen, en diversas conductas de nuestra vida, y hasta hay veces que nos vemos en la obligaciòn de ejercerlos.
    En consecuencia, es necesaria una mirada instrospectiva inteligente y elegir ser uno mismo, como pueda, como salga, aunque cueste…….pero con responsabilidad, y pensando que cada vez saldrà mejor.
    Todo esta dentro de nosotros mismos, en consecuencia, somo nosotros los que elegimos….
    Desligándonos de ese propio cìrculo que nos conduce al “descontrol”, podemos empezar a hablar en un mismo tono de voz hasta de lo mas patètico.

    [Responde a este comentario]

    admin Reply:

    Hola, Liliana! ¡Bienvenida! ¡Qué placer que me visites! ¡Muchas gracias por tu comentario, por compartir tu mirada sobre este tema y por aportar otros matices. Acuerdo con vos acerca de que lo importante es saber qué es lo que uno quiere, y aplaudo tu ánimo de ser vos misma, “como pueda, como salga, aunque cueste”. ¡Eso es coraje, amiga! Me resta decirte que -para mí- existe el control, que en realidad, es una supervisión, y es necesario. En el Coaching, aprendemos que “el lenguaje no es inocente”. Esto tiene muchas razones pero yendo al grano de lo que te comento, la aplicación sería que no siempre “es lo mismo” usar una palabra que otra. Todo depende del contexto (también otro tema fundamental del Coaching). Un gran abrazo, amiga y repito que me encanta verte por aquí!!!

    [Responde a este comentario]

  5. Ese es un artículo digno de compartir y ya lo he hecho. Me acuerdo de un anéctoda. Hace muchos años trabajé como vendedor en una compañía y había un compañero que parecía un perfecto idiota. Lo que recuerdo de esto, es cada mes era el mejor vendedor del grupo. No se me olvida la cara que hacíamos cada mes los otros 6 idiotas. Saludos Rita.

    [Responde a este comentario]

    admin Reply:

    Hola Luis! ¡Me hiciste reír! ¡Un gracias más a los otros que te quiero dar por compartir tu experiencia porque a veces, los cuentos que para mí, son sabios para lograr transmitir, y por eso, casi siempre los uso, pueden aparecer como elementos de imaginación solamente. ¡Cuantos de nosotros hemos pasado por experiencias similares! ¿Verdad? Y muy amable de tu parte haberlo difundido. ¡Saludos, amigo!

    [Responde a este comentario]

  6. Miguel Araujo - Experto en SEO

    Hola Rita muy buen post, tienes toda la razón en que lo que importa es lo que nosotros pensemos de nosotros, aunque hablando de negocios por Internet, donde nuestra imagen recorre todos los países donde se hable español es muy importante lo que la gente hable de nosotros, pero, depende completamente de nosotros que hablen bien o mal, ya que la imagen es lo mas preciado que tenemos en esta industria, lo que menciono tiene mucho que ver con el CÍRCULO DE INFLUENCIA que mencionas en tu muy buen articulo, que estés super bien, saludos,

    [Responde a este comentario]

    admin Reply:

    Hola Miguel! ¡Gracias por estar por aquí! ¡Gracias por tu reconocimiento! Agrego a lo que exponés que la imagen es responsabilidad nuestra y si nos ocupamos con criterio y honestidad de presentar una auténtica, ya no nos ocupará si caemos bien o mal. El ser uno mismo y respetar valores, termina haciendo que a la gente le guste estar con nosotros. Te agradezco tu comentario porque avala lo que intento difundir: en toda actividad que realicemos, necesitamos primero, construirnos a nosotros mismos como seres grandes. Si nuestro ser personal no se forma, el empresarial, tampoco. Saludos cordiales!

    [Responde a este comentario]

  7. Me ha gustaso tu artículo Rita.
    Lo cierto es que en muchas ocasiones las personas dejamos que otros tengan el control incluso de nuestros pensamientos, porque cuando estaños preocupados por lo que piensan de nosotros o como ellos creen que deberíamos comportarnos les estamos dejando ocupar espacio en nuestra mente. Personalmente el tiempo me ha enseñado a borrar ese tipo de cosas con un ¡Zas! ya no está.
    Y eso me ha hecho ser más libre. Realmente pienso que sufre tanto el que quiere controlar como el que se siente controlado. El uno porque vive pendiente de que el otro haga o sea como el quiere que haga o sea y el otro porque está preocupado por lo que pensará el primero de el. En el fondo es tan sencillo como “vive y deja vivir”
    Un saludo.

    [Responde a este comentario]

    admin Reply:

    ¡Me alegra escucharte, Jose! Tu comentario me muestra que tenés la gran competencia para una vida sana que es “desprenderse del juicio ajeno”. Me gusta cómo explicaste el ida y vuelta de este tipo de relaciones conflictivas, será de mucho valor para los visitantes de mi blog, porque amplía mi contenido. ¡Muchas gracias! El “vive y deja vivir” que mencionás tendríamos que tenerlo presente al momento de permitir la invasión de los demás o la nuestra. Sí, amigo, cortar o no entrar en estos juegos de control, nos hace más LIBRES. ¿Hay algo más importante como base de la construcción de nuestro maravilloso ser? Cariños, Jose.

    [Responde a este comentario]

  8. Rita,

    Mi interpretación acerca la pregunta final, creo que esta la determina el nivel no solo de conocimientos de cada individuo, mas bien esta en la forma como a canalizado estos conocimientos.

    Si no estoy mal, en el nivel de madurez radica permitir el control o descontrol por parte de alguien externo nuestro.

    Sabernos adaptar a las nuevas y venideros tiempos cambiantes, es justamente el éxito o el fracaso de nuestras vidas.

    Concluyo con un pensamiento inmortalizado que refiere al decir: “Desgraciado es el hombre que deposita su confianza en otro hombre”. Felices aquellos que confían en el poder de sus manos, sus pensamientos y sus conocimientos.

    ¡que gran reflexión nos has regalado!

    [Responde a este comentario]

    admin Reply:

    Hola Hugo: ¡Gracias, amigo! Para mí has hecho un gran regalo con tu comentario: mostrar la posibilidad de una interpretación diferente de tu frase del final. Generalmente, cuando se lee la misma, hay una tendencia, que juzgo reactiva -sin darse el tiempo de reflexionar para elegir la respuesta (sea proactivo, primer hábito de la gente altamente efectiva) a pensar: “Mejor desconfío”, cuando con tu propia mirada se puede colegir que esto significa CONFIAR EN UNO MISMO. ¡Muchísimas gracias por tu visita! Saludos!

    [Responde a este comentario]

  9. Jajajjajajajajajaja, buenísimo el cuento con moraleja, no me esperaba el final. Ya se sabe, quién ríe último, ríe mejor.

    Saludos.

    [Responde a este comentario]

    admin Reply:

    Hola Zilniya!!! ¡Bienvenida a mi blog! Me alegra que te haya gustado el cuento. Gracias por visitarme!

    [Responde a este comentario]

  10. Mabel Valentino

    Me encantó y me siento identificada y trato de tener el control.No me importa la opinión que los demás tienen de mí, sólo pienso en vivir lo mejor posible con rectitud y las enseñanzas que gracias a Dios tuve de mi familia, amigos, docentes…Cariños.

    [Responde a este comentario]

    admin Reply:

    ¡Hola Mabel…compañera y amiga a través de tanto tiempo! Me da una alegría enorme que hayas dejado un comentario para mi artículo. Espero que lo sigas haciendo. La buena gente debemos conservarla siempre en nuestro entorno y vos, sos muy buena gente. Me alegra que te haya gustado el artículo. Te quiero mucho!

    [Responde a este comentario]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

CommentLuv badge

Quizás también te intereseclose