Qué te ImportaCuando te preguntan si vas a hacer algo…

¿Respondés “Lo intentaré”?

La intención es muy importante pero… no es determinante.

¿Cuántas veces de las que dijiste “lo intentaré”, lo intentaste? Y si realmente, lo intentaste, ¿lo lograste?

 

¿Sabés por qué no lo intentás, efectivamente? ¿Sabés por qué no lo logras?

Porque la intención es importante pero no es suficiente.

 

Nuestro lenguaje nos permite crear realidades… siempre y cuando nos comprometamos con lo que hemos declarado y tengamos la autoridad de sostener lo declarado.

Y comprometernos con lo que declaramos implica la existencia de la Acción.

Cuando solo lo “intentaremos”, no accionamos. Lo declaramos pero no hacemos porque se produce en nuestra mente una división entre el que podría actuar y el que realmente, actúa.

¿Recordás las veces que decís “lo intentaré” y luego de ese momento,  terminás olvidando que lo dijiste?

 

Lo contrario de “bueno” es “buena intención”. Kurt Tucholsky

 

La intención sin acción es pura ilusión.

 

La intención puede ser en definitiva, solo un tema más de los cuentos que nos contamos

 

Y ahora, lo bueno, de esta información. Algo que a veces confundimos con “intención” y no es tal.

¿¡Qué te importa!?

El Coaching nos presenta una distinción importantísima que en la medida en que la conozcamos, podremos saber mucho más de nosotros mismos, entendernos mejor y conectar con nuestra verdadera esencia.

 

Quiero recordarte que otra distinción que hace el Coaching y la posiciona por encima de todas las demás es la de la Acción.

 

Las personas accionamos porque nos encontramos motivadas a hacerlo, en respuesta a la Distinción de Inquietud.

La Inquietud es la responsable de que los seres humanos accionemos.

La Inquietud hace surgir la motivación.

¡Prestá atención!

Esta es una preocupación constante del Liderazgo… que muy pocas veces, logra desenredar el ovillo. Estoy hablando de la Motivación.

¿Cómo logro motivar a mi equipo?

¿Cómo hago para hacer crecer la motivación?

No hay fórmulas mágicas, solo hay una distinción que el Coaching te presenta:

¡La distinción de Inquietud!

¿Qué es la inquietud?

 

Cuando actuamos, hablamos y escuchamos, estamos constituyendo el “yo” que somos. Rafael Echeverría (Creador de la Ontología del Lenguaje)

 

Una inquietud es la interpretación que damos sobre aquello de lo que nos hacemos cargo cuando llevamos a cabo una acción. Por lo tanto, es lo que le confiere sentido a la acción. Si no podemos atribuir una inquietud a una acción, ésta pierde sentido. Rafael Echeverría

 

 “Una inquietud es la interpretación que damos…”

Los seres humanos solo hacemos interpretaciones de lo que sucede y nos sucede. Vivimos en un mundo de interpretaciones porque como seres humanos dotados de una sensibilidad, somos incapaces de decir lo que vemos como realmente es (porque no lo podemos saber), solo podemos hacer interpretaciones de lo que vemos.

 

“Sobre aquello de lo que nos hacemos cargo cuando llevamos a cabo una acción…”

Nos hacemos cargo, lo creemos una responsabilidad nuestra, necesitamos intervenir en el suceso y accionar porque nos importa.

 

La forma sencilla de encontrar nuestra inquietud es preguntarnos: ¿Por qué hacemos tal o cual cosa?

¿Alguna vez te preguntaste? “¿Por qué hice tal o cual cosa?” No recriminándote, sino para descubrir tus motivos (motivación) para ir por tal o cual camino.

Este momento amerita un llamado de atención.

Habrás leído o escuchado de mí que la pregunta por excelencia dentro del Coaching es “Para qué” y recordarás que hago la distinción de que cambies el “por qué” por el “para qué”. Esto es así porque necesitamos buscar el sentido de lo que sucede.

En el tema de la Inquietud, la pregunta es “por qué”, porque estamos buscando la Motivación.

¿Qué nos lleva a realizar determinada acción, haciéndonos cargo de que se necesita nuestra intervención porque nos importa?

 

“Es lo que le confiere sentido a la acción…”

En síntesis, el “para qué” de la acción está determinado por el “por qué” (motivación) de la misma.

“Si no podemos atribuir una inquietud a una acción, ésta pierde sentido.”

Mirá qué sencillo es entender esta última parte.

¿Te pasa que a veces, hacés algo “estúpido”, “tonto” (estos juicios te pertenecen a vos, en este caso). Algo así: “¡Qué estupidez hice! ¿Por qué hice esto?” y te empezás a cuestionar?
            ¿Por qué hice tal cosa?

¿Por qué lo hice si en realidad, NO Me Importa? No tengo motivos para hacer o haber hecho esto.

 

¿Cuántas acciones generan estas preguntas en vos?

¿Y para qué necesitamos hacer esto?

Para que nuestras acciones tengan sentido, sean el producto de lo que nos motiva y no nos quiten el recurso invalorable del tiempo para poder usarlo en lo que sí nos importa.

¡Ocupate de lo que te importa, no pierdas tiempo con lo que realmente, no te importa!

 

 

Otra diferencia importante para que no confundas más intención con inquietud es la siguiente:

La intención vive en el que habla. “Lo intentaré”. ¿A quién pertenece esta declaración, al hablante o al escucha?

La inquietud impacta en el que escucha.

 

¿Por qué querés saber, informarte?

¿Por qué decidís accionar a veces y a veces, no?

¿Por qué intervenís en el mundo en determinados ámbitos?

 

En función de nuestra relación indisoluble con un mundo, todo lo que acontece en él nos concierne. Una dimensión ontológica básica de la existencia humana es una inquietud permanente por lo que acontece en el mundo y por aquello que lo modifica. Rafael Echeverría

La inquietud despierta tu motivación y la motivación te lleva a la acción.

Motivación: Motivo para la acción.

 

Todo lo que hacés es porque te importa, si no, no lo hacés y si lo hacés espontáneamente y sin pensar, rápidamente, vendrá la pregunta: “¿Por qué lo hice?”, lo que te permitirá, no realizar acciones inútiles, perder el tiempo y aprovecharlo para enfocarte en lo que te importa.

Aquí también, la clave de enfocarnos en lo que queremos.

¡¿Qué te importa, amigo?!

Pues a ello y basta de buenas intenciones, solamente.

 

Rita Tonelli Coach es un blog que creo día a día con el objeto de acercar el Coaching Ontológico a Coaches, profesionales y particulares para compartir la posibilidad que ofrece de cambiar todo lo queramos para tener una vida mejor. “Un modo de ser y hacer diferentes para lograr lo que te propongas”

 

 

 

Por el placer de compartir

 

 

 

 


Comparte esto

4 comentarios

  1. María del Carmen Barrero

    Hoy te voy a llevar un pelín la contraria, jajajajaja..
    Yo digo muchíiiiisimas vece voy a intentar hacer esto y lo hago. Es veradad, no te miento.
    Em mi pensar es donde me pregunto ¿Por qué no lo intentas?, y entonces surge pero muy rápido, y el intento se vuelve acción.
    Temo yo a quiene dicen “Voy a hacer”, porque lo he escuchado tantas veces que cuando oigo o leo a alguien decir que va a hacer rara vez es así.
    Creo que tanto si digo, “Voy a intentarlo”, como si digo “Voy a hacer”, si no hay voluntad en ninguno de los dos casos se hará nada.
    Esto es debido al ¿Cuanto importa lo que voy a hacer?, pues al principio todo tiene sentido y mucha importancia, pero a medida que la despreocupación crece la importancia desaparece.
    No es que lo sepa por experiencia propia, pues soy mujer activa (Dentro de lo que cabe), pero lo sé porque lo he visto en varias personas muchísimas veces.
    Yo a veces me expreso mal y me escucharás o leerás decir “Voy a intentar hacer esto”… Si lo digo lo hago.
    Quizá a veces no todo lo que quisiera, pero es la verdad, así actúo.
    En mi personalmente esa palabra quiere decir mucho. Si digo que lo voy a intentar es porque lo quiero hacer, y si lo quiero hacer actuaré.
    La importancia que damos a las cosas es lo que vale, pero hay que actuar rápido. Porque si no actuamos rápido el interés se desvanece, y en vez de pensar ¿Por qué no lo hice? (Para mi una pregunta tonta pues no se hizo porque no se quiso), pensaremos “¡Va!, para lo que iba a servir… Porque quitarse responsabilidades de encima es una de las cualidades del ser humano, y somos expertos en no dar importancia a perder oportunidades.
    Con esto no es que te quite la razón, todo lo contrario. Solo que pienso que si hay voluntad, da igual como se diga, simplemente se hará.
    Como siempre un placer pasar por aquí Rita, aunque últimamente estoy algo liadilla.
    Un besote de los grandes maja.

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Hola, Mari Carmen:
    Ya sabes que a mí no me importa tener razón y que no creo en la posibilidad de tener la verdad, así que, ¡tu comentario es muy bienvenido!
    Te cuento, que tampoco interpreto que me estás llevando la contraria porque en definitiva, lo que yo pretendía es hacer primar la “importancia” de saber claramente lo que nos “importa” para no malgastar nuestro tiempo con cosas y/o personas que en realidad, no nos importan.
    El tema del decir (el tema del lenguaje), como todos los demás temas, tiene sus excepciones, de las cuales, vos venís a ser una, con las palabras “lo voy a intentar”. A vos te surge la desconfianza en la determinación del que dice “lo voy a hacer” pero -como muy bien lo aclarás- es en definitiva, casi lo mismo. Insisto con el casi porque si bien el resultado de estas dos declaraciones puede ser igual, la expresión lo voy a intentar -creo que lo puse en el post pero como no estoy segura lo repito aquí- viene de intención y la intención es maravillosa si mueve a la motivación de la acción, lo que pasa es que provoca en el cerebro una división entre el ser que realmente quiere actuar y el que solo se queda con el pensamiento.
    Si a vos te funciona, adelante, y repito que sos una maravillosa excepción. Te animo a observar a personas con las que interactuás y saques el promedio de cuántos de los que dicen “lo voy a intentar”, realmente, accionan. Se interpreta “intentar” como “hacer la prueba”, no como el pase a la acción. Quiero decir que -supongamos- que alguien que lo dice, acciona. Su entendimiento captará que lo intentó (pero a modo de prueba) y como casi siempre se necesitan más acciones, no solo una, si le sale mal, no volverá a hacer más pruebas. Me parece que que no quedó muy claro. Jajajaja. Si me enrosqué demasiado, decime que trato de decirlo mejor.
    Un gran abrazo.

    [Responde a este comentario]

  2. María del Carmen Barrero

    No te enroscas ni un poquito, jajaja.. Como te entiendo ya.. Aquí decimos enrollar que casi es lo mismo.
    No es que me funcione o no Rita… Es que como la intención “mía al menos” es hacerlo, pues entiendo que a la tercera va la vencida y no a la primera.. y a veces ni a la tercera, pero ya sabrás que cuando nos encabezonamos con algo más tarde que temprano lo conseguimos, pues igual así… Que si encabezonados lo intentamos una cuarta o quinta vez y sale, por qué no hacerlo sin encabezonamiento, tan solo por habérnoslo propuesto, porque es algo que como tu preguntas nos importa. Pero es que hay gente que no le da importancia a nada, también lo sabrás.
    ¿Hasta donde nos importa?.. Bueno, hay veces en la vida que en medio de una acción sale algo que requiere de más atención, pero eso para mi al menos, no significa que vaya a dejar lo otro.
    Te pongo un ejemplo.
    Hace unos días unos vecinos dejaron la casa. Cuando subí al ático me dí cuenta que las plantas que habían dejado estaban más secas que un ajo. Pero secas casi muertas y algunas ya perecieron. Me dije..-Ay pobres, voy a intentar salvarlas al menos las que yo pueda. Y no dí pié a más tiempo. No eran mías, pero estaban tan secas que las dí la importancia que merecían y rápidamente subí y bajé como unas cinco veces los cinco pisos con agua abonada. Las regué y me bajé tres para solucionar el problema de las hojas muertas. Ya tengo cinco que han subsistido y las demás están en fase de crecimiento también. Me siento tan bien cuando las veo que van para adelante…
    Lo mismo haría con lo que es mío. Otra persona las hubiera dejado tal y en el estado en que se encontraba, o no, pero con esto lo que te quiero decir es que yo me dije..-Voy a intentar recuperarlas.. y al momento lo hice… Y recuerdo que lo pensé con esta misma palabra..
    Depende como tu dices del ¿Cuanto me importa?… Todo importa en realidad y más si se trata de la vida y esas plantas aún vivían. No eran de mi incumbencia, pero me importaban.
    Comprendo lo que quieres decir con la división en nuestra cabeza, pero eso según creo yo, solo ocurre cuando en realidad la persona no lo va a hacer, dice de hacerlo por aburrimiento, pero como todo le aburre y nada le parece interesante pues lo que va a “Intentar”, tampoco le es importante, ni siquiera ve lo interesante que puede ser.
    Eso es lo que quiero decir.
    De ahí el tema de las excusas, que luego con excusarnos en “¡Va!, si no iba a salir bien… ¿Como que no iba a salir bien?.. ¿Acaso lo intentaste?…
    Bueno, segundo bloque, en breve la vivienda estará lista con tanto ladrillo, jajajajaja.. jajajaja… Me encanta maja.
    Un besote Partera mía.

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    ¡Adelante con tu intención, Mari Carmen, que esa sí que es definitivamente, acción!
    El ejemplo me muestra mucho más de vos. Estamos hablando aquí de lo que se llama proactividad. Por lo que te felicito: ¡La proactividad es una habilidad de las personas que llegan lejos!
    No estoy de acuerdo con que todo importa, sí creo que es necesario que establezcamos distinciones respecto de este tema porque de lo contrario, perderíamos mucho tiempo y nos faltaría otra habilidad sumamente importante en la consecución de nuestros objetivos que es El Enfoque.
    Me encantan tus ladrillos como ya te dije. Son sólidos y de una construcción que no se la llevará un vientito suave. Ja, ja, ja.
    Vos escribís y decís mucho. Escribir y decir poco es el inconveniente, y no es tu caso, hermosa.
    Acordate que todos tenemos nuestras fortalezas y debilidades. Este tema está entre tus fortalezas. No así, en la mayoría de las personas.
    Un gran abrazo

    [Responde a este comentario]

  3. Pingback: F.O.M.O. |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

CLOSE
CLOSE
Quizás también te intereseclose