Habitualmente, y debido a lo nuevo de esta disciplina, me encuentro con personas que me preguntan De la mano del coachingqué es el Coaching, Para qué sirve, Qué puede darles a ellos. Hoy quiero compartir algunos tips que ayudarán para

responder, aunque sea en parte, a esas preguntas. Digo, “en parte”, porque el Coaching, al ser un exponente de la Ontología (Estudio del Ser), puede y ofrece mucho más que esto.

Porque el Coaching es… Acción.

            Acompañados por el Coaching: Hacemos lo que es necesario hacer, en vez de buscar razones (excusas) para sostener que no se puede hacer.

 

El Coaching es creativo y acompañados por el coaching podrás tú aprender a serlo…

            Acompañados por el Coaching: Comprendemos que la vida no es un modelo que se nos entrega hecho, sino que podemos crearla cada día con acciones que nos acerquen a nuestros objetivos.

 

            Acompañados por el Coaching: Nos fijamos nuestra meta y generamos un plan para lograrla, del que no nos apartamos hasta llegar a ella.

 

            Acompañados por el Coaching: Aprendemos a decir “me equivoqué”, nos proponemos no cometer el mismo error porque nos damos cuenta que los errores son siempre fuente de aprendizajes.

 

            Acompañados por el Coaching: Nos levantamos de las caídas con el influjo motivador que nos lleva a la superación. Renacemos más fuertes.

 [Tweet «El hombre realizado no se cree ni común ni extraordinario. Solo es un ser conciente y afectuoso de manera intensa. No se conoce a sí mismo separado del mundo. El es el mundo. Es libre por completo en sí mismo, como un hombre rico que continuamente da sus riquezas. No es rico puesto que nada tiene, no es pobre puesto que da con abundancia. Nisargadatta Mahara»]

            Acompañados por el Coaching: Desarrollamos a pleno nuestras potencialidades en la búsqueda incansable de nuestra realización personal.

 

            Acompañados por el Coaching: Somos creadores en cualquier lugar y momento en que nos encontremos, en un sistema, en una empresa, en nuestras relaciones, en la vida.

 

            Acompañados por el Coaching: Protagonizamos nuestras vidas porque la creamos con responsabilidad y así somos libres.

 

            Acompañados por el Coaching: Usamos nuestras alas, soñamos con lo imposible, y al concretar nuestros sueños, en los que creemos fehacientemente, logramos lo imposible.

 

            Acompañados por el Coaching: Trascendemos nuestro tiempo con el propósito de legar a las generaciones futuras, un mundo mejor.

 Y lo más importante para ti… Acompañado por el Coaching sentirás que no existe la culpa y aprenderás a actuar con liviandad.

            [Tweet «Una de las contribuciones que realiza el coaching ontológico es precisamente eso: disolver la gravedad y la autorrecriminación en las que frecuentemente caemos y devolvernos parte de la inocencia perdida. Rafael Echeverría»]

 

           Con sorpresa, a menudo me observo, al encontrarme con personas que hace mucho no veo. Los vínculos establecidos en otros momentos, nos llevan a revivir situaciones compartidas, y puedo ver con claridad y alegría la transformación que he logrado. Estoy hablando de acciones y formas de comportamiento, elegidos con intención y no adquiridos por la evolución que experimentamos sólo por el paso de los años y la experiencia de vida, no porque esto último no sea importante sino porque lo vivimos en transparencia como si fuera algo que así tiene que ser y en realidad, no lo es. Coincidirás conmigo en que hay gente que cumple años y eso no asegura que evolucione. Si bien, creo que la esencia no cambia, sí podemos mejorar –para hacer nuestra vida más plena- conservando nuestro lado efectivo y tomando nuestros errores como base de aprendizaje. ¿Te cuento?

            Estoy avanzando en mi camino de aprendiz permanente en: hacer lo que considero necesario hacer sin dejarme engañar por mis excusas, a tomar el timón de mi vida creando todos los días el estado que más me hace feliz y haciéndome responsable de mis actos y sus consecuencias, a seguir mi camino, a levantarme y renacer para continuar, a jugarme por mi realización personal, y por supuesto, a trabajar por mi trascendencia porque tengo la seguridad interior de que mi propósito es sano.

            No es mi idea hacer un panegírico de mis logros. Te los cuento porque tú y yo somos lo mismo: un ser humano, y por ende tú tienes las mismas potencialidades para lograr lo que te propongas. ¿Te parece difícil? Nunca dije que fuera fácil. Sólo que es POSIBLE. Lo que me permito sugerirte es que siempre te escuches y seas fiel a ti mismo.

            ¿Te animas a escribir un comentario en el que puedas decir lo que estás haciendo para crecer, cómo te sientes contigo mismo por eso, cómo interpretas tus errores, qué te hace feliz, qué te gustaría cambiar en tu vida, cuál es tu propósito magnífico…?

Atiende a lo te salga de dentro

La verdadera historia de Rocky

En 1974, Sylvester Stallone era un actor y guionista desalentado y sin dinero. En un combate de boxeo, se inspiró en un anónimo boxeador que «llegó hasta el final« al enfrentarse al gran Mohammed Ali. Stallone corrió a casa, y en tres días de explosión creativa escribió el primer guión de la famosa película Rocky.

Con los últimos $100 dólares que le quedaban, envió el guión a su agente. Un estudio le ofreció $20.000 dólares, con Ryan ONeal o Burt Reynolds en el papel de protagonista. A Stallone le encantó la oferta, pero deseaba interpretar el papel él mismo; entonces se prestó a actuar gratis, y la respuesta fue: En Hollywood las cosas no funcionan así. Él rechazó la oferta aunque necesitaba el dinero desesperadamente. Subieron la oferta por el guión a $300.000 dólares; Stallone les contestó que no se quería pasar toda la vida preguntándose… ¿qué hubiera pasado si…? Y que si él no interpretaba la película, prefería que no se rodara.

Al fin accedieron a que interpretara al boxeador: le pagaron solo $20.000 dólares por el guión, más 340 dólares por semana, el mínimo en la escala salarial de los actores. Descontando los gastos, los honorarios del agente y los impuestos, ingresó unos $6.000 dólares netos en lugar de $330.000.

En 1976 nominaron a Sylvester Stallone para el premio «Oscar» de la Academia al mejor actor. Rocky se llevó tres Oscar: mejor película, mejor director y mejor montaje. Desde entonces, la serie de películas de Rocky ha recaudado en taquilla casi mil millones de dólares. ¡Y ha hecho de Sylvester Stallone una estrella de cine internacional!

¡Atiende a lo que te salga de adentro!

Me surge aquí una poderosa frase del Dr. Mario Alonso Puig:

¿Es el milagro el que da lugar al creyente o es el creyente el que da lugar al milagro? Mario Alonso Puig

 

Por el placer de compartir.

 

 

 

 

 

 

 



ACOMPAÑADOS POR EL COACHING 15-05-2011 –
CC by-nc-nd –
Rita Elma Tonelli

 


Comparte esto

2 comentarios

  1. Mi Actor preferido, Los vi todas sus peliculas son espectaculares y además contiene mucha enseñanza para el éxito.
    Gracias amiga por compartir esta histortia.
    Saludos
    Leonardo Luján
    Trujillo-Perú

    [Responde a este comentario]

    admin Reply:

    Me alegra mucho, Leonardo, de que te haya gustado. También pienso que es un ejemplo su vida. ¡Que aproveche!

    [Responde a este comentario]

  2. Pingback: Diferencias +Diferencias = Resultados | Rita Tonelli Coach

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

CLOSE
CLOSE