La Devastación De La Mediocridad 2De todos los enemigos del Ser Humano en sus posibilidades de crecimiento y evolución, estimo que la Mediocridad es la abanderada.

Los mediocres representan un doble peligro porque además de los perjuicios que ocasionan a su entorno, no son concientes de su poder devastante.

La mediocridad es lo excelente para los mediocres. Joseph Joubert 

 

Estamos rodeados de mediocres, en el trabajo, en las escuelas, en los centros de capacitación, en las empresas, en los negocios. Ellos pululan sin que nadie los penalice. A veces pienso, que ser mediocre debería ser un delito… por el bien de los demás.

¿Qué nos queda entonces?

¡Tratar de salvarnos!

Si te encontraras en algunas de las características que siguen siempre tenés la opción de parar y transformarte.

La mediocridad podrá definirse como una ausencia de características personales que permitan distinguir al individuo en su sociedad. José Ingenieros

 

José Ingenieros, precisamente, es una autoridad en este tema, ya que estudió a fondo el ser mediocre en su extraordinario libro: “El Hombre mediocre”. Y sus conclusiones, me sirven para conversar con vos.

El hombre mediocre es un ser sumiso y domesticado que lleva una vida vegetativa, por propia decisión personal.

Contamina lo que toca porque suele pasar en nuestras relaciones sociales que no podamos evitar tener contacto con ellos.

Podés tener profesores mediocres.

Podés tener jefes y líderes mediocres.

Podés necesitar la atención de empleados mediocres.

Es importante que nos defendamos con la construcción personal de un ser digno, capaz de salir incólume ante estos contactos.

¿Estás en contacto obligatoriamente con mediocres?

¿Cuál es tu interpretación de lo que es ser mediocre?

¿Cómo hacés para no contaminarte?

La Devastación De La Mediocridad

 

El mediocre vive en lo que él interpreta que es la comodidad.

La del “no te metas”, no hagas, no intervengas, no hables, no te expreses. Buscá en forma permanente cómo beneficiarte a como dé lugar, sin principios, sin valores, sin ética.

¿Te estás acordando de alguien?

 

Vive enterrado en sus creencias de sacar ventajas aun a costo de su integridad personal.

Su desarrollo llegó hasta donde encontró la forma de “acomodarse”. Te lo pongo entre comillas porque quiero significar una comodidad que no es tal, sin embargo, también es cómodo de la comodidad que le asegura no tener que ocuparse, no molestarse y seguir sacando ventajas a diestra y siniestra.

Cada mediocre tiene derecho a vivir sin vida. Lo que no tiene es el derecho de perjudicar a los demás, pero como esto no le importa, vos tenés que defenderte para no recibir su toxicidad.

El mediocre no tolera el éxito de los demás porque éste le muestra lo que para él es inalcanzable.

Los espíritus mediocres suelen condenar todo aquello que está fuera de su alcance. François de La Rochefoucauld 

 

Los mediocres envidian, todo, porque son incapaces de lograr lo que otros logran.

La envidia es el homenaje que la mediocridad rinde al talento. Jackson Brown

En la medida de tus posibilidades, eliminá a los mediocres de tu entorno. Ni se te ocurra perder tu tiempo intentando hacerles tomar conciencia de su error, de su desperdicio vital. No lo escuches, no los tengas en cuenta, librate de su influencia. Puede pasar que te encuentren con “las defensas bajas”, porque no te está yendo bien, porque estás atravesando un período de dudas, y su imagen ficticia puede entusiasmarte.

Solo una persona mediocre está siempre en su mejor momento. William Somerset Maugham 

 

Vive del auto engaño y lucha por quedarse en él. Es una vida de mentira y él cree que le hace bien. 

Quienes viajan por el camino inferior de la mediocridad viven el “software” cultural del ego, la competición, la escasez, la comparación, la extravagancia y el victimismo. Stephen Covey

Stephen Covey, con su consabida precisión, los “pinta de cuerpo entero”.

La mediocridad es un estado inferior del ser humano.

El mediocre se mueve por el poder arrasador de su ego.

Su mentalidad escasa solo le permite ver su mundo… y juzgar de acuerdo a él.

Compite con otros en vez de con sí mismo para mejorar. ¿Mejorar? ¿Qué quiere decir eso?

Y cuando le conviene para sus fines, no tiene ningún inconveniente en colocarse en el papel de víctima.

 

La mediocridad es el estado del anti-crecimiento. Y te recuerdo –porque viene a cuento- que se crece o se muere.

Una frase para ellos:

Los muertos no tienen sueños por eso, jamás los cumplen. Hersson Piratoba

 

La mediocridad es el extremo opuesto al idealismo, según Ingenieros. Para el Coaching, la mediocridad es la ausencia absoluta de sentido en la vida, sin metas ni objetivos y sin crecimiento personal.

Cuando nos enojamos, protestamos, nos quejamos de que todo funciona mal, de que hay un destrato social en las relaciones temporarias, de que nadie hace lo que debe y como debe… ¿Te diste cuenta de que estamos hablando de ese enemigo subyacente a toda esta devastación, que es la mediocridad?

 

¿Qué podemos hacer desde nuestro pequeño mundo personal?

Crecer, cuidarnos, mejorar para no ser fagocitados por ella.

 

Existe un Principio de la Mediocridad, que para hacerlo simple, refiere a quedarse en el término medio. Un medio que no es ni una cosa ni la otra.

Quiero dejarte una frase que alguna vez escuché en mi larga formación de vida.

Ser término medio es ser lo mejor de lo peor y lo peor de lo mejor.

Te lo dejo porque para mí fue un detonante de despertar, la primera vez que lo escuché. Conmocionada profundamente, en ese momento decidía, que viviría alerta para no caer nunca en esta situación.

De no ser mediocre es de lo que te hablo cuando te digo:

Necesitás ser la mejor versión de vos mismo.

 

Un discípulo viajó a la casa de un maestro para pedirle que le enseñara a cómo iluminarse para su vida y para la de los demás.

El maestro sonrió, asintió y le dijo:

-Ahora estoy ocupado pero empieza por barrer toda la casa, limpia todo lo que encuentres a tu paso, luego ve a la cocina y haz la mejor cena.

El alumno obedeció y pensó que al día siguiente vendrían las lecciones.

Pero no fue así, sino que el maestro lo mantuvo ocupado en tareas muy cansadoras de limpieza y arreglos como si de la más humilde doméstica se tratara.

Pasaron los años hasta que un día, mientras el discípulo estaba con sus tareas habituales, el maestro se acercó y le dijo:

-Ven conmigo que te voy a dar las lecciones.

A lo que el discípulo contestó:

-No puedo ahora. Tengo que barrer el patio.

 

Rita Tonelli Coach es un blog que creo día a día con el objeto de acercar el Coaching Ontológico a Coaches, profesionales y particulares para compartir la posibilidad que ofrece de cambiar todo lo queramos para tener una vida mejor. “Un modo de ser y hacer diferentes para lograr lo que te propongas”

Por el placer de compartir

 


Comparte esto

No hay comentarios

  1. Pingback: Diosas Machistas | Coaching Para Diosas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

CLOSE
CLOSE
Quizás también te intereseclose