En pos de seguir cumpliendo mi misión de asistir a todas las personas que quieran transitar el camino hacia su felicidad.

Me parece importante al respecto, hacerles llegar testimonios de  mis Coachees y alumnos de mis Cursos de Coaching, cuyas palabras muestran por sí mismas el Poder transformacional del Coaching Ontológico. Es mi mayor deseo que se enciendan sus llamas internas y los ilumine con el despertar de sus conciencias haciéndoles nacer el deseo de lograr lo mejor para sus vidas. Muchas gracias a mis Coachees y alumnos por regalar sus experiencias y permitirme compartirlas. ¡Vamos por más!

 

El proceso de mi transformación personal…hasta hoy.Gabriel Baigorria

 

Dormido, asustado, muchas veces impotente, sin saber adónde ir. Es así como me sentía cada vez que me levantaba e “intentaba” comenzar el día. Digo intentaba, porque realmente no estaba conciente de lo que quería… ¡Y ni hablar de pensar en mis sueños! Muchas veces me encontraba discutiendo con mi familia sin lograr, por supuesto, nada positivo o alguna solución al conflicto, mi tendencia era a reaccionar sin medir las consecuencias, tanto hacia mi persona como hacia los demás.

El miedo, la falta de decisión y la duda desencadenaban en una completa inacción que luego concluía en un sentimiento desagradable de impotencia para mí. Por momentos trataba de mostrarme seguro, porque sabía que era lo que servía, pero como todo lo fingido o forzado, no daba el resultado que mi ser necesitaba. En pocas palabras, me estaba mintiendo a mí mismo. El punto de mi inseguridad llegaba al extremo de ocultar mis sentimientos y no sólo para con el prójimo sino también hacia mí mismo. ¿Cómo podía amar a alguien si ni siquiera reconocía el amor por mi propia persona? 

Dentro de las miles de conversaciones  conmigo mismo había una que siempre retumbaba más fuerte que todas: “La historia se puede cambiar” ¿Pero cómo? Yo había leído libros donde se decía que las soluciones a nuestras vidas están en nuestro interior, y acerca del poder de nuestra mente para crear realidades que nos hagan mejores personas. Todo lo que leía me hacía sentido y me daba la esperanza de que ese retumbar era certero aunque cuanto más leía, más me daba cuenta de lo mucho que me faltaba, lo cual hacía disminuir aún más mi autoestima. 

Resumiendo, me informaba pero no lo vivía, creía saber pero los hechos evidenciaban lo contrario. Claramente, esto también lo hacía en automático o sea que no tenía el poder para cambiarlo. 

Más allá de tener un oficio, el cual siempre me dio sustento y cierta comodidad (cosa con la que gran cantidad de gente se “conforma”), una de las inquietudes de mi vida era que tenía que haber otras formas de generar riqueza y mejorar mi calidad de vida. Es así que un día llego por intermedio de internet, a una red de mercadeo. Para los que no lo saben, es un sistema de venta directa donde los mismos consumidores son los distribuidores de algún producto y se gana dinero a través de un plan de compensación. Después de un tiempo entendí que esto es un negocio donde lo más importante son las personas. El negocio es PERFECTO y muy redituable, si se hace todo lo que a uno le recomiendan. Es ahí donde me encontré con una lista de falencias en mí ser que me mostraron la falta de desarrollo a nivel personal. El solo hecho de tener que llamar a mis contactos para ofrecerles el negocio me ponía nervioso, y casi había anulado la idea de dar el famoso Plan de Compensación, frente a los invitados, que es la manera tradicional de mostrarlo para que la gente participe. Yo creía en el negocio, sólo que había un detalle por demás importante: ¡No creía en mí! El miedo era lo que me frenaba, a ser rechazado, a fracasar y a una lista que no vale la pena recordar. Era lo que siempre me había pasado en distintas áreas de mi vida, con la gran diferencia que ¡ya no quería que siguiera así! Lo que logré con esta experiencia fue darme cuenta de dos cosas muy valiosas: ¡Había otros caminos que me llevarían al éxito, y  sólo lo lograría transformando mi ser!

 ¿Pero cómo? Era fácil decirlo pero faltaba lo más importante: ¡HACERLO!

Una de las cosas que le agradezco a la vida y a la red de mercadeo en la que estuve, es haber conocido a mi actual Coach Ontológico Rita Tonelli, y estoy seguro de no estar exagerando con lo que digo. Al principio, fui a algunas sesiones grupales donde había varias personas, y no me fue fácil hacerlo, ya que exponerme era una de las cosas que me costaba, y mucho. A medida que fui conociendo  mi ser grande, con la asistencia de mi Coach, ahora en sesiones personales, me di cuenta que la energía que estaba desperdiciando preguntándome el porqué de lo que me faltaba, debía usarla para potenciar lo que si tenía  y desarrollarme personalmente. Es ahí donde empecé a cambiar el ¿Porqué? por el ¿Para qué?

“Esto es un proceso de transformación y hay que disfrutarlo aprendiendo en cada paso, en cada logro”, siempre me dice mi Coach, entre otras cosas. Ahora estoy conectándome con mis sueños, con mis sentimientos, cambiando mis hábitos y comportamientos, mis creencias, mejoro y trato de lograr la excelencia en cada aspecto de mi vida. Estoy siendo efectivo. En este momento me encuentro organizándome, diseñando mi plan de metas para este año, con objetivos claros y con ganas de seguir aprendiendo. El miedo no ha desaparecido, si no que mi  mirada es diferente, ahora es un compañero de aventuras con el cual atravieso obstáculos que antes me eran imposible de sortear.

Hace cinco meses que empecé este proceso de transformación y creo que lo más importante de esto es que me hace dar cuenta de lo feliz que puedo ser si así lo quiero. 

Doy gracias a todos los dioses que pudieran existir,
Por mi alma invencible…
Soy amo de mi destino y Capitán de mi alma.
Nelson Mandela.
 Testimonio de Gabriel Fernando Baigorria.
——————————————————————————————————————————————————————————————————————-
 
 
El Coaching Y Yo   Sonia Monjo
Me gustaría comenzar el año compartiendo el testimonio de mi experiencia con el Coaching y Rita Tonelli como Coach, con la intención de alentar a aquellas personas que deseen un cambio en su vida, a dar el primer paso.En un momento de mi vida, dónde todo se había desordenado y sentía que no tenía salidas y nada de lo que hiciera valía la pena, Rita supo que me podía ayudar, pero claro, en ese momento lo que yo quería era “que me dejen en paz”. Como para que se den una idea, y por si alguien se siente identificado con alguna de las situaciones, les cuento: Mi trabajo no me rendía, trabajaba  todo el día y apenas me alcanzaba para los gastos mínimos y mantener a mi hijo. De amores ni hablar, una metida de pata atrás de la otra, involucrándome siempre con gente  que sólo se aprovechaba de mi necesidad de sentirme querida. Todo mal con mi familia al punto de que no me hablaban y hasta se avergonzaban de mí, en fin, ¿¿¿a ustedes les pasa algo parecido???

Yo sabía que si dejaba que Rita me asista iba a tener que meterme conmigo misma, y eso, aparte de no causarme ninguna gana, me daba mucho miedo. Creo que el hecho de estar tocando fondo en todo hizo que me decidiera a dejarme ayudar, y me animé un poquito, aunque con bastante resistencia. Arduo y paciente fue el trabajo que hizo Rita…muyyy paciente, pero ella veía las cosas desde lo que para mí, era un punto de vista raro. De a poco fui confiando, soltándome, me enojé muchas veces con Rita y lloré muchas veces más, no fue fácil, pero al poco tiempo comencé a notar y a vivir los resultados de mi incipiente cambio. Fue como si se abriera otro mundo y naciera otra Sonia. Maravilloso. Doy fe y me pongo a disposición de todos ustedes para contarles mi experiencia en detalle. Para lograr eso, aunque siempre me dice que lo hice yo, yo creo que el profesionalismo, cariño, paciencia, sabiduría y gran convencimiento que tiene Rita, es lo que logró mi nacimiento a esta nueva, feliz y exitosa vida que tengo hoy.

Hoy soy una persona con  principios claros, con una visión y una misión en la vida, con una familia que me demuestra su cariño y muy unida, con un trabajo muy exitoso que me está permitiendo cumplir los sueños que alguna vez me parecieron inalcanzables, con una pareja estable que me valora y me acompaña. ¡Hoy soy una mujer feliz!

Sé que nada de esto hubiera sido posible si yo no me hubiese animado a conocer el Coaching y no hubiese confiado en la asistencia de Rita. Por eso, me gustaría dejarles este mensaje:

“No esperen a tocar fondo, hay una vida espléndida esperándolos, aprovechen el tiempo y tenerla a Rita como Coach, les aseguro que si vencen el primer miedo y se animan, van a experimentar sensaciones que hoy no son capaces de imaginar…vale el esfuerzo…¡¡¡ánimo!!!”.

¡¡¡Mis deseos para que este año sean muchos los que nazcan de nuevo!!!

Cariños

Sonia Monjo.

—————————————————————————————————————————————————————————————————————-

 Mi nombre es Maria Soledad aunque mucha gente me conoce como Zoe ,599587_10200101537839163_884146511_n
ya que Zoe Soledad es mi nombre artístico.Cuando pensé en testimoniar sobre mi proceso de coaching ontológico, me surgió que no quería caer en cursilerías ni en frases trilladas porque creo que, a veces, eso evita que se demuestre cuán profundo se trabaja. ¿Qué quiero decir? No importa que tanto diga que soy feliz que todo es maravilloso, que comeré perdices… ¡Lo que realmente importa es que hubo un cambio en mí, que va mas allá de finales de novelas rosa! Hubo cambios tan profundos que durante el proceso, dolieron, pero luego, sanaron. He dicho cosas tan horribles, que no solo empeoraban mi vida, sino también la de los que me rodeaban, que si mi madre me hubiera escuchado, lloraría sinfín. He hecho cosas que me auto limitaban y sin embargo las seguía haciendo, juntándome con gente que no me devolvía el afecto, con amigos que no querían escuchar mis penas solo estaban para la juerga, solo estaban ahí porque querían  servirse de mi compañía porque estaban mucho mas desesperados que yo.

A estas amistades que he tenido, no las culpo, son para mí como el refrán “Disculpalos, ellos no saben lo que hacen”.

En cuanto a mi, me crie de pequeña con mis abuelos maternos y mi madre, mis abuelo quería una artista en la familia, intento con todos sus hijos, pero yo era la única que sentía y me apasionaba tanto como a él. Recuerdo cuando me traía unas valijitas con temperas, fibras y crayones, ¡wooooo! ¡Mi felicidad era tan grande que quería darle todos los dibujos posibles!

Mis abuelos fallecieron antes de que yo llegara a la adolescencia, mi madre me dio todo lo que pudo, pero nuestra relación fue bastante traumática, mi padre apareció cuando yo tenia 15 años lo cual me confundió un poco más.

Hoy tengo 27 años, hasta hace algunos, no sabía para donde ir, solo quería mejorar la relación con mi madre e irme de mi casa, no me importaba nada en referencia a mis sueños… ¿Cuáles son? ¿Qué quiero de esta vida que es la única? Creo que  también debo aclarar que no soy religiosa. Creo en la naturaleza, en el amor, en la energía universal que traspasa nuestro cuerpo,  por ello creo en que el ser humano debe y tiene que homogeneizar todo esta información que le dan para que crea. Cuando uno no tiene una religión es muy difícil saber  que quiero de mi vida, fui a sesiones de psicología, pertenecí dos años a una iglesia católica apostólica romana donde hicimos caridad, pero nada me llenaba , nada me dejaba esa sensación infinita que te da el  amor.

Después de 25 años de no saber que hacer, desesperada por haber perdido a alguien que quería , por estar sola y llevarme mal con mi madre, por tener un sueldo que tampoco no me ayudaba a nada… ¡Ese día fui a lo de Rita Tonelli!

Los procesos del coaching son lentos pero no tanto como lo son en la psicología. Cuando vas a un psicólogo, un tratamiento puede durar años o toda la vida. El Coaching Ontológico es totalmente diferente. No creo en que me cayó un dios en mi casa , mis errores fueron cambiando lentamente, mi vida mejoro casi un cien por cien, cambie de trabajo , entusiasmada, lo conseguí el primer día que salí a buscar, volví con mi pareja perdida, nos fuimos a vivir juntos, mejoro la relación con mi madre, frente a algo que parecía inmejorable, pésimo y abstracto, ¡mejore yo! Fui yo la que cambie, no me daba cuenta que las malas relaciones se debían a mi relación conmigo misma,  así mi vida fue cambiando… no es cuestión de creencias absurdas, se trata de escucharse a uno mismo, de parar el carro que va a diez mil echando humo en tus ojos, de bajarse del caballo  y mirarlo a los ojos, que esta muerto de sed agobiado por el calor, tiene hambre y quiere volver a su hábitat, de eso se trata el coaching, de mirar tu caballo, de mirarte a ti mismo que sos ese caballo, y dejar de correr hacia cualquier lado, porque no importa lo que te digan que vasa tener otro vida ,  no puedes tener la certeza de que eso sea así. ¿Preferís arriesgar esta vida? ¿Quedarte sentado esperando tu muerte? Yo no. Yo elegí arriesgarme y vivir a mi modo. Para poder transitar este camino, allí estuvo Rita, paciente, incesante, ¡querida Rita! ¡Fue la que me ayudó a encontrar mi camino, hace muy bien su trabajo, lo logró conmigo!

¿¡Que mas puedo decir!? El año que viene empiezo a estudiar de nuevo, conseguí que mi jefe me considerara, arreglamos las horas y el sueldo, estoy  con la persona que amo, tengo un plan futuro de hijos, quiero enseñar arte, eso es lo que llevo en la raíz, lo que cada día me recuerda a mis abuelos, es lo que me enseñaron, es lo que quiero trasmitir, el amor…. ¿Y qué más da? No me equivoco en esto, lo que uno verdaderamente quiere lo siente, sin titubeos, sin prisas ni lentitudes,  y al principio da temor , angustia, porque así nos criaron en esta sociedad, quieren que sufras porque así funciona el consumismo, así la insatisfacción te lleva a más insatisfacción,  pero el miedo es solo una barrera que se supera cuando la cruzas….yo digo que si queres vivir cada día como el día de los demás , como un zombi , te deseo lo mejor, pero la felicidad no cae del cielo, la alegría es un “mal” de los niños, y cuando crecen tienden a azotarla. Deja salir a tu niño interior, sueña y encontraras tu fuente.

 

Yo escucho a mi niña interior que me dice: -Pintame, Zoe, pintá un mundo de colores.

María Soledad Vidal

 
 

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

CLOSE
CLOSE