Enero se llama así en honor al dios romano, Jano.

Completitud Coaching Ontológico

Completitud Coaching Ontológico

Se representaba con una medalla porque tiene dos caras. Era el dios de los umbrales y las puertas (que también tienen dos caras). Y era además, el dios de las transiciones.

Enero tiene dos caras porque mira al año que se va y al que viene. Como podrás apreciar, su nombre es coherente.

Hoy es el día de la transición más importante de tu vida.

Veamos una forma efectiva de terminar realmente esta etapa.

Vas a atravesar un umbral, vas a abrir una puerta…

 

Solo por hoy, mirá para atrás, hacia el año que se va…

¿Qué intentaste?

¿Qué lograste?

¿En qué fracasaste?

¿Qué aprendiste?

¿En qué cambiaste?

¿Cuáles fueron tus decisiones más importantes?

¿A qué cosas del año que se va les vas a decir “¡Basta!”?

Te sugiero que escribas estas respuestas para decirle “Adiós” al año que se va.

¡Y completá!

La completitud es la acción poderosa que termina con nuestros pendientes.

Completar es terminar con aquellos procesos que han quedado inconclusos, esas conversaciones que están pendientes, incluidas las conversaciones internas que recurren en vos. Es lo que nunca encontrás tiempo para hacer y siempre hay un después para realizarlo. Es lo que falta en cada situación en la que ya no estás…pero sigue con vos. También pueden ser, reconocimientos sin hacer, un perdón que decidir, un llamado que te asusta, deudas –de todo tipo, morales y espirituales, también-, etc.

La completitud te permite estar en paz, liberado y limpio para un inicio esplendoroso.

 

El mundo es redondo y cualquier lugar que podría parecer el fin, puede ser el principio.  Ivy Baker Priest

 

            Puede faltar una acción, una llamada telefónica, una carta, un mail o simplemente, una declaración de perdón.

            Y algo muy importante…

            Cuando estés auto observándote, recorriendo cada situación de todos los dominios de tu vida, personal, social, familiar, laboral, te puede aparecer alguna que sientas que no pueda ser completada en este momento.

             ¡Declarala completa por ahora y soltala!

            Esto hará que no te drene más energía y la puedas apartar de tu conversación interna porque lo que sentís que te falta se puede transformar en el centro de tu atención anulando tu posibilidad de contar lo que tenés, agradecerlo y reconocer su gran valor.

           

Y tendremos lágrimas y habrá lluvias

                         y comenzaremos nuevamente.  Deena Metzger

 

 Cosas buenas y malas han pasado, pasan y pasarán.

El secreto está en saber transformar las buenas vivencias

en recuerdos permanentes y las malas, en momentos fugaces.

                                                              Lair Ribeiro

 

            No entres en el Círculo del 99.

         Había una vez un rey muy triste que tenía un sirviente que era muy feliz.

El rey no conseguía explicarse cómo el paje, que tenía mucho menos que él, era tan feliz, por eso llamó al más sabio de sus asesores y le preguntó:

-¿Por qué él puede ser tan feliz teniendo tan poco?

-Ah, majestad. Lo que sucede es que él está fuera del círculo.

-¿Qué círculo?

-El círculo del 99. Si tú quieres, puedo hacerlo entrar y verás como, enseguida, se pone triste. Eso sí, si entra, luego no podrá salir. ¿Estás dispuesto a perder un excelente sirviente para entender cómo funciona el círculo?

-Sí –contestó el rey.

-Bien. Esta noche te pasaré a buscar. Debes tener preparada una bolsa de cuero con 99 monedas de oro, ni una menos, 99.

Esa noche, el sabio y el rey dejaron en la puerta de la casa del paje la bolsa con una nota que decía:

“Este tesoro es tuyo. Es el premio por ser un buen hombre. Disfrútalo y no cuentes a nadie cómo lo encontraste.”

 

El sirviente encontró la bolsa y al ver que tenía muchas monedas se puso a contarlas.

Él, que nunca había tenido ni una sola, se encontraba en ese momento, con una montaña.

Fue haciendo pilas de 10: 1, 2, 3, 4, 5…hasta que formó la última pila…pero ésta tenía 9 monedas…

-No puede ser, ¡me robaron!99 monedas. Falta una. Noventa y nueve no es un número completo. Falta una.

A partir de ese día, su sonrisa se desdibujó mientras buscaba la moneda número cien, sin la cual ya no podía ser feliz.

 

Por el placer de compartir.

 


Comparte esto

6 comentarios

  1. En esto dìas especiales, de auto observaciòn, reflexiones y balances, creo haber logrado la completitud que tanto buscaba. Termino un año sin asuntos pendientes que he postergado haciendome alguna trampita, termino en paz y con todas las energìas puestas en un enero que yo declaro, va a ser totalmente diferente a mis otros eneros. y espero un despertar esplendoroso a un año que me va a sorprender dìa a dìa. y que seguramente serà grandioso!
    Gracias por todas las publicaciones que compartiste Rita, porque con ellas me retro alimentè y renovè mi convicciòn y felicidad,de estar «de este lado!

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Maravillosa declaración, Sonia!!! ¿Cómo se siente poder declarar todo completo? Aun cuando algo no se haya podido terminar, habrás visto en el post, que el efecto definitivo está en declararlo completo por ahora y soltarlo.
    Estás de «este lado»… creo que siempre lo estuviste y si en algún momento, no la pasaste bien se debía a tu necesidad de volver para acá.
    Gracias a vos por haberte sentido motivada para este año fabuloso que tuviste.
    Y que vas a tener, sin duda porque haber declarado nuestra completitud, nos libera y limpia purificándonos.
    Está muy bueno empezarlo juntas, real y virtualmente.
    Besos.

    [Responde a este comentario]

  2. Hola, Rita:
    Este es un gran artículo para leerlo, como tu bien dices en el día de hoy. No conocía el concepto de completitud, pero estoy segura que me servirá para hacer mi declaración de paz y reconciliación con mis asignaturas pendientes.
    En lo personal, el año que termina fue mejor que el anterior y espero seguir creciendo cada dia.
    No debemos olvidar lo que nos prometimos a nosotros mismos y a nuestros semejantes en estas Fiestas, que considero el gran error que muchos cometen.
    De lo que estoy segura, es que seguré difundiendo tu obra, para que cumplas tu misión tan importante.

    Felicidades!!! y un fuerte abrazo de Iris
    Iris Moreno Roca publicado recientemente..Pinterest: Una Imagen Vale Mas Que Mil PalabrasMy Profile

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Hola, Iris
    ¡Gracias por tu comentario y gracias por tu apoyo! La completitud es necesaria para cerrar las etapas, efectivamente. Cuando nos quedan pendientes -los que se pueden completar y no se completan- se comienza con una carga, con algo que nos ocupa la mente… no estamos «nuevos» para empezar lo nuevo.
    Mantegamos el ánimo de las fiestas durante todo el año -como sugiero en http://coachingyespiritu.com.ar/fiestas-coaching-ontologico/ como fuerza que nos ayude a no abandonar las buenas intenciones y que éstas se conviertan en acciones exitosas.
    ¡Gracias por tus deseos!
    ¡Buena vida todos los días!
    Un abrazo.

    [Responde a este comentario]

  3. Patricia Bujons

    No enfocarnos en lo que no hemos logrado que gran artículo que compartes y lo que es el mes de Enero el principio y el fin, el concepto de completitud me gusta pues no lo había escuchado, como siempre gracias por otro gran artículo

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Hola, Patricia! ¡Gracias por tus palabras!
    La completitud es una herramienta importantísima para que sintamos cargas por cosas que tenemos pendientes.
    A veces, las sentimos y no sabemos a qué se deben… ahí es el momento inmediato de empezar a completar.
    Un abrazo.

    [Responde a este comentario]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

CLOSE
CLOSE