Ser, hacer, tener. El camino correcto“Ser, hacer, tener. El camino correcto”. A veces, es imposible no enjuiciar o calificar, sobre todo cuando esa calificación puede esclarecer una interpretación errónea, en los límites del inconciente, que puede perjudicarte levándote al callejón sin salida de intentar, intentar y volver a intentar sin poder comprender por qué no te salen las cosas.

¿Por qué no te salen las cosas?

¿Lo sabés?

¿Cuántas respuestas surgen a estas preguntas?

¿Por cuánto tiempo te las has hecho?

¿Has llegado a alguna conclusión efectiva?

 

La pregunta -sí, la pregunta porque “todo empieza con una pregunta”- que quizás no te has hecho es: “¿Estoy en el camino correcto?”

Porque si no estás en él, seguramente nunca llegues adonde te proponés ir.

Esto puede suceder porque estás yendo hacia el lugar equivocado o/y principalmente, porque las etapas del mismo están desordenadas…

 Cuando despierta en nosotros la inquietud de una meta, lo hace por un deseo que sentimos, por un sueño que se transforma en un pensamiento recurrente. Entonces, decidimos lograrlo.

Y es aquí, donde comienza la confusión.

Si preguntamos a alguien que tiene una meta (“Un sueño con alas”) y que no está haciendo nada para llegar a ella, ¿por qué no lo intenta?, es muy probable que la respuesta sea: “No tengo los medios (económicos, sobre todo).

Estamos hablando de “tener”. No “tengo” los medios, y habitualmente, ahí se queda, con la creencia errónea de que sin “tener”, no puede dar un paso, o sea, no puede “hacer”. Ya verás que “hacer” siempre está en el medio, y que es muy importante.

 La pregunta siguiente sería… “¿Para qué querés hacer eso?”

Y ahí viene: “Para ser exitoso”. “Para ser alguien”. “Para ser el mejor en lo mío”. Ponemos el “ser” en el último lugar. Quiero llegar a “Ser” …

¡Sea, antes de hacer y de tener!

Si no soy, primero, no podré hacer lo que quiero porque lo que haga no responderá a quién estoy siendo, y que es el dueño de su sueño.

Si no hago lo que salga de mi Ser, nunca lograré Tener lo que quiero. Y este “Tener” abarca todos los ámbitos: material, espiritual y emocional.

El Camino correcto es: Ser, Hacer, Tener, y hasta que no lo entendamos, las cosas no nos van a salir.

Ser

¿Qué es Ser?

Ser es poder llegar a percibirte y reconocerte desde tu esencia, la pura, la que te identifica, la que no tiene duplicados, y desde ella, crearte a vos mismo, respetando tus gustos y disgustos, tus virtudes y tus flaquezas, honrando tu autoestima, agradeciendo estar vivo, sin hacer concesiones en pos del reconocimiento de los demás, sin dar explicaciones.

 Para Ser es imprescindible tu autenticidad y honestidad.

¿Te conocerás totalmente, en algún momento para que brote tu autenticidad y honestidad?

No, nunca lograrás conocerte totalmente… si fuera de otra forma… ¿qué más te incentivaría para seguir tu camino?

Esto se debe a que estamos en permanentes cambios -lo que debemos agradecer-, por lo tanto, el estímulo del auto conocimiento siempre estará ahí.

¿Entonces, Rita?

Lo que sucede, amigo, es que esto no funciona así.

Practicar tu autenticidad y honestidad viene antes que llegar a auto conocerte. Y ellas son las que te acompañarán siempre en tu camino de llegar a ser la mejor versión de vos mismo.

            Sin embargo, hay un estadío del proceso en que vas a sentir que ya te conocés lo suficiente y estás en condiciones, de Hacer.

 

Hacer

¿Qué es Hacer?

La acción es nuestra llave. “Hacemos” todo el tiempo, aunque si no nos ponemos a reflexionarlo, no nos demos cuenta.

¿Cuál es la importancia del Hacer en nuestro camino a los logros?

Mediante el hacer, progresamos en el camino hacia el resultado que buscamos.

En el hacer nos seguimos construyendo en quiénes estamos siendo.

Hacer ayuda a nuestra auto creación.

 

 

Tener

¿Qué es Tener?

Tener es lo que conseguís. El resultado o producto que estabas buscando.

Abarca también todos los ámbitos de tu Ser porque cuando vas creciendo y transformándote, vas “teniendo”, no solo posesiones materiales, sino más espiritualidad, más gestión emocional, más libertad individual, de pensamiento y acción.

Podés aspirar a tener lo que quieras, menos la razón. La razón no es propiedad de nadie en una discusión.

“Tener” tiene, además, otra limitación: no existe la posesión eterna. Te pido que lo tengas presente. Te ahorrarás mucho sufrimiento.

 

Cuando estas etapas tienen el orden correcto, tu camino será el correcto, también y te encontrarás con que tu “peregrinaje” de fracasos se detiene.

Ese camino correcto es: Ser, Hacer, Tener.

 

Vos decidirás si vale la pena intentar cambiar tu mirada.

El Coaching Ontológico puede ayudarte en este cambio de mirada. Si te das cuenta de los beneficios que te reportará cambiarla, te darás cuenta por qué afirmo que El Coaching es un camino a tu felicidad.

Hoy, te lo he podido mostrar con este tema, y cada vez que surja la oportunidad, te iré mostrando más habilidades que podés adquirir incorporándolo a tu vida.

 

Un hombre trabajaba en una fábrica, distante cincuenta minutos con el transporte, desde su casa.

En la siguiente parada de la que él subía, entraba al transporte una señora anciana que llevaba una bolsa consigo y siempre se sentaba junto a la ventana.

Ella abría la bolsa, sacaba un paquetito y se pasaba todo el viaje arrojando alguna cosa para afuera.

La escena siempre se repetía y un día, el hombre, curioso, le preguntó qué arrojaba por la ventana.

– Tiro semillas- respondió ella

– ¿Semillas? ¿Semillas de qué?

– De flores. Es que veo para afuera y la calle está tan vacía…me gustaría poder viajar viendo flores coloridas por todo el camino. ¡Imagine cuán bello sería!

– Pero las semillas caen sobre el asfalto, son aplastadas por las ruedas de los autos, devoradas por los pájaros… ¿cree Ud. señora que las semillas germinarán a la vera de la calle?

– Así es hijo mío. Aunque muchas se pierdan, algunas acaban cayendo en la tierra y con el tiempo van a brotar.

– Aun así…demorarán en crecer…necesitan agua…

– ¡Ah! yo hago mi parte. Siempre hay días de lluvia. Y si alguien arroja las semillas, las flores nacerán.

Diciendo esto, se dio vuelta hacia la ventana y recomenzó su trabajo.

El hombre descendió luego, más adelante, pensando que la señora ya estaba senil.

Un tiempo después… Un día en el mismo transporte, el hombre, al mirar para afuera vio flores en la vera del camino…muchas flores. El paisaje, colorido, perfumado y lindo. Se acordó entonces de aquella señora. La buscó en vano. Le preguntó al chófer ya que él conocía todos los pasajeros del viaje.

– ¿La viejecita de las semillas? pues murió hace cerca de un mes.

El hombre se volvió a su lugar y continuó mirando el paisaje florido por la ventana. – “Quién diría…las flores han brotado! ¿pero de que le valió su trabajo? Murió y no pudo ver toda esta belleza”.

En ese instante oyó risas de criatura. En el asiento de enfrente, una niña señalaba por la ventana entusiasmada.

– Mira que lindo, ¡cuántas flores por la calle! ¿Cómo se llaman aquellas?

Entonces entendió lo que aquella señora había hecho. Aunque no estaba ahí para ver, hizo su parte…dejó su marca, la belleza para la contemplación y felicidad de las personas.

Al día siguiente, el hombre subió al ómnibus, se sentó junto a la ventana. Sacó un paquetito de semillas del bolso…y así dio continuidad a la Vida, sembrando con entusiasmo y alegría sus semillas.

 

El futuro depende de nuestras acciones presentes. Si sembramos buenas semillas, los frutos serán igualmente buenos.

 

¿Creés que alguien que no “estaba siendo” podría haber tenido la visión de la viejecita?

¿Era ella conciente de la importancia del Hacer?

Su trascendencia, aun en su anonimato, ¿Fue un “tener” aunque ella no se lo hubiera propuesto?

Podés contestar a mis preguntas en tu comentario.

Comentar es dar.

 

Si creés que este artículo puede ayudar a alguien más, te animo a compartirlo en tus redes sociales.

Por el placer de compartir.

 

Comparte esto

El Estrés Trabajando A Tu FavorEste post te mostrará, una vez más, cómo cambiando tu mirada podés cambiar tu mundo, tal como lo postula el Coaching.

Asimismo, podrás comprobar otra vez, que somos una holística de cuerpo, lenguaje y emoción, las que interactuando pueden llevarte a resolver problemas de uno de los ámbitos mencionados interviniendo desde otro, ese que te resulta más disponible para Ser en el mundo y en el que tu habilidad es manifiesta en relación a los otros dos. Los seres humanos tenemos tendencia a desarrollar más nuestro lenguaje, nuestra emoción o nuestro cuerpo mientras sentimos debilidad en alguno de los restantes.

A lo largo de esta investigación se pudo determinar que al integrar el uso del lenguaje con las emociones y con la corporalidad, se logró en las personas que participaron en la formación académica objeto de este estudio una mayor efectividad en su comunicación y en su interacción con otras personas. María Esperanza López Duque

More »

Comparte esto

Conversar. Principio Y Fin De Quien Sos.Necesitamos convenir en que aquí, el significado de la palabra “Fin” es el atribuido a “Finalidad y Sentido” y no a “Final” de algo.

A menudo, pensamos en “conversar” solo como referido a una charla a la que no le damos mayor significado que un “intercambio de palabras”, pero “Conversar” puede ser otra cosa, y de ello te voy a hablar. Si decidís escuchar, estaremos realmente, conversando.

De muchas ideas nuestras no nos habríamos enterado jamás, si no hubiésemos sostenido largas conversaciones con los otros. Noel Clarasó Daudí

  More »

Comparte esto

Las  acciones aisladas no cuentanLos hábitos poderosos y efectivos son los que nos llevan a crear la vida que queremos.

La práctica que hace a esos hábitos poderosos no está clara aún.

¿Qué es practicar para vos?

Cuando querés asumir una nueva conducta ante determinada situación… ¿Cuántas veces realizás las acciones que te acerquen a ella?

Mi ojo profesional de Coach rescata siempre lo positivo que hay en cualquier instancia de nuestras vidas. Siempre lo hay –siempre- y ahí debe estar nuestro enfoque si realmente queremos lograr nuestra transformación personal.

Desde ahí –y a pesar de no motivar las frases hechas, los dichos y refranes porque generalmente, son producto de nuestras creencias- traigo aquí hoy, uno que creo que arrojará luz al concepto que quiero transmitirte.

“Una golondrina no hace verano”.

“Un hecho aislado no hace a la práctica”.

 

Haz que buenas acciones hagan costumbre en tu vida. Dr. Florencio Escardó

¡Atención a este “buenas” de la frase!

“Buenas” ¿Para qué? ¿Para quién?

En lo que nos compete aquí, ese “buenas” lo atribuimos porque están dentro del objetivo del logro del hábito, mediante lo único que lo consigue: la práctica.

 

No son los sentimientos de los hombres los que hacen historia, son sus acciones.  Norman Mailer

 

Vale que te repita la pregunta:

¿Cuántas veces realizás las acciones que te permitan el logro del hábito que te va a llevar a tus objetivos?

 

Las acciones aisladas no cuentan. Esto es lo que hay que tener en claro.

Trabajando como Coach, al cuestionar a mis Coachees la falta de práctica de las acciones que los llevarán a lo que quieren conseguir, recibo la respuesta:

-Pero, si yo lo hago.

Entonces, respondo yo:

-¿Cuántas veces?

Y ahí, ellos descubren que están mal interpretando la acción de accionar en función de sus metas.

Quiero también, dejarte claro que esto, lejos de tener poca importancia, es central para que tomes las riendas de tu vida, porque las acciones recurrentes nos hacen quiénes somos y solo desde quiénes somos podemos plantearnos lo que queremos llegar a ser.

Cuando empecé a tratar con los hombres, escuchaba sus palabras y confiaba en que sus acciones se ajustarían a las mismas. Ahora, al tratar con los hombres, escucho sus palabras y al propio tiempo observo sus acciones. Confucio

 

¿Qué estás queriendo conseguir? ¿El restablecimiento de una relación? ¿Un puesto de trabajo? ¿Recibirte en una profesión? ¿Cambiar algún comportamiento?

¿Cuántas veces realizás las acciones necesarias?

No te confundas, la acción que se realiza en forma esporádica, algunas veces, no cuentan… para nada.

“Una golondrina no hace verano”

 

Las acciones necesarias recurrentes te empoderan con la consistencia.

La consistencia es lo estable, lo coherente, lo que difícilmente desaparezca.

¿Te das cuenta por qué hablo de consistencia en relación a tus acciones?

 

¿No estás logrando lo que querés, lo que buscás?

¿Prestaste atención a la recurrencia (repetición) en tus acciones?

 

Veamos…

Estás intentando aprender a no sentirte herido por los actos o dichos de los demás.

Ya tenés los cambios que necesitás hacer en tu Ser para no dejarte afectar por lo que viene de afuera (cosas o personas).

¿Cuántas veces accionás de la forma que sabés que te hará bien?

¿Cuántas veces prestás atención a no re-accionar?

¿Cuántas veces te enfocás y te tomás un segundo antes de contestar a una agresión?

Mientras tu práctica no esté presente porque tus acciones siguen siendo aisladas y no consistentes, estará atorado en un punto del que no podrás salir. Ese es el momento de preguntarte:

¿Cuánto practico lo que necesito para sentirme bien?

 

Si queremos dirigir nuestras vidas necesitamos tener el control de nuestras acciones consistentes. No es lo que hacemos alguna vez, lo que nos define, sino lo que hacemos consistentemente. Anthony Robbins

 

Ideal Loco

Un arquero quiso cazar la luna. Noche tras noche, sin descanso, lanzó sus flechas hacia el astro. Los vecinos comenzaron a burlarse de él. Inmutable, siguió lanzando sus flechas. Nunca cazó la luna, pero se convirtió en el mejor arquero del mundo. Alejandro Jodorowsky

 

Solo la repetición de nuestras acciones en forma enfocada hacia un objetivo puede lograr que alcancemos en éxito.

 

Por el placer de compartir

Comparte esto

Te pido...Coherencia¿Cuántas veces escuchaste o usaste un pedido como este?

¿Qué creés escuchar cuando te dicen algo así?

¿Qué querés decir cuando usás estas palabras?

¿Te animás a contarme en un comentario? Puede ser muy productivo.

 

La coherencia es una armonía que se presenta cuando tu lenguaje está alineado con tu cuerpo y tu emoción.

Hay gente que funciona como una escopeta de perdigones: piensa una cosa, siente otra y sus actos se dispersan sin dirección. Walter Riso

 

¿Sentís que estás siendo coherente?

¿Te gustaría poder ser más coherente?

More »

Comparte esto

Identidad

¿Que es la identidad?

Ya hemos dicho, en reiteradas oportunidades, que las palabras tienen un sinfín de significados, sobre todo, según el contexto en el que nos movamos.

Si hablamos de definición de diccionario, nos encontramos con que la Identidad según la R.A.E., es la “conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a las demás”.

Sin embargo, cuando tratamos de “identificarnos” a nosotros mismos, en el acto de autoconocimiento, de auto comprensión, la complejidad surge.

¿Es fácil responder a la pregunta: “¿Quién sos?”?

¿Es la respuesta a esa pregunta, invariable en el tiempo?

¿Sos ahora quién eras hace cinco años?

Si se produjo un cambio… ¿Cómo y debido a qué se produjo?

¿Hizo, este cambio, que cambiaras de identidad? More »

Comparte esto

La Verdad Tiene La CulpaLa verdad puede generar varios tipos de situaciones.

La verdad tiene la culpa en las discusiones.

Y en ese contexto, no hay una única verdad, por lo tanto, podríamos decir que su búsqueda carece de importancia real.

Los seres humanos no vemos las cosas como son sino que las vemos como somos, por eso, nuestra verdad es solo nuestra y no universal.

Tiene la culpa de las discusiones porque cada uno que discute está defendiendo la suya sobre la base –errónea- de que es la única, cuando lo que sucede es que es la única que él puede ver. More »

Comparte esto

resultados-inesperadosEl Resultado es un concepto que puede solo referirse a “lo que resulta” de una acción, es decir que, desde esta mirada, consideramos que “toda acción tiene un resultado” independientemente, de cuál sea.

Pero también el resultado puede tener en cuenta la calidad del mismo. “Buen resultado”, “Mal resultado”.

Es aquí donde El Resultado Marca La Diferencia.

Y dentro de esta connotación, todo nuestro ser está involucrado.

Lo que hacemos es resultado directo no solo de qué y cómo pensamos, sino también de qué y cómo sentimos. Warren Bennis

More »

Comparte esto

La Devastación De La Mediocridad 2De todos los enemigos del Ser Humano en sus posibilidades de crecimiento y evolución, estimo que la Mediocridad es la abanderada.

Los mediocres representan un doble peligro porque además de los perjuicios que ocasionan a su entorno, no son concientes de su poder devastante.

La mediocridad es lo excelente para los mediocres. Joseph Joubert 

 

Estamos rodeados de mediocres, en el trabajo, en las escuelas, en los centros de capacitación, en las empresas, en los negocios. Ellos pululan sin que nadie los penalice. A veces pienso, que ser mediocre debería ser un delito… por el bien de los demás.

¿Qué nos queda entonces?

¡Tratar de salvarnos!

Si te encontraras en algunas de las características que siguen siempre tenés la opción de parar y transformarte. More »

Comparte esto

Todo Está Bien AutoengañoEsta es la declaración que más me alerta cuando la escucho de parte de alguno de mis clientes de Coaching porque significa solo una cosa: Se está auto-engañando.

(Te advierto que corrés serio riesgo al leer este post puesto que tus controles de defensa, te harán exclamar –en más de un momento de lectura-, algo así: “No, no es así”. “No, a mí no me pasa”. “No tengo nada que ver con esto”).

Me alerta porque no importa por qué lo hace y por ende, no me preocupa averiguarlo (además, ya verás que esa respuesta la tenemos), sí importa que se pueda dar cuenta de que sea cuál sea su “para qué” (que siempre está allí), el resultado final es que se está perjudicando.

 

El genio del personaje Dr. House, decía:

La pregunta no es si la gente miente o no, todo el mundo miente, la pregunta es acerca de qué miente cada quien. More »

Comparte esto

¿Tanto, Rita?entusiasmo

Tengo el placer de decirte que ¡Sí!

La palabra Entusiasmo significa exactamente eso: “Llevar A Dios  Adentro”.

         Cuando nos dejamos llevar por el Entusiasmo –creían los griegos- hemos sido “poseídos” por un dios, y por eso los poetas, los profetas y los enamorados (que están permanentemente entusiasmados) merecen respeto.

El hombre sólo puede tener éxito en aquello por lo cual siente un entusiasmo sin límites. Ch. Schwab

¿Estás entusiasmado con tu vida?

¿Cuál fue la última vez que te sentiste entusiasmado?

¿Te entusiasma lo que hacés?

 

Desde la mirada del Coaching Ontológico –una que te da poder y se enfoca en que vivas mejor- el entusiasmo es un estado de ánimo y como tal, lo podemos generar nosotros mismos.

Es diferente de una emoción, la que no podemos evitar ni tampoco crear.

El entusiasmo es vital…literalmente.

El entusiasmo es el remedio para…

 

    A)  Las indecisiones.

¿Cómo te sentís cuando no podés tomar una decisión?

Después de, más o menos un día sin tomarla, ¿tenés la sensación de que tu cabeza está llena y te pesa?

Tomar una decisión te libera. Aunque aún no hayas pasado a la acción, una vez que decidiste qué elegir (toda decisión implica una elección) te sentís liberado.

Si definitivamente, no te atrevés a tomar una decisión…la estás tomando, amigo. Estás tomando la decisión de no decidir…

¿Adónde te parece que te deja tu inacción?

¿Resolviste el asunto?

¿Cuánta es la carga que llevás por no decidir?

¡Entusiasmate…y el coraje vendrá!

El entusiasmo es un volcán en cuya cima no crece jamás la hierba de la indecisión.

 

    B)  La resignación.

¿Vivís resignado?

La resignación es el estado de ánimo que adoptamos cuando creemos que no podemos hacer Nada, no podemos intervenir en lo que nos sucede…pero esta creencia sólo proviene de un juicio.

Quiero llamar tu atención sobre la diferencia que existe entre la resignación y la aceptación. La aceptación es darnos cuenta de que lo que sucede es fáctico (la facticidad es un estado de las cosas que no se pueden cambiar. Por ejemplo: un cuadrado tiene cuatro lados iguales). La aceptación es un estado de sabiduría, la resignación es un estado de debilidad de espíritu.

Si estás entusiasmado, jamás sentirás resignación.

La resignación es un suicidio cotidiano. Balzac

 

Los resultados que buscamos en cualquier ámbito de nuestra vida provienen siempre de la acción. Sin acción no hay resultados.

El factor fundamental de que podamos pasar a la acción…es el entusiasmo.

¿Estás siendo una persona que observa, estudia pero no hace?

¿Te aislás, no conversás, no interactuás porque no tenés ganas?

 

¡Entusiasmate! ¡La vida es acción! ¡La vida es relación!

¿Sabés cómo entusiasmarte?

En numerosas oportunidades y conversando sobre entusiasmo en sesiones con mis coachees, ellos llegan velozmente a darse cuenta de que el entusiasmo es necesario para una vida feliz. Entonces…viene su pregunta: -Ok, pero ¿Cómo hago para entusiasmarme?

En ese momento, recuerdo a Dale Carnegie, uno de mis maestros primeros. El decía:

El entusiasmo aparece de una primera intención y deseo, y la acción, aliada con él, genera un resultado creciente en progresión geométrica.

Y Carnegie no se quedó ahí sino que nos transmitió una fórmula mágica que hoy te regalo…sólo te pido que te comprometas a usarla… ¿Puede ser?

La fórmula es      A

                             C

                             E

                             Y

                             T

                             E

¡Sí! ACEYTE

¿Sorprendido?

Fijate:

A ctúa

C con

E ntusiasmo

Y

T endrás

E ntusiasmo

Ahora…es tu turno de aprovechar tu vida.

Siempre hay una posibilidad más si estás entusiasmado.

La manera de adquirir entusiasmo consiste en “creer” en lo que uno hace y en uno mismo, y en “desear” llevar a cabo algo definido. El entusiasmo vendrá a continuación, al igual que la noche sigue al día. DALE CARNEGIE.

Recordá esta frase, leéla de nuevo si es necesario y escuchá esta historia…no necesariamente verídica.

Entusiasmo…Llevar A Dios Adentro
CC by-nc-nd
Rita Elma Tonelli

 

 

 ¿Ya leíste mi nuevo e-book gratis? Aquí al costado, llená el formulario y es tuyo.

Comparte esto

autoestimaPostulo que la autoestima es una interpretación que hacemos de nuestro valor como seres humanos.

Como tal –interpretación- nos puede llevar a sentirnos felices o desgraciados y tratándose de lo que se trata,

el poder de esa interpretación se agiganta porque podemos entrar radiantes en un círculo virtuoso o caer

en un desgraciado círculo vicioso.

La vida empieza a tomar un valor auténtico cuando empezamos a valorarnos.

David Montalvo (Coach)

La autoestima es el motor más veloz que hace marchar lo que atraemos a nuestras vidas

porque nuestros pensamientos están íntimamente ligados a ella.

Si no te gusta cómo te sentís tratado, revisá cómo te tratás a vos mismo porque el maltrato

exterior sigue al maltrato interior.

Hasta aquí, algunas palabras para introducirte en el tema y debajo, algunas frases importantes

sobre la autoestima.

Los demás suelen apreciarte según la imagen que tenés de vos mismo.

Soy suficientemente bajito y feo como para triunfar por mí mismo. Woody Allen.

Nadie puede dar algo que no tiene. 

El orgullo es la recompensa emocional de un logro. No es un vicio o debilidad que debamos vencer sino un logro que debemos alcanzar.

Se necesita coraje para ser feliz porque a ser desgraciados estamos acostumbrados.  Eduardo Galeano. 

Te invito a conversar más íntimamente mirando el video que te dejo a continuación.

Tu comentario y aporte serán fundamentales para el crecimiento de todos.

¿Cuál es tu interpretación sobre tu autoestima? ¿Qué te dejó el contenido del video?¿Qué es lo que más te impactó? ¡Adelante! ¡Te escuchamos!
Autoestima, autoestima, autoestima
CC by-nc-nd
Rita Elma Tonelli

Por el placer de compartir.

Seminario de Coaching Para La Efectividad Personal

Comparte esto

ExcelenciaUn comentario en uno de mis posts, de un apreciado seguidor además, trajo este tema a mi conciente. Él habló de una expresión que –coincido- se va instalando en nuestro entorno con peligrosa velocidad: “Es lo que hay”. ¿La escuchaste? Quizás y aún en tono de broma hasta la dijiste: “Es lo que hay” (puedo ver los hombros alzándose al unísono con la voz).

         Postulo que decir…y sentir “Es lo que hay” es la manera óptima de alejarse de la Excelencia.

         ¡Qué palabra grandilocuente! ¿Verdad?

         ¿Te cuento? A mí no me lo parece.

         “Areté” decían los griegos mencionando a la excelencia pero la consideraban una aptitud. Creo que no es una aptitud sino una actitud y por ende, pasible de lograrse con el cultivo cuidadoso de nuestro hacer.

         Y algunos griegos me apoyaban…

        Somos lo que hacemos cada día. De modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito. ARISTÓTELES.

        Stephen Covey incluye a la Excelencia dentro de sus “7 Hábitos De La Gente Altamente Efectiva” ubicándola en el lugar preponderante de cierre de los mismos. “Afilar La Sierra”, dice el maestro. El Kaizen para el Coaching, o mejora continua.

         Si vas a hacer algo, te cuesta lo mismo hacerlo bien que mal. Y si lo vas a hacer mal…por favor, no lo hagas. No por los que recibirán tu acto sino por vos mismo.

        Se tarda menos en hacer algo bien que en descubrir por qué se hizo mal. Henry W. Longfellow

        La mediocridad que invade el “hacer por hacer” te deja en un lugar de debilidad.

         ¿Qué te queda después de hacer algo sin ganas, con desidia?

         ¿Qué te queda después de hacer algo con pasión, con ganas y entusiasmo?

         Cada vez que hagas algo, recordá ese estado para que superarte, mejorar, avanzar, pulir, tengan sentido.

         No hay espacios válidos para no intentarlo. No importa qué hacés, en cualquier dominio en el que te muevas, podés ser excelente.

         ¿Qué sentimiento te provocan los empleados de tiendas que mientras te ven entrar siguen hablando entre ellos?

         ¿Qué pensás cuando ves un artículo, una noticia, un texto de profundo contenido poblado de faltas de ortografía?

         ¿Cómo te sentís cuando alguien te consulta, le contestás con toda tu atención y no tiene una palabra de agradecimiento?

         ¿Qué te provoca observar la inoperancia de cada cual en el desarrollo de su labor?

        Porque la excelencia se aplica a todos los ámbitos humanos…desde el trabajo hasta tus relaciones humanas.

       “Hagas lo que hagas, hazlo bien.” Abraham Lincoln

        ¿Te motivé a pensar en “Ser Perfecto”?

         Te tengo una buena noticia: La perfección no existe. Y sí, es una excelente noticia.

         Si existiera…nuestras posibilidades de crecer y avanzar se verían acotadas.

         Elijo esta mirada y creencia  acerca de la perfección: Una meta que no se alcanza.

         Sirve como punto de referencia pero como guía, no para conseguirla.

         La perfección no es un fin, es un camino que se llama excelencia. Anónimo

        Te desafío a chequear tu excelencia en cada acto de tu vida…y lo hago porque la experiencia te hará vibrar.

         No se trata de ser mejor que otro sino mejor que uno mismo en cada minuto.

         No te compares pero imitá al que es excelente.

         Si en algún grado, la “cosa” acepta mejora, todavía no es excelente. ¡Buscá de qué forma hacerla mejor!

Y un valor agregado…Cuando te encuentres en una situación que “te ajusta los zapatos” (expresión del Coaching para aquellas en las que cualquier decisión parece de resultados insatisfactorios) sólo estarás en paz cuando sientas la seguridad de haber hecho “todo lo posible” y de una manera Excelente.

 

         ¡Vamos por más!

 

         Juan trabajaba en una empresa hacía dos años. Siempre había sido muy  serio, dedicado y cumplidor de sus obligaciones. Llegaba puntual y estaba orgulloso de que en dos años nunca había recibido una amonestación.

         Cierto día buscó al gerente para hacerle un reclamo:

         -Señor, trabajo en la empresa hace dos años con bastante esmero y estoy a gusto con mi puesto, pero siento que he sido postergado.

         Mire, por ejemplo, a Pedro. Ingresó a un puesto igual que el mío hace solo 6 meses y ya está siendo promovido a Supervisor.

         -Hummmm – respondió el gerente mostrando preocupación. Mientras resolvemos esto, quisiera que me ayudes a resolver un problema.

         -Quiero dar fruta al personal para la sobremesa del almuerzo de hoy.

         En la bodega de la esquina venden fruta. Por favor, averigua si tienen naranjas.

         Juan se esmeró en cumplir con el encargo y en 5 minutos estaba de vuelta.

         Bueno Juan, ¿qué averiguaste?

         -Señor, sí tienen naranjas para la venta.

         -¿Y cuánto cuestan?

         -Ah… No pregunté por eso.

         -Ok, pero viste si tienen suficientes naranjas para todo el personal.

         -Tampoco pregunté por eso señor.

         -¿Hay alguna fruta que pueda sustituir la naranja?

         -No se señor, pero creo…

         -Bueno, siéntate un momento.

         El gerente tomó el teléfono y mandó llamar a Pedro.

         Cuando éste se presentó, le dio las mismas instrucciones que le había dado a Juan y en 10 minutos Pedro estaba de vuelta.

         El gerente le preguntó:

         -Y bien, Pedro ¿qué noticias me tienes?

         -Señor, tienen naranjas, lo suficiente para atender a todo el personal y si prefiere también tienen plátano, papaya, melón y mango. La naranja esta a 1.5 pesos el kilo. El plátano a 2.20 la mano, el mango a 0.9 el kilo, la papaya y el melón a 2.8 pesos el kilo. Me dicen que si la compra es por una cantidad importante nos dará un descuento del 8 %. He dejado separada la naranja pero si usted escoge otra fruta debo regresar para confirmar el pedido.

         -Muchas gracias Pedro, pero espera un momento…

         -Se dirige a Juan, que aun seguía esperando estupefacto y le dice:

         -Juan, ¿qué me decías?

         -Nada señor, eso es todo, con su permiso…

 

         Por el placer de compartir.

 
Excelencia. Te quiero a mi lado.
CC by-nc-nd
Rita Elma Tonelli

     Seminario de Coaching Para La Efectividad Personal

 

 

 

        

 

 

        

 

Comparte esto

El Coaching Ontológico ve a las Creencias como Juicios que han sido anclados en nuestro pasado

Creencias Coaching Ontológico

Creencias Coaching Ontológico

y que vivimos como si fueran ciertos.

Los juicios son opiniones que emitimos desde la mirada que tenemos de las cosas. Existirán tantos

juicios como personas observen algo. Por ende, los juicios no son ni verdaderos ni falsos, sino

válidos o inválidos para la persona que los emite.

Y si las creencias son juicios y los juicios no son ni verdaderos ni falsos…

Nuestras creencias no son ni verdaderas ni falsas, sólo válidas o inválidas para nosotros mismos.

Stephen Covey tiene la mirada del Coaching Ontológico sobre este tema: “El modo en que vemos las

cosas es la fuente del modo en que pensamos.”

Por mi parte te digo que la fe mueve montañas pero las dudas, las construyen.

Y desde el dominio espiritual, la postura es la misma: “Todo lo que somos reside en nuestros

pensamientos. Con nuestros pensamientos construimos el mundo.” Buda

Considero que “Creencias…Arquitectas De Tu Ser” es un tema tan importante que decidí

conversarlo con vos en el siguiente  video.

CREENCIAS…ARQUITECTAS DE TU SER
CC by-nc-nd
Rita Elma Tonelli

CREENCIAS…ARQUITECTAS DE TU SER
CC by-nc-nd
Rita Elma Tonelli


Seminario de Coaching Para La Efectividad Personal
 

 

Comparte esto
CLOSE
CLOSE
Quizás también te intereseclose