Requisito Excluyente... Tener ExperienciaSi estás buscando empleo y es una de las primeras veces que lo estás haciendo, te habrás cuestionado como yo, acerca de la paradoja que muestran las empresas en sus pedidos de personal:

“Edad: Hasta 45 años.

Requisito excluyente: Tener sólida experiencia.

¿Se reúne experiencia en menos o más tiempo de trabajo?

¿Cuánto es el tiempo adecuado para poder decir que tenemos experiencia?

Si busco “jóvenes”… ¿Puedo pedir –coherentemente- que tengan una sólida experiencia?

 

Esto es algo que siempre me ha llamado la atención.

Esto y las posturas opuestas de credibilidad, de grandes pensadores, respeto de la experiencia. Algunas, marcadamente irónicas.

 

La experiencia no tiene valor ético alguno, es simplemente el nombre que damos a nuestros errores. Oscar Wilde 

 

Una espina de experiencia vale más que un bosque de advertencias. James Russell Lowell 

(¡Podés twittear tu preferida!)

Dentro de las irónicas, celebro ésta:

La experiencia es algo maravilloso, nos permite reconocer un error cada vez que lo volvemos a cometer. Franklin P. Jones

 

 

Vos… ¿De qué lado estás?

 

Dice Wikipedia: Experiencia (del latín experiri, “comprobar”) es una forma de conocimiento o habilidad derivados de la observación, de la participación y de la vivencia de un evento o proveniente de las cosas que suceden en la vida, es un conocimiento que se elabora colectivamente.

¿Qué pensará Wikipedia de esta frase que sigue…, respecto de la elaboración colectiva de la misma?

            Nunca le ha servido a nadie la experiencia de otros. André Massena

Yo creo que el concepto de experiencia es también, una interpretación, y que lo ideal es poder encontrar un justo equilibrio para nuestra valoración de ella. 

 

La experiencia proviene de un repetido accionar sobre algo determinado, sobre la creación del hábito de investigación y reflexión sobre eso mismo hasta lograr que esa acción se produzca en nosotros en forma transparente, es decir, en una forma “natural”, en la que no necesitaremos “pensar” o “recordar” analíticamente cómo se hace algo porque ese “cómo” ya es parte de nosotros.

Pero… en esa práctica para  “obtener” la experiencia…

¿No nos suceden imprevistos para los cuáles no tenemos todavía la “experiencia”?

La experiencia es algo que no consigues hasta justo después de necesitarla. Sir Laurence Olivier 

(Me encanta este tema porque me hace reflexionar)

A vos… ¿Qué te pasa con él?

 

El auge actual de la Neurociencia viene a plantearnos un nuevo foco de cuestionamientos, que me parece interesante presentártelo.

 

¿Considerás importante la Creatividad? A propósito…

“¡Qué voy a ser un creativo yo! Creativos son los artistas.”

Si alguna vez, te viste asaltado por este pensamiento, si lo tenés actualmente, si cuando te hablan de la necesidad de ser creativo te asalta el terror, tengo alguna información que te dará tranquilidad al respecto y te presentará una nueva mirada y posibilidad para que te enteres de que hay solución: “La creatividad está esperando tu llamado”

 

¿Cuál es la importancia de la Neurociencia para apoyar tu camino a la creatividad?

Conocer el verdadero valor de la experiencia.

 

Vos podés estar de un lado o de otro:

Aprendemos de la experiencia que los hombres nunca aprenden nada de la experiencia. George Bernard Shaw 

 

El buen juicio nace de la buena inteligencia y la buena inteligencia deriva de la razón, sacada de las buenas reglas; y las buenas reglas son hijas de la buena experiencia: madre común de todas las ciencias y las artes. Leonardo Da Vinci

(Y tengamos en cuenta que Leonardo era un vanguardista)

 

Lo que sí necesitás tener en cuenta es…

“Tu cerebro puede seguir aprendiendo y cambiando hasta el momento en que morís, propiedad conocida como neuroplasticidad”.  Estanislao Bachrach

 

¿Cuántos ejemplos hay en la historia de personas que triunfaron con sus conocimientos, después de los 60?

¿Cuántas personas siguen estudiando y capacitándose, toda su vida?

Son personas cuyos cerebros sienten placer ante el desarrollo de su creatividad y en el contacto con cosas nuevas.

¿Qué te parece?

¿Cómo será su calidad de vida?

¿Cómo será su despertar cada mañana?

¿Carecerá su vida de sentido?

 

“Sin embargo, también existe otra gente que vive a conciencia de su crecimiento y finitud y decide crear la vida que quiere para sí”. Seguir leyendo 

También nuestro cerebro tiene opuestos.

Por un lado te encontrás con la posibilidad de placer, resultado de la motivación por la creatividad y los nuevos descubrimientos, y por el otro, y en constante lucha, la fuerza de la entropía (ahorro de energía).

El efecto de la entropía podría ser la explicación por la que algunos de nosotros exclamamos: “¡Qué voy a ser un creativo yo! Creativos son los artistas.” Es decir que,

no es que no podemos ser creativos sino que elegimos ahorrar la energía que necesitamos para serlo.

 

“Elecciones”: Una de las distinciones del Coaching ontológico que nos hace reflexionar para mostrarnos que en la vida, todo es una elección. Y que la misma nos permite empoderarnos como humanos.

Asimismo, aun cuando no elijamos, estamos eligiendo: elegimos “no elegir”.

El hombre que no puede elegir ha perdido la condición humana. Anthony Burgess

Concluímos… Podés ser creativo si estás dispuesto a que tu cerebro se esfuerce y gaste la energía necesaria.

Pero, el cerebro se niega a gastar energía en lo que ya conoce… o sea en todo el material que forma la ¡Experiencia!

 

¡Sacá tus conclusiones!

 

Esta es la mía:

 

Yo creo que el concepto de experiencia también es una interpretación, y que lo ideal es poder encontrar un justo equilibrio para nuestra valoración de ella. 

Ya te lo había dicho ¿verdad?

Tengo la “experiencia” de haber pensado en cómo transmitírtelo.

¡No estoy siendo creativa, ahora! (Me resulta ahorrativo de energía repetir en vez de crear otra manera de escribirlo)

 

El cerebro es un órgano maravilloso. Empieza a trabajar ni bien te despertás y no para hasta que llegás a la oficina. Robert Frost

 

Necesitamos estar atentos a los cambios de paradigma en la evaluación de lo que pedimos: ¿Queremos creativos o queremos expertos?

En mi empresa pediría: “Expertos con creatividad”.

O al excelente decir de Wayne Dyer, quien lo resume magníficamente así:

 

Toda la gama de la experiencia humana es tuya, y puedes disfrutarla, si decides aventurarte en territorios que no te ofrecen garantías.

 

¿Qué te pasó leyendo este post?

¿Te incentivó a pensar en el tema?

¿A qué conclusión llegaste?

¿Se te ocurre alguna nueva acción en busca de tu creatividad?

Si contratás empleados… ¿Vas a seguir pidiendo, en forma excluyente, la experiencia?

 

Rita Tonelli Coach es un blog que creo día a día con el objeto de acercar el Coaching Ontológico a Coaches, profesionales y particulares para compartir la posibilidad que ofrece de cambiar todo lo queramos para tener una vida mejor. “Un modo de ser y hacer diferentes para lograr lo que te propongas”

No nos dejes sin regalarnos tu opinión que puede ayudarnos a todos. ¿Te sirvió lo que leíste? Quizás pueda servir a otros.  Compartilo en redes sociales para ayudarlos y hacer una diferencia en sus vidas. Solo tenés que clikar los íconos donde lo querés difundir. ¡Mil gracias!

Por el placer de compartir

Fuente: “Ágilmente” de Estanislao Bachrach

 


Comparte esto

4 comentarios

  1. María del Carmen Barrero

    Siempre he pensado que la experiencia de lo ya pasado me iba a ayudar en lo presente. Pero curiosamente casi nunca fue así, y ¿sabes por qué?, ¡Seguro que sí!
    Cada momento tiene su fondo, su cuestión, su motivo y su causa, y nunca coinciden todas estas cosas con la experiencia sucesiva, porque es diferente.
    Pero si que es verdad lo que dice esta frase “La experiencia es algo maravilloso, nos permite reconocer un error cada vez que lo volvemos a cometer”. Franklin P. Jones.
    Esto quiere decir que en cuanto corramos el peligro de volver a errar, reconoceremos que por ese camino no vamos bien, pero el error puede ser distinto y volver a errar al tomar otra decisión de la que hemos descartado “por experiencia”.
    Leonardo Da Vinci tenía razón. Es la madre de todas las ciencias. Pero no la mas acertada, pienso yo, claro .
    Creo que una persona puede tener mucha experiencia y no tener ni pizca de juicio a la hora de razonar.
    La creatividad no solo nos da nuevas experiencias, sino que además nos enseña cosas que desconocemos de nosotros mismos. Nos hace ver que somos capaces. La creatividad es un gran profesor. Inunda nuestra vida de cosas diferentes y además existentes y nos cubre de una sabiduría que no se aprende en los colegios, porque precisamente al estar con algo que nunca hemos hecho, nos empuja a buscar la información que necesitamos y que nunca pensábamos que íbamos a necesitar.
    Yo optaría por la voluntad de crear, y la experiencia aunque no la descarto nunca, la dejo como desahogo de lo aprendido y que antes no sabía.
    Pero para aprender no hace falta experiencia, y para intentar saber más tampoco. Ni siquiera para la creatividad… Yo puedo entrar en una empresa y tener mucha experiencia pero ser una vaga del copón. Y de experiencias está el mundo lleno.
    Sin embargo de personas que cualquier momento es bueno para comenzar a crear, a aprender algo nuevo, a cumplir un deseo o un sueño, hay una escasez impresionante. No porque no haya experiencia sino todo lo contrario, y el miedo guarda la viña.
    Menos mal que a mi no me dió por plantar parras, jajajajaja..
    Como siempre Rita, ha sido un placer leerte.
    Cariños mil.

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    ¡Grande, Mari Carmen!
    Justamente, para la creatividad, lo que hay que dejar de lado es la experiencia.
    De acuerdo a la Neurociencia, el cerebro, ante un desafío nuevo, lo primero que hace es buscar en lo que ya sabe (experiencia), la respuesta. ¿Qué encuentra? Pues todo lo conocido, que como tal, no le sirve para enfrentar la situación (ya lo ha probado en sus primeros intentos de resolución del reto y no ha funcionado, es el momento en que necesita ser creativo).
    Para ser creativo debe crear nuevas conexiones y en la creación de ellas, -el cerebro es cómodo y entrópico (ley del menor esfuerzo, no gastar energía) se “tienta” permanentemente con esos lugarcitos donde está lo que sabe, por lo tanto, cuanto menos confiemos en nuestra experiencia, menos tentaciones tendrá el cerebro de dormirse y no esforzarse en generar nuevas ideas.
    Apoyo esto: “Yo optaría por la voluntad de crear, y la experiencia aunque no la descarto nunca, la dejo como desahogo de lo aprendido y que antes no sabía.” Y lo comparto.
    Muy necios seríamos de desaprovechar nuestro cerebro que tiene la “neuroplasticidad” (capacidad de seguir aprendiendo hasta el día de nuestra muerte) y en vez de aprovecharla, descansar repantigados en el “puff” (si no se conoce esta palabra allí, me decís, jajaja) de la experiencia (La veo como una señora gorda y cómoda, con todo respeto).
    ¡Mil gracias, linda!
    Un gran abrazo

    [Responde a este comentario]

  2. María del Carmen Barrero

    jajajajaja.. Si, me imagino que lo que me preguntas si se dice aquí igual es la palabra “Puff”.. Si, claro que es conocida aquí, si la mayoría de la gente tiene unos cuantos en casa, jajajaja..
    Si te refieres a la neuroplasticidad, me imagino que es parte de la renovación cerebral, igual que se nos caen células muertas cada dia, también crecen otras nuevas, y algo así es, no?, pero con los nervios u cosas así, que salen como una especie de raiz nerviosa donde se había quedado algun nervio que va muriendo atrapado por el encojimiento de la masa cerebral, (de no pensar nada, claro), jajajaja.. pero que al ponerlo en movimiento de nuevo, comienza a engrandecer dando lugar a más nervios.
    No es que lo sepa del colegio, no.. Lo se por un programa que vi en la 2tv, hace cuatro semanas sobre las funciones cerebrales. Impresionante.
    Me alegra que coincidas porque podría estar equivocada a pesar de la experiencia, jajajaja..
    Un besazo Rita.

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Quería que quedara bien claro que el puff era un asiento grande y mullido, especial para los que viven en la zona de comodidad.;)
    La neuroplasticidad es exactamente, lo que escribí en mi respuesta y sí, por supuesto, está relacionada con la posibilidad de las neuronas de reproducirse. Esto es un pensamiento nuevo y revolucionario que la Neurociencia trae puesto que hasta hace poco, se pensaba que las neuronas no tenían recupero.
    De todas maneras, ¡me encanta tu explicación! Recordarás un comentario que te hice en Facebook respecto de que no es necesario ser un científico para decir grandes cosas.
    Estoy incorporando la neurociencia al Coaching. Suscribite a Perlitas de Coaching que te llegará semanalmente, y será un hálito de renovación y ampliación de mirada.
    Un gran abrazo, Mari Carmen

    [Responde a este comentario]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

CLOSE
CLOSE