El Transparencia-quiebrefuego lento opera como un hechizo. Sin que te des cuenta, de pronto, estás hechizado, y para hablar dentro del contexto al que remiten esas palabras, te digo que te vas cocinando sin percibirlo y de pronto, estás “cocinado”.

Las personas vivimos en transparencia, un estado que Heidegger explica diciéndonos que allí, la actividad reflexiva, pensante o deliberativa, está ausente. Durante el mismo, la acción que se realiza requiere un nivel mínimo de conciencia que constituye la base y condición primaria del ser humano.

Estás con el piloto automático.

¿Podrías recordar qué pensabas mientras te lavabas los dientes esta mañana?

¿Recordás cuantas cepilladas les hiciste?

¿Podés detallar, una a una, todas las acciones que realizaste hasta llegar a leer este post?

Estas preguntas son solo para que quede claro qué es la transparencia y cómo realmente, los seres humanos vivimos la mayor parte de nuestro tiempo, en su entretejido.

El Coaching Ontológico se ocupa especialmente, de este tema, porque intenta que traigas a tu conciencia, lo que hacés cuando estás haciendo.

¿Es malo vivir en transparencia?

Según el contexto, amigo.

La transparencia se produce por la repetición de nuestros hábitos, entonces, si me hago una experta en lo que hago, de tanto repetirlo, en un momento, será producto de mi experticia, y ni siquiera tendré que pensar qué sigue a qué, pero… ¡Cuidado! Porque si me transformo en una autómata, mataré mi creatividad y me habré estado cocinando A Fuego Lento.

Los seres humanos necesitamos hacer disponible nuestra habilidad de salir de la transparencia voluntariamente porque de no ser así, terminamos actuando inconcientemente.

Hasta que no hagas consciente tu subconsciente, éste controlará tu vida y lo llamarás destino. Jung

Sí, en esto es en lo que terminamos los humanos… echándole la culpa al destino por terminar en lo que no queremos. “Era mi destino”, decimos, sin revisar nuestra falta de acción conciente encaminada al diseño de nuestra propia vida.

Cuando actuamos en transparencia no existe la relación sujeto-objeto. No tengo conciencia de la relación que mantengo con el mundo exterior. Y mucho menos y lo que es mucho más grave, la relación sujeto-sujeto.

¿Estabas enojado, te habló tu pareja, y le gritaste?

¿Fuiste a ver un cliente, se rompió tu coche, tuviste que caminar más de la mitad del trayecto y entonces, entraste a verlo con cara de poco amigos y lanzaste un saludo lo más parecido a un gruñido, cuando lo viste?

Rompemos nuestra transparencia, a menudo involuntariamente. Esto sucede cuando un hecho inesperado irrumpe en nuestras vidas, pero esto –a lo que denominamos “quiebre”– no es lo que nos sirve para transformar nuestro ser y ser lo que deseamos. Nos sirve para agilizar la práctica de otra competencia, pero no podemos ir por la vida de quiebre en quiebre, y mucho menos, cuando no estamos preparados para una interpretación positiva del mismo, porque lo único que saltará a nuestros ojos será:

Tu pareja disgustada porque no entiende por qué le gritaste a ella.

Tu cliente perdido irremediablemente.

¿Qué cosas identificás que hacés todos los días en forma transparente?

Puede que te cueste, acordate que las hacés en transparencia y recién con esta pregunta, estoy yo induciéndote a quebrarla.

Nuestros hábitos determinan nuestro futuro y nos “contaminamos” de nuestro entorno, mientras vivimos en transparencia.

Hay un cuento del hijo de un rey que está buscando un tesoro y viaja a buscarlo a un reino vecino. En ese reino, todos son muy pobres y andan vestidos con harapos, y sucios. Pasa el tiempo, él no encuentra el tesoro y sus ropas se empiezan a poner feas hasta convertirse en harapos, pero él no se da cuenta porque eso es lo que tiene a su alrededor. Llega a olvidarse por completo (no lo tiene más en la conciencia) de que él es el hijo del rey y puede comprarse las ropas más lujosas. Se queda allí porque se acostumbra y muere en la miseria sin nunca recordar su origen.

 

No te preocupes porque tu vida termine, preocúpate para que empiece pronto

Grace Hansen

 

Si sigue haciendo lo que siempre hace, obtendrá los mismos resultados.

 

Palabras más, palabras menos…

¿Cuántas veces escuchaste esta frase?

¿Podés ver el nuevo sentido que adquiere, en relación al tema que te estoy compartiendo?

¿En qué ámbitos de tu vida, te está pasando esto? ¿En uno, en dos, en todos?

Estas preguntas tienen la intención de que puedas declarar tu quiebre, lo interpretes positivamente y acciones, hacia lo que querés ser, hacer y tener.

¿Cuántas actitudes y estados, actuales tuyos, eran impensables para vos, en otro tiempo de tu vida?

¿En quién te estás convirtiendo, sin darte cuenta?

¿A qué temperatura está tu agua, en este momento?

¿Sabías que estás siendo cómplice de tu propia destrucción?

Cuando ves con pesimismo tu futuro, cuando crees que tu vida será siempre igual –o peor-, ¿en que estás colaborando para que tu premonición se cumpla?

Si todavía no estás “medio cocido” y la somnolencia del letargo de tu zona de comodidad todavía puede despertarse, saltá de la cazuela, antes de que sea demasiado tarde.

Quiero adaptar para vos estas palabras de San Agustín:

A fuerza de verlo todo, se termina por soportarlo todo…

A fuerza de verlo todo, se termina por pensar que es lo único que hay.

A fuerza de soportarlo todo, se termina por tolerarlo todo…

A fuerza de creer que es lo único que hay, terminamos por acostumbrarnos.

A fuerza de tolerarlo todo, terminas aceptándolo todo…

A fuerza de acostumbrarnos, nos conformamos

A fuerza de aceptarlo todo, finalmente lo aprobamos todo.

A fuerza de conformarnos, entregamos nuestra vida como si tuviéramos varias de repuesto.

 

Oliver Clerc, especialista en bienestar y desarrollo personal, es el autor de “La rana que no sabía que estaba hervida y otras lecciones de vida”. En el cuento de la rana, se inspiró en la teoría de Marty Rubin “El Síndrome de la rana hervida”, publicado en 1987.

Cuenta la fábula que si tomamos una rana y la introducimos en una olla de agua hirviente, inmediatamente ésta saltará huyendo del peligro. Pero si ponemos la rana en agua a la temperatura ambiente, y no la asustamos, se queda tranquila. Cuando la temperatura se eleva de 21 a 26 grados, la rana no hace nada, e incluso parece pasarlo bien. A medida que la temperatura aumenta, la rana está cada vez más aturdida, y finalmente no está en condiciones de salir de la olla, hasta que finalmente muere hervida sin que llegue a intentar salir.

Mirá el video y luego, comentame en qué grado de temperatura sentís que estás.

Como la rana, cuando estamos por ser cocinados, podemos estar cantando “alegremente”, y no está mal ni el canto ni la alegría, es otro el punto que hay que tener en cuenta… y creo que ya te quedó claro.

 

Gracias a Nilda B. de M. quién me acercó la información que recreé en este video.

Por el placer de compartir.

 

 

 

 

 


Comparte esto

11 comentarios

  1. Bueno es saber que hay costumbres que no son buenas, y de hecho, para mí nunca lo fueron Rita. No soy una mujer de costumbres y suelo tomar una decisión a pesar de haber pensado ayer que hoy iba a hacer esto.
    Hace dos dias, se dió esta circunstancia. Yo tenía que seguir repasando una información que te pedí a ti por cierto, pero hacía algunos dias que no salía por la tarde y me dió por salir. Sentía esa necesidad de encontrarme con la noche. Cuando llegué a casa y una vez sentadita con un café a punto de seguir leyendo la información, me di cuenta que tenía que regar las plantas y al hacerlo vi que había puntas por recortar. Así que lo hice. Y no te quiero mentir, hasta yo me sentí a gusto, viéndolas ya regaditas y limpias. jajajaja.. Cuando me quise dar cuenta era la hora de la cena.
    Con esto quiero confirmar que si las costumbres se hacen leyes, uno puede estar dejando atrás cosas que también requieren de una atención, según la consideración que se tenga de ellas y con ellas.
    No soy una persona de trasero inquieto, pero si soy de hacer lo que me pide el corazón y me suelo hacer responsable de todo lo que tengo a mi alrededor que vive y vive conmigo.
    Vivo yo, pero nunca me olvido del por qué compre aquellas plantas, o por qué me puse a escribir, o porqué me quiero sentir viva al salir y ver que hay algo más que yo misma y mis circunstancias.
    Como siempre Rita, te diré que me ha parecido un buen artículo, pero no te lo digo por costumbre, jajajaja. Te lo digo porque es la verdad.
    Cariños hermosa.

    [Responde a este comentario]

  2. Se me ha ido el dedo sin acabar…jajajaja..
    Pues eso, que más transparente no puedo ser y odio el misticismo. Me gusta cuidar mi imagen, pero de ahí a aparentar sin ser, o de quedar bien con ajenos antes que con quien lo necesita en realidad, va a ser que no.
    La transparencia es una palabra que mucha gente confunde con el hablar claro y no es así. Yo soy como soy, con mi cara, mi cuerpo, mis defectos y mis virtudesy veo las cosas como son.Quizás esté equivocada pero así lo veo. Eso me hace más consciente de lo que vive y fluye a mi alrededor.
    Besos Rita.

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Hola, Mari Carmen:
    ¡Muchas gracias por leer y comentar!
    Me dejaste pensando -y voy a seguir haciéndolo- porque no puedo asociar tus palabras con lo que pretendí transmitir en mi artículo, pero esto es para mí muy importante: por un lado, no fui todo lo clara que creí serlo, y por otro, me sacaste de la transparencia que ninguno de nosotros puede evitar, así que celebro doblemente que hayas escrito.
    Solo me queda algo que alcanzo a discernir y es respecto del significado de la palabra “transparencia” en este contexto. El mismo refiere a la automatización en la que caemos los humanos por repetición de acciones frecuentes y por eso, cuando nos “cocinamos” como la rana, nos cuesta darnos cuenta. No sé cómo la interpretaste pero creo que no fue con ese sentido. Por su significado contextual, es también, que el post se llama a fuego lento. Ahora ya estoy pensando que otra vez, puedo no estar siendo clara por eso, agrego que utilizo la palabra “costumbre” para indicar esa suerte de rutina en la que nos sumerge la transparencia.
    Bueno, vos me dirás que se lee del otro lado con respecto a lo que pretendo decir.
    Un abrazo enorme y gracias por generar estos quiebres en mí que tanto me ayudan para revisar y revisar para mejorar y mejorar en todo lo que puedo.

    [Responde a este comentario]

  3. Me viene a la memoria el dicho, “como de costumbre”, vida anodina, rutinaria. Yo siempre digo hay tanta gente gris, gente que vive pero no se da cuenta de la vida, parece enrevesado pero siempre las mismas cosas y lo mejor de todo es que a muchos les gustas pues no son audaces y son incapaces de cortar alguna ves su pesarosa rutina ,caldo de cultivo de depresiones y otras enfermedades psicológica. Doctor ,noto una especie de vació existencial. La rutina te va comiendo, empiezas a caer en un hoyo, te has acostumbrado a la temperatura del agua , como la rana, ya no notas si sube la temperatura o no sube.
    Muy muy a menudo , me gusta sentir las cosas , me explico, tocar el sofá , sentir el cepillo de dientes (tu ejemplo), sentir que condusco el coche, que cojo un papel. Notar que estoy vivo y que no soy un auto mata, sentir el sol, mirar al cielo, sentir el agua en la ducha , sumergirme en el mar, y notarme parte de el.
    Sensaciones , esto lo provoco mi experiencia un tanto traumática , pero que me ha hecho cambiar mi forma de ver y sentir la vida, es lo que debe de ser despues de una experiencia de vida donde tu vida ha estado en juego, cambian todos tus parámetros, hasta muchos días te paras a sentir como respiras, te gusta la soledad porque afloran sentimientos .
    AMAS LA VIDA, hasta cepillarte los dientes es un acto de vida.
    Después de tu experiencia vital, muy a menudo rompes rutinas ,por el simple y estupido hecho de saber que puedes cambiar las cosa cuando lo desees y no cuando te lo impongan.
    Pero por desgracia ha muchas personas grises , que nacen y mueren ,”como de costumbre”.
    Fernando Reyes Crespo publicado recientemente..AdiccionesXXI en la radio: Eduardo Vera Director Programa CumelenMy Profile

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    ¡Gracias mil, Fernando por este maravilloso aporte para todos mis lectores y para mí, por supuesto!
    Coincido absolutamente con que cuando se ha tenido una experiencia cercana a la muerte, nuestros parámetros cambian y es muy emocionante escuchar la experiencia de parte de alguien que la ha atravesado.
    Celebro tu escritura de la palabra “autómata”, como auto mata, porque leerla así es también un llamado a la conciencia.
    Me ha encantado tu detalle de tocar las cosas a plena conciencia y sugiero a todos que te imiten, así como, la de por ejemplo, “sentirte parte del mar”.
    Como siempre trato de resaltar, es importante que sigamos llamando la atención para que logremos estar presentes en el presente, valorando lo que nos sucede desde la conciencia para detectar cuando estamos “cocinándonos”, y no necesitar estar en una situación de riesgo de vida para revalorizar.
    ¡Mil gracias por este comentario, que juzgo tan pero tan importante!
    Saludos, amigo y gracias por tu paciencia respecto de los inconvenientes técnicos de mis blogs.

    [Responde a este comentario]

  4. “Como de costumbre”, así día tras día , siempre te levantas a la misma hora te duchas , te tomas el café , cojes el coche y te dirige al trabajo ese trabajo en el que ya no sabes desde cuando estas allí, todo ,como de costumbre, almuerzas en el mismo bar de siempre , comentas banalidades, pide de comer el menú que tengan te toma un café y vuelves al trabajo ,como de costumbre, terminas de trabajar te diriges a tu casa , entras saludas a tu mujer , ella te pregunta :¿qué tal el día? y tu ,como de costumbre , le dices que bien, te pones comido ,enciendes el televisor , esperas la cena , cenáis los dos callado , como de costumbre, a la hora de siempre os metéis en la cama , te entras ganas de hacer el amor, sin mas la tocas ,ella ya sabe lo que quieres y se deja hacer, terminas te das vuelta y os dormid. A las 7 suena el despertador y empieza la misma rutina “COMO DE COSTUMBRE”.
    Da igual,mujer ,hombre , feos ,guapos ,gordos ,delgados,etc…. Cuanta gente “GRIS” nos rodea, que vuelven su vida monótona incapaces de romper alguna regla impuesta solo por ellos y el día a día , han convertido sus vidas en pura rutina, donde si algo cambia les truncan muchas cosas y entonces viene la depresión, ¿por qué?.Por que se les han roto sus esquemas y han perdido el norte. Es un tanto triste pero hacemos tantas cosas de forma automatizada, como bien desarrollas Rita. Buscamos la comodidad perdemos las ilusiones y nos conformamos , pasamos por la vida de puntillas y morimos igual de puntillas. Son personas grises están hay pero pasan desapercibidos no solo por nosotros sino en sus propias vidas.
    Para algunos les gustara ir calentándose en la olla poco a poco , como la rana, hasta que se queman sin darse cuenta, pero hay quienes nadamos a menudo contra corriente, yo me considero “Libre Pensador”. ¿Cómo ocurrió? ,pues despues de mi experiencia traumatica de vida, se trastocaron los valores y empece a darle importancia a las cosa que otros consideran insignificantes. Hay momentos que a solas me gusta sentir que respiro, noto como entra el aire y sale de los pulmones, me concentro y ese acto automático, noto como procede de mi interior, lo controlo yo, aunque este automatizado, me encanta sentir el tacto al tocar las cosas experimento placer y relajación, darme cuenta que veo y observo, sentir esa sensación tan bella que es la acción de mirar, me lavo las manos , me ducho y me gusta abstraerme y notar ese agua correr por mi piel, “Me Noto Vivo”. Como sabrás, cuando escribo artículos , me gusta transgredir, reflexionar sobre cosas , que en teoría no debería ,por mi condición de Cristiano, pero que me importa yo ya no estoy cuadriculado, me gusta romper normas en muchas facetas de mi vida, un secreto, alguna ves entro en un supermercado y tienda y robo unos chicles o algo que me guste que sea pequeño, no por el echo de robar, sino de romper esquemas, ponerle sal a esta vida, adrenalina subidón.
    No me toméis como ejemplo en lo que acabo de contar , es una anécdota, en una vida que no es anodina.
    Me apena aquellos que nacen viven según lo que hacen todos los demás, todo para ello tiene su tiempo, y lo demás es dar marcha atras, por que no son cosas que correspondan a tu edad,”GRISES”, La vida esta para algo, no solo pra pasr por ella como quien le el periodico, hay que vivirla, sentirla disfrutarla ,disfrutar de tus sensaciones , que puedes experimentar en tu cuerpo, pararte y pensar en lo que eres sentir como late tu corazón, sentir como se mueve un miembro de tu cuerpo a una orden tuya. Solo tu eres dueño de tus actos, no dejes pasar los días y luego cuando las arrugas adornen tu cuerpo, te digas: ¿Lo qué podia haber hecho y no hice? .
    No aceptes que tu vida tiene que estar metida en una cuadricula, rompe de ves en cuando es cuadricula y date vidilla. Que mas da lo que piensen los demás, vives pra ti no la vida de otros.
    NO ACABES COMO LA RANA
    Un Saludo.
    Fernando Reyes Crespo publicado recientemente..UNA HISTORIA ALECCIONADORA A LA VES QUE EXTRAÑA, LEE Y REFLEXIONA.My Profile

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Hola, Fernando!
    ¡Violenta -sí, violenta- historia de terror nos dejaste para la reflexión respecto de la rutina, en la que caemos “a fuego lento”!
    Me encantó leerte. Me mostrás un ser vivo que vive -valga la redundancia- buscando un sentido y disfrutando de cada minuto, sin perder su espíritu de niño.
    “El gran error de la naturaleza humana es adaptarse. La verdadera felicidad está construida por un perpetuo estado de iniciación, de entusiasmo constante”. Julio Ramón Ribeyro.
    ¡Muchas gracias por tus palabras!

    [Responde a este comentario]

  5. Se ha duplicado por que no se vean y de repente aparecen varios, dos son repetidos, pero creo que todos tienen un mensaje.
    Disculpa.
    Fernando Reyes Crespo publicado recientemente..UNA HISTORIA ALECCIONADORA A LA VES QUE EXTRAÑA, LEE Y REFLEXIONA.My Profile

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    No te preocupes, Fernando. Esto se debió a un error del que soy responsable, así que gracias por tu paciencia.
    Un abrazo

    [Responde a este comentario]

  6. Lo que te quiero decir con mi comentario Rita, es que yo soy una de esas personas que a veces rompe sus propias reglas. Hoy me propongo algo, pero mañana lo que sería para otros algo insignificante, me llama la atención y le ofrezco mi tiempo, ya que veo que lo que me propuse puede esperar. Y eso que para otros es tan insignificante pero para mi no, no puede esperar más.
    No soy persona de costumbrarme a nada. Porque sé de muy buena tinta, que las costumbres se hacen leyes, y hasta uno mismo se puede imponer estas leyes sin darse cuenta.
    Creo que nunca me pasará lo que a la rana. Porque si hay algo raro en mi persona, es que todo lo que me hace sentir cómoda, me da más ideas y lo peor es que las intento llevar a cabo, y claro.. ahí daría yo otro salto, jajajaja..
    ¡No!.. no te has explicado mal. Solo que quizá no entendiste bien lo que quise decir, porque mi comentario se va un poco al tema del cambio a la hora proponerme hacer algo.
    Un besote Rita.

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Sabés cómo funciona mi mente, Mari Carmen y que todo lo que amplíe, para mí, es bienvenido. Sin embargo, me parece tan importante lograr este estado de alerta que nos permite no cocinarnos, que quise hacerlo prevalecer. Entendí lo que me quisiste decir pero lo que interpretaba era que no había yo conseguido exponer el tema con toda claridad porque sentía que lo que vos me decías iba por otro lado… (que de hecho, también sería para conversar :)) Vamos… que me cuesta poner en el mismo nivel de importancia la compra de un zapato por más que me vuelvan loca (y me vuelven, te lo aseguro, más que la ropa, ja, ja) con un objetivo principal y centro de tu pasión en la vida. Como verás, es para conversar porque aquí hay “mucha tela”, como dicen ustedes.
    Me alegra escuchar que nunca te pasará lo que a la rana, aunque deseo que puedas conservar tu lucidez dentro de la comodidad… es un estado muy pero muy peligroso.
    Sea! Como sea! Que como siempre, es un placer debatir con vos, mi querida amiga.
    Un beso enormeeeeeeeeeeeeeeeee.

    [Responde a este comentario]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

CLOSE
CLOSE