La Verdad Tiene La CulpaLa verdad puede generar varios tipos de situaciones.

La verdad tiene la culpa en las discusiones.

Y en ese contexto, no hay una única verdad, por lo tanto, podríamos decir que su búsqueda carece de importancia real.

Los seres humanos no vemos las cosas como son sino que las vemos como somos, por eso, nuestra verdad es solo nuestra y no universal.

Tiene la culpa de las discusiones porque cada uno que discute está defendiendo la suya sobre la base –errónea- de que es la única, cuando lo que sucede es que es la única que él puede ver. More »

Comparte esto

Puede un quiebre hacer que vuelvas a nacerAyer vi una película que se llama “¿Puede una canción de amor salvarte la vida?”, e inmediatamente, vino a mí la inspiración para regalarte este post.

 ¿Qué es un quiebre?

Un quiebre es lo que frecuentemente, los seres humanos interpretamos como “problema”. Si querés abundar sobre este tema podés hacer clik aquí  Y te sugiero More »

Comparte esto

¿Qué cosa?Interpretaciones

¡Todo lo que observes! Y cuesta creerlo, de allí tantas discusiones, malos entendidos y adalides del “tener razón”.

Cuando sostengo que el Coaching Ontológico tiene una mirada diferente, entre otras cosas, hablo de esta dicotomía a la que alude mi título.

Te lo voy a decir de una manera distinta. El Coaching Ontológico es “el arte del sentido no común”. Guillermo Echeverría

Hablamos de enseñar y aprender, por ejemplo. Desde mi disciplina pensamos que el método de aprendizaje único es el descubrimiento de lo que sabemos sin que nadie nos lo enseñe.

Yo no puedo enseñaros nada, solo puedo ayudaros a encontrar el conocimiento en vosotros mismos, lo cual es mucho mejor que traspasaros mi poca sabiduría. Sócrates

En los postulados de la Ontología del Lenguaje encontramos la base del Coaching Ontológico:

No sabemos cómo son las cosas. Solo sabemos cómo las observamos y las interpretamos. Vivimos en mundos interpretativos.

El Dr. Humberto Maturana demostró científicamente que los seres humanos no disponemos de mecanismos biológicos que nos permitan saber cómo son las cosas en realidad.

“Solo sabemos cómo las observamos y las interpretamos.”

Si entendemos esto podremos traer paz y felicidad a nuestra vida ya que no habrá motivo para enfrentarnos, lograremos crecer al dar valor a la opinión del otro, crearemos con nosotros mismos, un ser capaz de vincularse sin conflictos.

La mejor manera de predecir el futuro es creándolo. Peter Drucker

 

Donde se encuentran dos principios que no pueden reconciliarse entre sí, entonces cada uno llama tonto y hereje al otro. Ludwig Wittgestein

 

Los seres humanos miramos (observamos) e inmediatamente tomamos una postura al respecto (interpretamos), y esto se deriva de otro postulado que dice:

Solo podemos intervenir en aquello que podemos observar, y eso es precisamente, lo que hacemos. Si no podemos observar porque no podemos nombrar, no tendremos interpretación.

La lluvia es, molesta para una novia, bendita para un agricultor, maléfica para un lugar inundable, maravillosa para un habitante del desierto…

¿Cómo es la lluvia, en realidad?

 

Dice El Talmud:

¿Qué es una mujer como Dios manda?

-La que hace la voluntad de su marido.

-Esto es machista- dijo la feminista.

– No, no lo es -dijo el rabino.

-¿Cómo que no?

-No prestaste atención. El Talmud no dice “cumple” la voluntad de su marido, dice: “hace” la voluntad de su marido, es decir, la que hace que el marido quiera lo que debería querer. Rabino Shemtov

 

Mi inspiración de hoy proviene de un video que te quiero compartir, para tu aprendizaje, para tu propia inspiración con el tema que nos ocupa y para que te diviertas y disfrutes… No quiero dejar de mencionar que se puede llegar a  ser Coach (con la correspondiente formación al respecto) en cualquier área de actividad que te muevas, fundamentalmente, porque hagamos lo que hagamos seguimos siendo seres humanos.

Parafraseando al protagonista del video…  El éxito se mide en el brillo que aparece en los ojos de tus oyentes… ¡Me maravilló esta definición! ¡Pasá un buen momento y miralo!

 

 

¿Qué te pareció este post?

Por el placer de compartir

Si querés hacer una diferencia en la vida de otra persona, apretá “share” un poco más abajo y elegí las redes sociales para compartirlo.

Comparte esto

Parece que no es posible ¿Verdad?Quiebre o problema coaching ontológico

 Pues sí lo es.

¿Aprendemos?

 El Coaching Ontológico te muestra una distinción que te dará poder frente a los problemas. El poder de eliminarlos de tu vida, porque con este aprendizaje, ya no podrán surgir.

Y ¿qué es un problema?

Problema es una palabra con connotación negativa.

Vemos el problema como algo fuera de nosotros y que sencillamente, ocurre. Los vivimos dramáticamente, y cuando tratamos de resolverlos, lo hacemos desde la impotencia. Entonces, se nos presentan como una gran dificultad para superar.

“Tuve un problema, por eso, no hice lo que te había prometido.

“Surgió un problema que me impidió asistir.”

 En estos ejemplos, podés ver que parece que no tenemos nada que ver con ellos, que simplemente, suceden.

¿Vos tenés problemas?

¿Cuánto te cuesta resolverlos?

¿Te gustaría terminar con ellos?

Se puede.

 Pero primero quiero preguntarte…

¿Qué hiciste vos para que tuvieras el problema que no te permitió hacer lo prometido?

¿En qué colaboraste para que el otro problema te impidiera asistir?

 Cuando volvemos nuestra mirada hacia el observador que somos, el problema se corre del lugar de afuera para pasar a formar parte de nuestra interpretación.

 Ver lo que te sucede como un problema, es ver solo una parte de lo que te pasa. La otra parte sería poder ver la posibilidad que se te revela, y el desafío de encontrar el aprendizaje en esta oportunidad.

 Existe un recurso fundamental en el diseño de nuestra vida con la cual, podemos además, eliminar los problemas, y es

 La Declaración Del Quiebre

 El quiebre es un Juicio de que algo está ocurriendo (o no está ocurriendo), y esto cambia el espacio de posibilidades.

 Heidegger nos dice que un quiebre es la interrupción en el fluir transparente de la vida.

 Un quiebre no existe si no se declara. Recordá que una declaración es la creación de una realidad.

 Si el quiebre genera un juicio positivo, se interpreta como una oportunidad.

 Si el quiebre genera un juicio negativo, se interpreta como un problema.

 Por lo tanto, los quiebres pueden abrir o cerrar espacios de posibilidades.

 Los quiebres se pueden declarar a partir de un suceder imprevisto que rompe nuestra transparencia y cambia nuestro espacio de posibilidad porque nuestro transcurrir necesita cambiar de dirección.

Me despierto, me levanto, desayuno y enciendo mi computadora para comenzar a trabajar. La pantalla no se enciende.

Se produce el quiebre.

Se quebró mi transparencia.

Mi espacio de posibilidades cambió porque ya no puedo trabajar en ese momento, sino que tengo que resolver lo que sucedió.

Puedo pensar y emitir un juicio positivo (aunque no sea en forma inmediata, sino unos minutos después), y el quiebre da lugar a una oportunidad.

Mientras viene el técnico puedo revisar mis apuntes para mejorar el artículo que quiero publicar.

Y puedo pensar y emitir un juicio negativo y el quiebre da lugar a un problema.

Como podrás ver, la interpretación te permite hacer o quedar desarmado frente a la situación. Y el tener dos opciones para elegir, determinará que elijas estar frente a la oportunidad o al problema.

 Cuando en vez de interpretar lo que sucede, solo lo vez como un problema, no tenés opciones. Cambiaste la posibilidad por una muralla que no te permite avanzar… y lo que sucedió, sucedió igualmente…

¿Qué vas a hacer con eso?

 Y hay algo más que es la declaración poderosa del ¡Basta! Ella te permitirá terminar con todo lo que ya no querés para vos… pero de eso te voy a hablar en mi próximo artículo…

Una hija se quejaba con su padre acerca de su vida y lo difíciles que le resultaban las cosas. No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre fuego fuerte. Pronto el agua de las tres ollas comenzó a hervir. En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café. Las dejó hervir sin decir palabra.

La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre. A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un tazón. Sacó los huevos y los colocó en otro plato. Finalmente, coló el café y lo puso en un tercer recipiente. Mirando a su hija le dijo:

– Querida, ¿qué ves?

-Zanahorias, huevos y café- fue su respuesta.

La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Luego de sacarle la cáscara, observó el huevo duro. Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma. Humildemente la hija preguntó:

-¿Qué significa esto, padre?

Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: agua hirviendo, pero habían reaccionado en forma diferente.

La zanahoria llegó al agua fuerte, dura, pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil, fácil de deshacer. El huevo había llegado al agua frágil, su cáscara fina protegía su  líquido interior, pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido. Los granos de café sin embargo eran únicos, después de estar en agua hirviendo, habían cambiado al agua.

– ¿Cuál eres tú?- le preguntó a su hija- Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes? ¿Eres una zanahoria que parece fuerte pero que cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza? ¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable, pero después de una muerte, una separación, o un despido te podrías volver dura y rígida? ¿O eres como un grano de café? El café cambia al agua hirviente, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor. Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor tú reaccionas mejor y haces que las cosas a tu alrededor mejoren.

 

Y vos, ¿Cuál de los tres sos?

Por el placer de compartir.

 

 Seminario de Coaching Para La Efectividad Personal

 

Comparte esto
CLOSE
CLOSE
Quizás también te intereseclose