Desaprender

 

 

“Tabula rasa” es un concepto diseñado por Santo Tomás de Aquino.

“El alma, al nacer el hombre, es una “tabula rasa” en la que no hay contenidos impresos”.

Más allá de que él luego desarrolla una teoría que aquí no viene a cuento, me pareció interesante usar su expresión para transmitirte lo que significa, o el resultado que se logra con la acción de…

Desaprender

Esta es una palabra que cada vez más, aparece, tanto en textos formativos, como en los medios, hasta existe una publicidad en España, donde se habla de “Desaprender”.

 

Los analfabetos del siglo 21 no serán aquellos que no saben leer y escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender. Alvin Toffler

 

¿Qué quiere decir, qué significa, desaprender?

¿Por qué y para qué es tan importante?

 

Desaprender es desestimar lo que se sabe para seguir aprendiendo cosas nuevas.

Desaprender es dejar de hacer las cosas de la forma en que “siempre” las hicimos para aprender a hacerlas de una manera diferente.

Desaprender es la predisposición a seguir escuchando las nuevas tendencias dejando de pensar que sobre ese tema, ya lo sabemos todo.

Desaprender es vaciarnos de pre-juicios en un ámbito de aprendizaje.

Desaprender es no juzgar algo sin conocerlo, en base a los conocimientos que creemos que tenemos.

Desaprender, amigo, es poder seguir viviendo.

Seguir viviendo, no subsistiendo y acarreando conceptos viejos que sentimos que nos respaldan para no cambiar.

 

Desaprender la mayor parte de las cosas que nos han enseñado es más importante que aprender. Eduardo Punset

 

Esta es la acción básica, original y primera para tu cambio y evolución.

No podemos seguir aprendiendo cuando no tenemos disponible la acción de desaprender.

 

Si yo sostuviera ahora, mis creencias de cuando tenía 25 años (allá lejos y hace tiempo), jamás me hubiera convertido en quien soy en este momento.

Y a vos te pasa lo mismo.

Si creés en el cambio, si seguís leyendo, si seguís informándote, si seguís compartiendo, si sabés escuchar la ponencia de alguien que va hablar de un tema que vos “dominás” desde hace mucho, con la disponibilidad de pensar: “Algo –por mínimo que sea- en esta charla, voy a aprender”, vos estás practicando el desaprender, en forma permanente en tu vida.

Vos te vas a sentir siempre “joven”.

Tu aprendizaje nunca finalizará.

Estás adaptándote a los cambios permanentes que vive el mundo. Y recordando a Darwin, vos serás de las especies que lograrán permanecer.

 

La mitad de la sabiduría es aprender a desaprender lo que se sabe.
Larry Niven

 

“Sabiduría” dice Niven, no conocimiento, no información, no capacitación cualquiera… “Sabiduría”.

Coincidirás conmigo que estas son “palabras mayores”.

 

Por otro lado y además de que si no aprendés a desaprender, te quedás sin posibilidades, cuando nos esforzamos en seguir aprendiendo –sin desaprender- terminamos confundidos y sin saber lo que estamos diciendo.

 

En una ocasión, un afamado investigador, personaje lleno de títulos y muy docto, decidió hacer una investigación con una pulga. Su metodología era la siguiente: pondría a la pulga en un punto fijo conocido de una mesa; usando una corneta asustaría a la pulga, esta saltaría y él mediría la distancia saltada. Finalmente le arrancaría una pata a la pulga y repetiría el proceso nuevamente. Los resultados serían entonces cuidadosamente documentados en una bitácora de laboratorio.
Poniendo manos a la obra comenzó así:
“¡Primer cornetazo! – pulga con todas las patas, salta 3 metros”
“¡Segundo cornetazo! – pulga con 5 patas, salta 2.80 metros”
…Y así sucesivamente….
Llegó el momento crucial:
“¡Penúltimo cornetazo! – pulga con 1 pata, salta 5 centímetros”
No pudiendo ocultar sus ansias, tiró de la última pata y la pulga se quedó sin ninguna pata, dado lo cual, el científico procedió con la última fase del experimento.
Según consta en la bitácora, sus últimas anotaciones fueron las siguientes:
“¡Cornetazo! – pulga con cero patas, no salta”
“¡Cornetazo! – pulga con cero patas, no salta”
… Y así varios intentos… Siguiendo su método científico sacó una flamante conclusión que consta en la última línea de su documentación:
“CONCLUSION: LAS PULGAS A LAS QUE SE LE QUITAN TODAS LAS PATAS SE VUELVEN SORDAS”
Él fue galardonado con varios premios a su labor…

La mente se enreda cuando te saturás de información y conocimiento sin seleccionar, acción que te permite el desaprender.

 

“Aquí las cosas se han hecho siempre así”.

“Hasta ahora nos fue bien de esta forma. ¿Para qué vamos a cambiar?”

 

Estas son frases de la gente que no entiende la importancia de desaprender.

La actitud primera que tenemos los seres humanos respecto de la incertidumbre (mirarla como algo negativo y desgastante), de la necesidad de tener todas las respuestas en vez de permanecer en la pregunta, de decir (o pensar) ante una propuesta: “yo de esto ya sé todo” en vez de escuchar activamente a ver qué podemos aprender, es lo que desestima la importancia del desaprender.

 

Formular la pregunta correcta es más importante que dar la respuesta correcta a una pregunta equivocada. Alvin Toffler

 

El Coaching postula a la pregunta como la herramienta más poderosa que tenemos los seres humanos, y la usa en su técnica, casi exclusivamente.

¿Cómo aprender a vivir?

No parar de hacernos preguntas.

Permanecer cuestionando todo.

Te digo más…

Un entrenamiento de vida consiste, para mí, no en encontrar respuestas, sino en encontrar la pregunta correcta. Ella te llevará al aprendizaje que necesitás.

Alguna vez te he hablado de que cambies el “Por qué” por el “Para qué”.

Con el “por qué” solo averiguaremos la causa, con el “Para qué” averiguamos el sentido de los aconteceres en nuestras vidas.

Este es un ejemplo de la pregunta correcta.

Si averiguás por qué pasó algo, ¿Para qué te sirve? ¿Qué hacés después con eso que averiguaste?

Si averiguás para qué paso algo. ¿Para qué te sirve? Para seguir construyendo tu vida en base al sentido que necesitás darle.

 

Te dejo otra clave.

Cuando a pesar de tus intentos, algo no te sale como querés… no preguntes:

¿Por qué no me sale?

Sí preguntá:

¿Para qué no me sale?

Este “para qué” abre puertas de pensamiento, de creatividad y de acción.

 

Nos desvelamos por ser creativos. La forma de apertura más efectiva para serlo, es practicar el desaprender.

 

¿Es nuevo este tema de desaprender?

No, no lo es. Pero creo que no se le da importancia a la enorme injerencia que tiene en nuestra formación  como Seres Humanos para alcanzar la mejor versión de nosotros mismos.

Ahora, que parece que el concepto se está extendiendo, es el momento ideal para tener cabal noción de lo que significa desaprender.

Particularmente, creo que desaprender es el secreto. Y practicar esta acción permanentemente, nos da seguridad de no quedarnos parados (quizás, varados) en el tiempo.

Hoy, venimos con dos cuentos, porque viene a cuento…

El hombre llegó a la tienda de Baldwin el sabio, y le dijo:
– He leído mucho y he estado con muchos hombres sabios e iluminados. Creo haber podido atesorar todo ese conocimiento que pasó por mis manos, y el que esos otros maestros dejaron en mí. Hoy creo que solo tú puedes enseñarme lo que sigue. Estoy seguro de que si me aceptas como discípulo puedo completar lo que sé con lo poco o lo mucho que me falta.
El maestro Baldwin le dijo:
– Siempre estoy dispuesto a compartir lo que sé. Tomemos un poco de té antes de empezar nuestra primera clase.
El maestro se puso de pie y trajo dos hermosas tazas de porcelana medio llenas de té y una jarrita de cobre, donde humeaba el aroma de una infusión deliciosa.
El discípulo asió una de las tazas y el maestro cogió la tetera y empezó a inclinarla para agregar té en su taza.
El líquido no tardó en llegar al borde de la porcelana, pero el maestro no pareció notarlo. Baldwin siguió echando té en la taza, que después de desbordar y llenar el platillo que sostenía el alumno empezó a derramarse en la alfombra de la tienda.
Fue entonces cuando el discípulo se animó a llamar la atención del maestro:
– Baldwin -le dijo-, no sigas echando té, la taza está llena, no cabe más té en ella…
– Me alegro  que lo notes -dijo el maestro-, la taza no tiene lugar para más té. ¿Tienes tú lugar para lo que pretendes aprender conmigo…? -y siguió-. Si estás dispuesto a incorporar profundamente lo que aprendas, deberás animarte a veces a vaciar tu taza, tendrás que abandonar lo que llenaba tu mente, será necesario estar dispuesto a dejar lo conocido sin siquiera saber qué ocupará su lugar.

 

Rita Tonelli Coach es un blog que creo día a día con el objeto de acercar el Coaching Ontológico a Coaches, profesionales y particulares para compartir la posibilidad que ofrece de cambiar todo lo queramos para tener una vida mejor. “Un modo de ser y hacer diferentes para lograr lo que te propongas”

 

 

 


Comparte esto

4 comentarios

  1. Pingback: Esta Puede Ser Tu Pascua, Diosa | coachingparadiosas.com.ar

  2. María del Carmen Barrero

    Te voy a contar algo…
    Hace relativamente poco, cierta persona me dijo -¿Tu serías capaz de enseñarme cómo se hace esto?
    Yo contesté que no tenía nada que enseñarle, pues soy persona sencilla y no tengo nada que enseñar que no le haya pasado a mucha gente y además la primera enseñanza comienza por que uno mismo quiera hacer… ¿Tú estás dispuesta a hacerlo?… Me dijo que sí, pero que yo ya tenía cierta experiencia en ello y creía que yo la podría ayudar (no es sobre la escritura)
    Yo le dije que si había disposición por parte de esta persona yo estaría ahí para ayudar en todo momento pero que no se trataba de que yo enseñase, sino de que ella aprendiese dando el primer paso.
    ¿Sabes qué?.., después de hablar con esta persona durante casi hora y media, aún estoy esperando que me diga -¡Mari, ya he comenzado!.jajajajajaja..
    Con esto quiero decir que aunque uno tenga mucha experiencia, eso no le va a excluir de tener que seguir aprendiendo más, no solo porque siempre hay algo más que aprender, sino porque los tiempos cambian y las cosas, los métodos, las estrategias, los conocimientos, la tecnología, se quedan cojos, como la pulga de tu frase, y que quien quiere aprender algo de alguien tiene que querer de verdad, porque si hay idea y no hay actitud, ni esa persona ni quien la quiera enseñar o ayudar van a conseguir nada. Una perderá la idea y la oportunidad, y la otra perderá el tiempo.
    ¿Sabes?, anteanoche me tiré cinco horas buscando cosas sobre teatro, cine, televisión, ya sabes a qué me refiero y por qué.. Y me dí cuenta de tooooodo lo que me queda por saber. ¡Uf!, ni imaginas cuantas cosas descubrí en este mundillo,, jajajajaja. Pero eso sí, me costó cinco horas tras el ordenador Y LO QUE ME QUEDA RITA.
    De hecho te comentaré algo importante que creo debes saber para que tengas más información de Amazon, ya que tu escribes, y que descubría través de varios artículos, y te mandaré en un correo en breve.
    De todo esto tengo que añadir, que a mi a narrar no me enseñó nadie, pero no lo hago todo lo bien que quisiera y que se debira y si es verdad que escribiendo y leyendo, voy sabiendo donde tengo que poner comas, comillas, flechitas, tildes, paréntesis, etc, incluso cada vez narro mejor, y eso lo hace el querer hacer y el perseverar, y cada vez aprendo más de nuestro gran lenguaje de los diccionarios latínohispano y castellano y el hacer caso a personas que como tu, saben animar y tienen ojos de lince. Porque hay que hacer caso a aquél que se toma su tiempo para decirnos algo bueno y no hacernos prepotentes pensando que ya lo hemos probado todo, pues ni es verdad ni nos va a hacer ningún bien.
    Contigo también he aprendido que si algo se quiere hacer, solo hay que empezar a hacerlo. Siempre fui muy dispuesta y no me cuesta decir que tengo una Partera en mi vida, porque si a día de hoy tengo estas ambiciones sanas, es porque te conocí a ti.
    La vida me ha enseñado mucho, muchísimo, pero siempre a través de cosas que me han sucedido con otros, y quien crea que aprende solo y porque sí está equivocado. Todo lo que aprendemos es a través de los demás, ya sea bueno o malo, aunque siempre es para bien.
    Hay mucha gente que cree que por haber pasado una etapa dura en su vida ya nadie le va a enseñar nada, y precisamente esas personas son las que quedarán cojas de ideas. Creen que de una sola experiencia ya nada les va a parar nunca más, y eso.., eso si que se que no es cierto.
    La vida nos propone un nuevo reto cada día, y habrá que superarlos como otros tantos más, que ni serán los únicos, ni somos los únicos en superar.
    Un besazo de los grandes Partera.

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Hola, mi hermosa, Mari Carmen!
    Tu testimonio me confirma lo que digo en el post. Vos sos el producto de una acción continua de participar, opinar, acompañar, hacer y comprometerte.
    Gracias por el relato de tu experiencia con esta persona. Como siempre te digo, los ejemplos de la cotidianidad, agregan un valor inconmensurable a los textos.
    ¡Cuánto me alegra escuchar (leer) qué claridad tenés en el accionar efectivo! Nuestra esencia no cambia, por eso, a algunos nos cuesta menos adoptar estos comportamientos poderosos que marcan la diferencia al momento de conseguir lo que queremos, pero cualquiera puede si se lo propone, se decide y se deja de solo prometer sin cumplir. Para lograr nuestra integridad, el desaprendizaje es fundamental.
    El darnos cuenta y tener permanentemente presente que “solo se que no se nada”, es lo que nos lleva a “lidiar” con lo que aparezca, con la apertura y predisposición de la humildad.
    Mi famosa abuela española, ante la costumbre de mi madre de servir el cafe o el té hasta que casi rebalsara, decía: “Anda hija, ponle el pié”. No me acordé de ésto en el momento de escribir el artículo, porque hubiera contado esa anécdota que también es de la vida real. Por más que le pongamos el pié, lo nuevo no entra si no sale lo viejo. Creo que ya dije también que mi abuela fue la mayor sabia que conocí en mi vida, sin siquiera haber terminado la escuela primaria.
    ¡Gracias, gracias, gracias por tu reconocimiento! Hacer lo que me apasiona que es guiar a las personas para que se encuentren consigo mismas, me brota en forma tan natural que a veces -muy pocas- no le doy el valor de lo que recibe el otro. Es recocijante escuchar su reconocimiento.
    Lo que me contás, lo he observado en cada día de tu evolución y crecimiento. Veo el estudio, veo la investigación, veo plasmado lo que vas aprendiendo y te felicito por declarar: “¡Cuanto me falta!”. ¿Te das cuenta donde hay una -de las tantas que existen- de las diferencias entre vos y la persona que fue a pedirte ayuda?
    Yo, por mi parte, coincido en que aprendemos mucho de los demás pero también aprendemos por nosotros mismos, por nuestro interés, por nuestros esfuerzos, por horas y horas frente al monitor para saber algo más en cada lectura.
    ¡Cada declaración tuya respecto de cómo te das cuenta que siempre estás dando un paso mas, me llena de felicidad!
    Un enoooooooooooooorme abrazo… ¡que lo puedas sentir!
    ¡Gracias!
    Me emociona muchísimo, cuando leo o te escucho llamarme Partera. ¡Me suena a gloria!

    [Responde a este comentario]

  3. jose maria mendibe

    gracias por el aprendizaje que me has dejado Rita, ha sido un placer el conocerte a traves de la pagina!

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Hola Jose Maria: Muchas gracias por tus palabras y por pasarte por aquí. Te espero de vuelta. Siempre serás bienvenido. Saludos

    [Responde a este comentario]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

CLOSE
CLOSE