¡Sí!Los seres humanos gozamos de la poderosa distinción del lenguaje.

El lenguaje es lo que nos caracteriza como tales.

Hasta la aparición de la Ontología del Lenguaje, éste era considerado estático y con función simplemente descriptiva pero luego de esta disciplina, el lenguaje se caracterizó como herramienta de efectividad –y a nuestra disposición- para crear el mundo que queremos.

El lenguaje es la morada del Ser. Heidegger

 

Los seres humanos habitan en el lenguaje. Rafael Echeverría

 

Como mis posts tienen entre sus finalidades, la de transmitir a todas las personas las posibilidades del Coaching (basado en la Ontología del Lenguaje), quiero explicarte cómo se traduce esto, en tu vida de todos los días.

 

Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo. Ludwig Wittgenstein

 

Las personas utilizamos lo que se llama “Actos del Habla”. Lo hacemos sin saber que lo hacemos y como “El lenguaje es la morada del ser”, es importantísimo que nos hagamos concientes de las posibilidades que él nos regala.

Conociendo Los Actos del Habla, vos elegirás el adecuado para pedir, prometer, afirmar, declarar, separar juicios de hechos… Todas situaciones que te permiten crear una realidad diferente… Justamente, la que necesitás para vivir mejor.

“¡Sí!” es una declaración. Las declaraciones crean realidades que no existían antes de que nosotros la dijésemos.

“¡Esto se terminó!”

“Estas son las normas del grupo”.

“¡Sí, quiero!” (Y no solo para aceptar casarnos)

 

Antes de que dijéramos estas declaraciones…

Había una situación insoportable. Cuando digo: “¡Esto se terminó!” No existe más tal situación.

El grupo estaba desorganizado, ahora, no lo está. “Estas son las normas del grupo”.

Había una decisión pendiente que ya fue tomada. “¡Sí, quiero!”

 

Y a este “¡Sí!”, de aceptación, se refiere este artículo.

 

La declaración del Sí o de aceptación.

 

¿Qué creo con la declaración del Sí?

Creo un acuerdo, por ejemplo. Acepto una propuesta manifestando que estoy de acuerdo.

Me comprometo a hacer algo y a actuar según ese compromiso.

Entra en juego la confianza. Cuando acepto y digo “¡Sí!” la confianza ocupa un lugar preponderante.

¿Cómo vemos esto en la vida diaria?

“Te presto el libro. ¿Me lo devolvés la semana que viene?”

“¡Sí!”.

 

“Ya que salís, podrías por favor, pasar por el correo y enviar esta carta”.

“¡Sí!”

 

“¿Nos encontramos a las siete?”

“¡Sí!”

 

El Coaching es el estudio del Ser y de sus posibilidades de generar relaciones efectivas.

Cuando alguno de los protagonistas de los ejemplos, No Hace Lo Que Dijo Que Iba A Hacer…

¿Cómo te sentís con el que no te devolvió el libro?

¿Qué querés decirle al que no envió la carta?

¿Qué pensamientos te aparecen mientras “disfrutás”  del plantón del que no llegó a las siete?

 

¿Sigue tu confianza siendo la misma?

Cuando alguien te da su confianza siempre te quedas en deuda con él. Truman Capote

 

También se ponen en juego el valor y el respeto.

¿Podés confiar en quien creés que no tiene valores, en quién no te merece respeto?

¿Te va pareciendo importante la declaración del Sí?

 

El maestro Rafael Echeverría nos dice:

Pocas cosas afectan más seriamente la identidad de una persona o institución que el decir “Sí” y no actuar coherentemente con tal declaración.

 

¿Y en la comunidad y sociedad?

¿Qué opinión te merecen las figuras públicas que dicen que sí a los pedidos del pueblo y luego no cumplen?

Nos quejamos del estado de credibilidad e inseguridad (no solo la que proviene de situaciones delictivas específicamente) en el que vivimos…

Si las personas aprendiéramos y viviéramos de acuerdo a nuestros aprendizajes, a usar nuestro lenguaje con responsabilidad…

¿Vos qué creés?

¿Nos sentiríamos mejor o peor?

Por eso…

Vos podés ser el cambio que querés ver en el mundo. Gandhi

 

La declaración del Sí es necesaria.

Nos sirve inconmensurablemente para abrir puertas a las posibilidades en nuestra vida, y tiene que ser específica.

“Sí, quiero llegar a cumplir mi meta”.

“Sí, estoy dispuesto a hacer ese esfuerzo”.

 

¿Te das cuenta que nos sirve para crear el mundo que deseamos?

¿Y por qué tiene que ser específica?

 

“Le conté a María y aceptó”.

“¿Te dijo que sí?”.

“Bueno, no, pero no dijo que no”.

 

Esto de dar por sentado, suponer, que cuando alguien no dice “no”, está diciendo “sí” es la causa de numerosas confusiones que devastan relaciones.

 

El “Sí” no está implícito en la ausencia del “No”.

El “Sí” es una declaración de aceptación que está creando la realidad de un compromiso. Si no lo declaro, no me estoy comprometiendo, pero si lo digo, me estoy comprometiendo. El otro va a  interpretar que estoy acordando algo con él. Si luego, no cumplo, surgirá su juicio respecto de mí que le hará replantear su confianza en mí.

¿Qué situaciones se te ocurren en que pueda suceder esto?

Si ya sucedió. ¿Cómo terminó?

 

Por las consecuencias que implica, la declaración del Sí, debe ser dicha a conciencia y haciéndonos cargo del compromiso que origina.

En estas condiciones, es importantísimo que la hagamos disponible para nosotros porque  no emitirla está mostrando nuestras debilidades, está sacando a la luz nuestro miedo. En el momento en que necesitamos decir sí, juega en nuestra mente, algo así: “Mejor no digo que sí, ¿a ver si me comprometo?”

 

¿A qué le quisieras decir “sí” y todavía no te animás?

¿La usás cuando querés decir “no”? Sería interesante que revises aquí el poder de la declaración del “No”, otra de las declaraciones que construyen nuestra vida.

 

Claridad en nuestro lenguaje. Eso nos hará más felices. Nos angustiaremos menos por nuestras interpretaciones, que siempre estarán pero se verán potenciadas en su error, si no elegimos nuestras palabras. ¡Cuidemos nuestras relaciones!

 

Durante mucho tiempo, Nasrudín había tenido la intención de pedir la mano de cierta joven. Pero antes de que hubiera ahorrado el dinero de la dote, su amigo le dijo que iba a casarse con la bella muchacha. El Mullah se quedó trastornado y, pensando un momento, dijo: 
—Te felicito, ella es verdaderamente el mejor premio. Casualmente, hoy hablaba con otro hombre, que admitía, que estaba deslumbrado por sus encantos.
— ¿Estás diciendo que ha aparecido sin velo en público? -preguntó su amigo.
—Simplemente repito lo que he oído, no he hecho preguntas, -contestó Nasrudín.

Muy angustiado, el otro hombre salió corriendo a la casa de su futuro suegro y rompió el compromiso.

Unos meses después, cuando finalmente Nasrudín había conseguido el dinero de la dote, se comprometió con la muchacha. Cuando su amigo oyó la noticia, se enfadó mucho. 
— ¡Qué va! ¡Si no me hubieras dado a entender que era impúdica, me habría casado con ella!
—Estás confundido -dijo Nasrudín. -Jamás insinué que fuera impúdica.
—Dijiste que habías hablado con otro hombre que estaba deslumbrado por su belleza.
— ¿No mencioné que el otro hombre era su padre? -finalizó Nasrudín.

 

                Rita Tonelli Coach es un blog que creo día a día con el objeto de acercar el Coaching Ontológico a Coaches, profesionales y particulares para compartir la posibilidad que ofrece de cambiar todo lo queramos para tener una vida mejor. “Un modo de ser y hacer diferentes para lograr lo que te propongas”

Por el placer de compartir

 

 


Comparte esto

2 comentarios

  1. Genial!!! Ni más ni menos!!!
    abrazo

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    ¡Gracias, Nélida!
    ¡Aprendamos a usar los actos del habla para crear nuestro mundo de bienestar!
    Un abrazo

    [Responde a este comentario]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

CLOSE
CLOSE
Quizás también te intereseclose