El Estrés Trabajando A Tu FavorEste post te mostrará, una vez más, cómo cambiando tu mirada podés cambiar tu mundo, tal como lo postula el Coaching.

Asimismo, podrás comprobar otra vez, que somos una holística de cuerpo, lenguaje y emoción, las que interactuando pueden llevarte a resolver problemas de uno de los ámbitos mencionados interviniendo desde otro, ese que te resulta más disponible para Ser en el mundo y en el que tu habilidad es manifiesta en relación a los otros dos. Los seres humanos tenemos tendencia a desarrollar más nuestro lenguaje, nuestra emoción o nuestro cuerpo mientras sentimos debilidad en alguno de los restantes.

A lo largo de esta investigación se pudo determinar que al integrar el uso del lenguaje con las emociones y con la corporalidad, se logró en las personas que participaron en la formación académica objeto de este estudio una mayor efectividad en su comunicación y en su interacción con otras personas. María Esperanza López Duque

Qué es el Estrés

En principio y claramente, el estrés es una respuesta de nuestro Ser frente a situaciones que son interpretadas como amenazas.

Y en esta última palabra está el secreto de cómo poner al Estrés a tu favor. Ese secreto consiste en cambiar la interpretación de estas situaciones para poder dejar de considerarlas “amenazas”.

 

Estamos inundados de artículos y sugerencias acerca de cómo evitar el estrés, de indicaciones físicas, psíquicas y emocionales para mantenerlo a raya… ¿Se nos ha ocurrido encontrar la forma de cómo vivir con él? Y yendo más allá, ¿cómo ponerlo a nuestro favor?

¿Y por qué elegiríamos la opción de convivir con él en vez de seguir luchando contra él?

Pues, se me ocurre que cualquiera de nosotros que haya intentado liberarse del Estrés, puede haber llegado a estresarse más con todo lo que supuestamente es necesario hacer para lograr esto.

Se me ocurre que el mundo que nos toca vivir, ofrece cada vez más, nuevas situaciones que provocan miedo, angustia, tristeza, desesperación. Es así, a todo lo bueno de los adelantos y progresos, corresponde el fortalecimiento personal para hacer frente a los desafíos que estos nos presentan.

Se me ocurre que es sabio, cuando no se puede cambiar una situación porque ésta está más allá de nuestro control (la realidad social, cultural, económica, etc.), aprender a convivir con ella y usar todos nuestros recursos para hacer que aquella funcione para nosotros, para nuestra conveniencia.

 

No te relajes, no hace falta. Hacé que el estrés trabaje para vos y no mueras en el intento de destruirlo.

Solo eso…

, neurocientífico fundador de la Universidad del Trinity College de Dublín, volcada en  “El test del estrés: cómo la presión puede hacerte más fuerte”, nos sorprende por su profundidad contrastando con la simpleza y disponibilidad de las herramientas que nos indica para lograr este cambio de mirada que te propongo desde el principio y que claramente pueden ser puestas en práctica con la coherencia a la que necesitamos aspirar para vivir felices coordinando nuestro lenguaje, cuerpo y emoción.

 

 

¿Hacemos algo de esto los seres humanos?

Porque sí lo hacemos aunque sea inconcientemente, creo que esta investigación de Robertson puede servirnos al practicar el camino de la coherencia, para muchas más cosas que el poner el estrés a nuestro favor.

 

Recordemos que él es un neurocientífico, así que estamos en el marco científico y sobre la base de la plasticidad cerebral (el poder del cerebro de cambiar), otro tema de renovación del pensamiento que nos augura momentos felices.

Guía para transformar el poder del estrés en uno positivo para nosotros

 

Nos dice Robertson…

  • Ante una situación de estrés, declará, dos veces, en voz alta: “Estoy emocionado”.

Esta declaración (creadora de la realidad) es un cambio de mirada en el que participa prioritariamente el lenguaje pero al crearse esa realidad, la emoción se involucra y el cambio de cuerpo para acompañarla se verá en uno, relajado y no tensionado. Te hago estas aclaraciones para que puedas comprender su sustento.

El cortisol (hormona del estrés) se dispara con la ansiedad pero también con la emoción y aunque la ansiedad no es lo mismo que el estrés (digamos que éste es la suma de múltiples ansiedades)… ¿podremos cambiar la mirada y ver la acción como una emoción y no como ansiedad?

 

  • Ante una situación de estrés, respirá lentamente durante cinco segundos y expirá en seis. Este pequeño ejercicio cambia la química cerebral. “Cuando estamos ansiosos, nos olvidamos de respirar” dice Robertson. El cuerpo, en su acción de respirar, baja nuestra emoción y si habláramos luego de hacerla, podríamos expresarnos con tranquilidad. Cuerpo, emoción y lenguaje en coherencia.
  • Ante una situación de estrés, acomodá tu cuerpo con la postura de un super héroe/heroína. ¿Miedo al ridículo con el que tendrás que lidiar? ¿Qué es preferible? ¿Qué alguien se sorprenda al verte hecho un Superman o una Supergirl o avanzar en tu camino de poner el estrés a tu favor?

Esto es fácilmente comprobable porque cambiando nuestra corporalidad inmediatamente, cambia nuestra emoción aun en situaciones no estresantes. Fijate: Pará de leer, poné tus hombros derechos y en línea recta, levantá tu cabeza… ¿Cambió tu forma de sentirte?

 

  • Apretá tu mano derecha durante cuarenta y cinco segundos, relajala durante quince segundos y volvé a apretar. Apretar la mano da impulso al cerebro (hemisferio izquierdo, creatividad). Esto disminuye la ansiedad (o el grado de emoción, si ya cambiaste tu mirada) y pone a tu cerebro en modo “desafío”.

 

Cuando digo que “El coaching puede cambiar tu vida”, no estoy usando una frase hecha ni un slogan. Esta es la razón por la que quise compartirte este artículo. Para que adquieras confianza en él y le des entrada a tu vida.

Cualquier consulta que te surja podés hacérmela con toda libertad. Dejá tu comentario y comuniquémonos.

Por el placer de compartir.

 

 

 


Comparte esto

5 comentarios

  1. María del Carmen Barrero

    ¡¡Ay, ay Rita, QUE ME FRENEN!!, jajajaja.. Es broma..
    Yo no hago tantos ejercicios para que el estres desaparezca, simplemente cuando veo que algo no ha ido bien, en vez de hundirme me digo…”Ya ha pasado y esto solo es el resto que queda de ese momento en el que todo dió la vuelta para mal, o quizá no es tan malo…¿Puedes hacer algo?, por ahora no, verdad? ¡Pues hala!, a mirar otras cosas que tienes pendientes y esperando a que las acabes”…, Y cuando me quiero dar cuenta ya no hay estres, ni escuatro, jajaja..
    Tienes toda la razón, solo es un sentimiento mas, que dependiendo de la importancia que le demos y lo que nos encoquemos con este sentimiento, así nos irá.
    Es algo no solo humano, sino de la vida, toda la biología lo sufre cuando advierte un peligro, y nosotros lo humanos, no somos una excepción.
    El estres siempre me recuerda al ansia (No a la ansiedad), cuando estamos deseando que algo salga, aparezca, venga, y no es que esté tardando, es que no sabemos esperar el tiempo que requieren las cosas.
    Un placer de los grandes, volver a dar mi opinión al respecto.
    Cariños para ti, Rita querida.

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Hola. Mari Carmen:
    Tu placer al escribir tu opinión es directamente proporcional al mío por leerte. ¡Qué bueno que aquí estamos de nuevo!
    El problema con el estrés es que como emoción que es, la mayoría de las personas no puede “escapar” a él desde la conciencia y la reflexión. Algunas personas, sí que pueden pero son las menos, y aun las más entrenadas en pasar a la conciencia la emoción y así decidir cuál va a ser su respuesta, en contadas ocasiones también pueden caer en su impronta.
    Lo que aportás es muy importante como elemento de información y crecimiento para cada uno de nosotros, y prueba, más allá de lo que yo transmito como coach, que es posible lograrlo, por eso, este comentario tuyo es tan importante.
    Realmente, te lo agradezco con todo el corazón. Si supieras el porcentaje alarmante de personas estresadas, sufriendo y mal viviendo con sus angustias diarias, te asombrarías de cuánto necesitan saber qué pueden salir de eso.
    Un abrazo enorme.

    [Responde a este comentario]

  2. María del Carmen Barrero

    Si, Rita. Sé que hay estres y mucho, pero también pienso que es facil superarlo.
    Cuando algo nos causa estres, es porque estamos pensando en qué puede ocurrir si no acabamos en su tiempo lo encomendado, ya sea por otros o por nosotros mismos.
    Por ejemplo… Ni imaginas qué me ha pasado en esta semana. Te aseguro que es para estar estresado. Pero ese estres solo ha durado dos días, porque no he querido darle mas importancia de la que tenía.
    Cuando algo ocurre así, de pronto y sin esperarlo, y vemos que algo que está a punto de darnos una satisfacción merecida, se nos va al garete por … por algo.., se nos cae el mundo encima. ¿Debería estresarme por no saber cómo levantar esa situación? Yo creo que no.
    Cuando nos estresamos, estamos dando pie a que se cumpla lo que NO queremos, porque solo pensamos en el problema que causa nuestro estres.
    Así que mejor pensar en que si algo nos estresa, es porque tenemos mas miedo al ¿qué pasaría? que a lo qué va a pasar en realidad.
    Es inebitable, pero alargar una emoción que nos altera, no es el mejor remedio. Es lo que quería decir.
    Te escribiré un correo en breve.
    Un besote Rita.

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Más gracias por ampliar tu comentario que sirve aun de más ayuda,Mari Carmen.
    Repito lo que te dije antes, no todo el mundo -más bien casi nadie- tiene la gimnasia tuya de pasar a la conciencia la emoción y tomar el mando de sí mismo para ser proactivo y tomar las decisiones correctas, como esta de decidir no estresarte.
    Coincidimos en que alargar una emoción que nos altera no es el mejor remedio, sin embargo, perdón por ser reiterativa, todo está en nuestra habilidad desarrollada de elegir qué vamos a hacer en vez de dejarnos llevar por la desesperación. Igualmente, esto es lo que sucede la mayor parte del tiempo y en mi misión está continuar mostrando que se puede cambiar nuestra interpretación acerca del estrés haciéndolo trabajar a nuestro favor. Y en eso es en lo que estás ayudando tanto con tus comentarios. ¡Gracias!
    Bueno, no sé que te ha pasado pero sí sabía que algo te pasaba. Espero el correo para que me cuentes.
    Otro besote para vos.

    [Responde a este comentario]

  3. María del Carmen Barrero

    Y perdón por ese “Inebitable” que es Inevitable, y se me fue el dedo.. jajajaja..

    [Responde a este comentario]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

CLOSE
CLOSE