El juego de vivir

 

 

Comienzo este post con la frase precedente porque pienso que nunca se te ocurriría pensar en la actividad de “hacer negocios” como “un juego”.

Esa negación proviene de pensar en la palabra juego con una connotación de trivialidad, de superficialidad. Y en realidad, ella tiene innumerables significados literales y muchísimos más dependientes del contexto, la emoción y la interpretación.

Me atrevo al desafío de armar una expresión representativa de la palabra juego a partir de la combinación de varios de ellos para poder transmitirte la importancia de que te posiciones en la mirada de que Vivir Es Un Juego.

Jugar es, entonces, entretenerse, divertirse, de acuerdo a reglas pre-establecidas, donde algunas elementos no se pueden elegir pero sí se tiene el poder de crear y armar diferentes estrategias con ellos, para lograr un objetivo.

¿Qué te parece? ¿Podría ser esto “la vida”?

 

 ¿Te parece más plausible ahora, que “hacer negocios” también puede ser interpretado como un juego?

Juego nos remite a infancia, a mente de niño, una donde todo puede ocurrir, donde no hay miedos, donde la creatividad tiene un lugar preponderante y la recreación es permanente.

En la adolescencia, el juego puede adquirir características relevantes. En Estados Unidos, por ejemplo, se puede hacer una carrera becada si se pertenece a los equipos de deportes de la Universidad.

El juego puede convertirse en el centro de atracción único de todo un país. ¿Qué sucede con los mundiales de fútbol? Y si ese país gana ese mundial ¿Qué es lo que se mueve en cada uno de sus ciudadanos que de pronto, se olvidan todas las diferencias, políticas, sociales, y todos se aúnan en la celebración?

 

 El juego suele ser una actividad donde nuestros espacios desconocidos, salen a la luz. Donde nos encontramos haciendo de una forma diferente, donde alivianamos nuestra gravedad y sale el niño interior. El juego mueve los resortes que hacen saltar mecanismos que parecían oxidados. Genera motivación y ambición en nosotros y nos ayuda a cambiar nuestros estados de ánimo.

 

 En general, estamos en la sopa cultural del trabajo, donde el juego se considera sin trascendencia.

¿Qué te suena mejor? ¿Trabajar o Jugar?

¿Por qué no ver tu trabajo como un juego?

Encuentro por la mañana mientras vas a desarrollar tu actividad.

-¡Hola!, ¿qué estás haciendo?

-¡Hola!, ¡Estoy yendo a jugar (trabajar)!

¿De qué forma impacta en vos una palabra y otra con respecto a tu actividad?

 

Si estás tratando de mejorar una relación…

¿Cómo te parece que te sentirías mejor hablando de esa acción?

“Estoy trabajando en una relación”.

“Estoy jugando con diferentes estrategias para mejorar mi relación con…”.

 

 Esta frase anterior, encierra el secreto por el cual pensar desde el juego nos abre los espacios de posibilidades que pensar desde el trabajo, nos cierra. Aquello que sentimos como una obligación nos mal predispone.

 Jugar te mantiene en equilibrio con respecto a tu ego…

 Un testimonio revelador es el que nos deja la película “Invictus” donde Mandela genera una estrategia que logra unir a una nación a través de la práctica del rugby. Está basada en un libro cuyo título es Playing the Enemy: Nelson Mandela and the Game That Changed a Nation. (Jugando Con El Enemigo: Nelson Mandela Y El Juego Que Cambió A Una Nación)

 

¿Podés pensar en la vida como en un juego?

¿En qué te parece que te ayudaría?

¿Cuál es tu opinión de esta posibilidad que te presenta cambiar tu interpretación?

 

Nuestro pueblo ha muerto innecesariamente. No queremos un baño de sangre porque la única sangre que correrá será la del hombre negro. Nelson Rolihalahla Mandela

“Invictus”

Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que pudieran existir
por mi alma invicta.
En las azarosas garras de las circunstancias
nunca me he lamentado ni he pestañeado.
Sometido a los golpes del destino
mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.
Más allá de este lugar de cólera y lágrimas
donde yace el horror de la sombra,
la amenaza de los años
me encuentra, y me encontrará, sin miedo.
No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino:
soy el capitán de mi alma.

William Ernest Henley

 

 

Por el placer de compartir.


Comparte esto

6 comentarios

  1. Hola, Rita:

    Creo que nos traes una lección muy importante para aplicar en nuestra vida y sentirnos mejor con nosotros mismos.
    En el juego nos sentimos mas libres y puede fluir nuestra creatividad y no tenemos algo impuesto para la carga cultural que se le da al trabajo.
    Es muy cierto que una buena llamada a laacción, como tu realizas con el coaching ontológico, siempre nos mantendrá motivados.
    Excelente articulo

    Un gran abrazo de Iris
    Iris Moreno Roca publicado recientemente..Marketing de Atraccion 2.0: Seduce antes de VenderMy Profile

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Hola, Iris!
    ¡Muchas gracias por tu comentario!
    La forma de ver nuestra vida determina nuestros estados de ánimo. Interpretar la vida como un juego abre un espacio de posibilidades inmenso y nos permite disfrutar sin agobiarnos con la sensación de obligaciones.
    ¡Un abrazo!

    [Responde a este comentario]

  2. Hola Rita como siempre nos llegas al alma con tus artículos. Para lograr el “juego” de la vida en todos los aspectos, es necesario un cambio de mentalidad que es muy difícil de lograr en los pueblos de forma masiva. Acuérdate de lo que fueron los mundiales de fútbol en épocas de dictadura en nuestros países, el llamado “mundialito” de los 80 fue una movida política descarada y la gran mayoría de la gente se prendió y sólo se hablaba de fútbol mientras hacían desaparecer gente, asesinaban y nos robaban no sólo nuestro dinero sino también nuestros sueños. Las familias quedaban destruídas y el grito de gol sonaba en las calles, por eso es necesaria una base, una educación que permita ver las prioridades, gente culta que no pueda ser manejada como ganado, sólo así podremos ver más allá de los que nos muestran y eso lleva tiempo, mucho tiempo. Gracias Rita por este excelente artículo, creo que el que esté preparado para hacer de la vida un juego y lea este post, le va a llegar al corazón. Beso
    Gladys publicado recientemente..Comunicación – Aprendiendo a leer –My Profile

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Hola, Gladys!
    ¡Gracias por comentar! Coincido con vos en que la base de creación es la erradicación de la ignorancia.
    El ejemplo que compartís ilustra aquello de que nuestras observaciones son las que determinan nuestras acciones. Esta “gente” que mencionás aprovechó el poder del juego para la manipulación. Y tenés, en el lugar contrario, el ejemplo que cito de la peli Invictus donde el juego se usó para unir al pueblo africano.
    “No importa lo que sucede, sino qué hacemos frente a lo que sucede”.
    Un abrazo, amiga.

    [Responde a este comentario]

  3. Enhorabuena Rita.. Me ha encantado. De verdad que aquí estoy de acuerdo con todo lo que dices. Una réplica de la propia verdad de la vida escrita en un post, que resulta incluso agradable a nuestros ojos y sentidos leer, ya que así es.. La vida es un juego que mantiene un reglamento, como cuando éramos niños, todos los juegos tenían unas normas. Había cosas que se podían hacer y otras que no ya que las normas del juego lo prohibian.
    Te felicito porque eres un monstruo en estos temas.
    Un abrazo amiga.

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    ¡Gracias, Mari Carmen!
    ¡Gracias, amiga!
    ¡Gracias mil por tu comentario, por tu apoyo y tus palabras!
    Un abrazo enorme!!!

    [Responde a este comentario]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

CLOSE
CLOSE