Puntos de vista y vistas del punto

 

Cuando pensamos en “Punto de vista”, disminuimos nuestra visión, la acotamos a una sola forma de ver que no nos permite apreciar lo que observamos, en toda su magnitud.

Esto sucede con frecuencia y cuando usamos esta expresión –como una forma de justificar nuestros juicios- lo que estamos haciendo es cerrándonos a más posibilidades, estereotiparnos en una sola opinión –la nuestra-, y hasta lo podemos acompañar con un tono desafiante que muestra el meta mensaje “y estoy convencido de que esto es así y tengo razón”.

“Esto es horrible. Al menos, es mi punto de vista”.

Y “al menos” no alcanza a suavizar la contundencia y tozudez encerradas en la frasecita de marras.

¿Por qué las personas tenemos esa tendencia a creer que las cosas son solo como nosotros las vemos?

¿Por qué nos cuesta tanto darnos cuenta de que podemos estar errados?

¿Por qué no adoptamos una posición flexible que nos permita corrernos de la certeza que sentimos respecto de nuestra forma de pensar?

Pues, hay varios asuntos sosteniendo esta postura…

La inconciencia que nos lleva a no atinar a dar posibilidades a los demás.

La soberbia de creer que solo nosotros sabemos.

Yo sé que no es fácil, amigo. Sé que estás “tan seguro” de tu opinión que te resulta casi imposible abrir tu cabeza, ponerte en los pies del otro y darte cuenta de que ese otro está formado por la misma constitución humana que vos pero… con un observador diferente… el que es El.

           

¿Cuál es tu sentir acerca de “cambiar de opinión”?

Yo conozco estos que te comparto:

“Cambiar de opinión es de débiles, de los que no están seguros de lo que piensan”.

“¿Cómo voy a cambiar de opinión? ¿Qué se pensaría de mí?”

“Yo no cambio de opinión. Sé lo que digo. Cuando pienso algo, es definitivo”.

“Te escucho pero te advierto que no voy a cambiar de opinión”.

 

Te comento lo que yo siento frente a cualquiera de estos ejemplos:

Estoy frente a un “rígido”.

Estoy frente a un “necio”.

Estoy frente a un “estereotipo”.

Estoy frente a una “estructura”.

 

Todos estos tipos perdieron absolutamente su posibilidad de crecer y desarrollarse.

 

 

Aferrarse a los “puntos de vista” tiene consecuencias que a veces, nos pasan inadvertidas como la de  transformarnos en personas irritantes, del tipo que  genera comentarios como “con ella no se puede hablar” (¿te ha pasado?

¿Y sabés si alguien lo opina de vos?).

Es muy frecuente además, reducir su importancia (y mentirnos y mentir a los demás) diciendo: “Solo son puntos de vista”, como si no pasara nada con esta posición torpe cuando en realidad, está construyendo nuestro Ser.

Ahora bien, si lográs creerte que lo que decís (juicios respecto de lo que sucede o te sucede) son “solo puntos de vista”, entonces sí, amigo, esto te funcionará porque le estarás dando a tu opinión el valor que tiene, solo una opinión… jamás, una verdad.

 

Las “vistas del punto”, por el contrario, te abren posibilidades para tener en cuenta todas las miradas posibles sobre un asunto. Esto amplía tu visión, hace que aparezcan opciones que no se te habían ocurrido, hay crecimiento y aprendizaje.

 

Las “vistas del punto” representan para el Coaching, los diferentes observadores que somos cada uno de los seres humanos. Vemos a través de nuestros filtros personales (no podemos hacerlo de otra manera, aunque nos lo propongamos), por eso, donde hay más de una persona, hay siempre más de una opinión.

Entonces…

¿Sobre qué podemos trabajar-nos si es que no vamos a lograr ver como ve cada uno de los demás?

 

En el aprendizaje de que existen tantos observadores como seres humanos.

En la flexibilidad y la apertura.

En no pretender tener razón.

En poder cambiar nuestra opinión sin que eso nos haga sentir débiles.

En respetar a los demás.

En la escucha activa.

En la empatía.

 

¿Te das cuenta de cuánto podemos trabajar de nosotros para llegar a enfocarnos en las “vistas del punto” y no venerar como sagrado, el “punto de vista”?

 

El Coaching nos demuestra que nosotros creamos nuestra realidad con la herramienta del lenguaje. Asimismo, nuestros puntos de vista crean la realidad que cada uno de nosotros ve.

 

Literariamente, no conozco nada más grande y maravilloso que el escrito de Eduardo Galeano que habla de los puntos de vista, para ilustrar este tema. Aquí te dejo un fragmento…

            Desde el punto de vista del sur, el verano del norte es invierno. 

            Desde el punto de vista de una lombriz, un plato de espaguetis es una orgía. 

            Donde los hindúes ven una vaca sagrada, otros ven una gran hamburguesa.
Desde el punto de vista de Hipócrates, Galeno, Maimónides y Paracelso, existía una enfermedad llamada indigestión, pero no existía una enfermedad llamada hambre. 

           Desde el punto de vista de sus vecinos del pueblo de Cardona, el Toto Zaugg, que andaba con la misma ropa en verano y en invierno, era un hombre admirable: 

            -El Toto nunca tiene frío -decían.
Él no decía nada. Frío tenia,
pero no tenía abrigo.
Desde el punto de vista del búho, del murciélago, del bohemio y del ladrón, el crepúsculo es la hora del desayuno.
La lluvia es una maldición para el turista y una buena noticia para el campesino.
Desde el punto de vista del nativo, el pintoresco es el turista.
Desde el punto de vista de los indios de las islas del mar Caribe, Cristóbal Colon, con su sombrero de plumas y su capa de terciopelo rojo, era un papagayo de dimensiones jamás vistas.
Desde el punto de vista del oriente del mundo, el día del occidente es noche.
En la India, quienes llevan luto visten de blanco.
En la Europa antigua, el negro, color de la tierra fecunda, era el color de la vida, y el blanco, color de los huesos, era el color de la muerte.  (Extracto de “Punto de Vista” de Eduardo Galeano)

 

¿Cuál es tu postura? ¿Puntos de vista o vistas del punto?

¿Nos contás qué resultados estás obteniendo con la que practiques?

¡Muchas gracias por tu participación!

Rita Tonelli Coach es un blog que creo día a día con el objeto de acercar el Coaching Ontológico a Coaches, profesionales y particulares para compartir la posibilidad que ofrece de cambiar todo lo queramos para tener una vida mejor. “Un modo de ser y hacer diferentes para lograr lo que te propongas”

Por el placer de compartir


Comparte esto

4 comentarios

  1. María del Carmen Barrero

    Tienes toda la razón. Nos solemos centrar en ese punto como si no existiesen más cosas que incluso al estar ahí dan mas valor al punto admirado.
    Verás que aunque a veces algo alocada, también suelo ver los rededores, y de hecho me considero una persona muy detallista en todos los aspectos. Como será la cosa que, al fijarme en los rededores del punto de vista, se me olvida este punto y sin querer me paso al siguiente, para ver qué es lo que es, jajajajaja..
    Quizá sea por eso que no soy ni rencorosa ni me gusta que lo sean conmigo, claro, jeje..
    Fijarse en todos los demás puntos sin centrarse en tan solo uno, compensa la razón de cualquier ser humano.
    Equilibra los pros y los contras, y no parece tan fiero el punto como lo hemos visto, sino como es en todos los sentidos.
    Muchas gracias por escribir estas cosas que parece que no, pero para muchos es lo que nos anima a seguir intentándolo, y además aprendemos a ser mejores personas.
    Carños Rita.

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Como verás, sí me llegó, Mari Carmen. Te pido disculpas por no responder de inmediato.
    Me encanta saber que cuando leés lo que escribo te sirve para estas reflexiones. Como bien decís, a veces, nos parece que estas cosas no son importantes, sin darnos cuenta de que son la base de nuestras relaciones. ¿Te imaginás con alguien querido, tu pareja, otro familiar conversando y que ambos sostengan que las cosas son como cada uno de ustedes cree? ¿Podrían ponerse de acuerdo si no se corrieran de sus puntos de vista y pudieran ver que hay más vistas del punto? Esto no es solo un juego de palabras, sino mucho más que eso. Como dije, es la base de las relaciones armoniosas.
    Muchísimas gracias por pasar por aquí y dejar tu comentario. Valoro muchísimo tu tiempo y tu acción de dedicar a mis escritos tu atención.
    Gracias mil, Mari Carmen.

    [Responde a este comentario]

  2. María del Carmen Barrero

    Ya te dije muchas veces que me encanta leerte.
    Cuando leo tus artículos y dejo un comentario con mi opinión NO pierdo mi tiempo. Gano mucho haciéndolo y si no fuese así, creo que se notaría enseguida.
    Aprendí mucho leyendo y ahora no va a ser distinto.
    Gracias a ti por escribir sobre cosas tan importantes, y ayudar con ellas a las personas que lo necesitan.
    Y te lo digo en serio y sin la menor acritud, jajajaja..
    Un besazo guapa.

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Otro para vos. No creo que pierdas el tiempo pero la dedicación del mismo para mis escritos, lo valoro muchísimo.
    Muchas gracias! Abrazos

    [Responde a este comentario]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

CLOSE
CLOSE