Incertidumbre

 

Certidumbre o Incertidumbre

Heisemberg, premio nobel de física, postuló el Principio de Incertidumbre, y como en tantos otros temas, la física cuántica sostiene con sus conceptos, la posibilidad de la felicidad humana.

¿Para qué le sirve la física cuántica a la humanidad y al Ser Humano?

 

Consideramos la incertidumbre como el peor de todos los males hasta que la realidad nos demuestra lo contrario. Alphons Karr

¿Es así?

Veamos… ¿De cuánto podemos estar totalmente seguros?

De muy poco, amigo, de muy poco. Ni siquiera sabemos si colocando agua sobre el fuego, se calentará porque si se corta el combustible, no sucederá.

Y es así debido a la conexión existente entre numerosos ámbitos y que ocurre ante el acaecer de algo.

 

Las personas vivimos ansiosas por tener certezas, y hasta las generamos anecdóticamente, para poder seguir viviendo. 

 

En cualquiera de los dos bandos que creas que estás, hay una clave para ti.

 

 

¿Qué aspectos necesitas tener en cuenta para llegar a vivir en paz, y a partir de allí, en forma efectiva y productiva? ¿Qué aspectos determinarán que estás logrando tu transformación personal?

 

Confiar en el Caos

Creo en esto. Es un orden diferente en el que se producen sorpresas, asombro, imaginación y creatividad.

Depende de la mirada que tengamos sobre él, el poder apreciarlo o temerle.

¿Por qué anhelamos la tranquilidad?

¿Qué sucede cuando todo está tranquilo?

Yo creo que nada y hasta hay un inconciente colectivo que también teme a esto en forma latente, por aquella creencia de que “la tranquilidad excesiva anuncia una pronta tormenta”. ¿Ves? Todo es una cuestión de miradas.

No temas vivir en el caos.  El trae lo nuevo y tu posibilidad de transformación.

No sirve buscar explicaciones a todo. ¿Por qué no sirve? Porque las causas que esgrimimos son solo juicios que realizamos para sentirnos más tranquilos.

La naturaleza se compone de ecos reflejados por eventos no-lineales. Es uno de los conceptos principales de la teoría del caos.

¿Irías en contra de la naturaleza?

¿Puedes ir contra ella con resultados exitosos?

¿Te va haciendo sentido lo que te comparto?

 

Valorar la confusión

Nos cuesta muchísimo renunciar a la certidumbre: “esto es así, va a resultar de esta forma, tengo la certeza de…” Si ya te diste cuenta de que lo único permanente es el cambio, es tiempo de que también seas cociente de que la certidumbre no nos da seguridad… es un invento que realizamos con nuestras explicaciones… y nos engañamos. La certidumbre es en realidad la que genera un caos, pero no uno de orden sutil –como te decía más arriba- sino uno, de inercias, desactualizaciones, obsesiones, porfías y atraso por no poder abrazar la evolución.

 

Moverse con Tranquilidad en la Incertidumbre

Necesitamos la incertidumbre para establecer relaciones afectivas, para aumentar nuestros conocimientos, para fortalecer nuestra conciencia, y para desarrollar nuestra autoestima. La incertidumbre ante el futuro, ha sido y será el motor que mueve a la humanidad hacia delante. La seguridad absoluta en todos los órdenes es parálisis, castradora de la personalidad y arrullo de vagancias. Manuel Zapatero.

 

¿Cómo aprender a movernos con Tranquilidad en la Incertidumbre?

Es una práctica permanente.

Comienza por establecer ciertos principios: soltar, moderar y equilibrar nuestros intentos de control, confiar en nuestro proceso personal, mantener la humildad de no saberlo todo, y tolerar. Sí, tolerar, pero con una tolerancia nutrida por la aceptación: Ese otro que pertenece a tu entorno es diferente y tiene su propia forma de pensar, lo que sucede siempre es para bien, si algo no se da es porque era mejor para nosotros.

Hace unos días, una de mis hijas me dijo: “Tengo la sensación de no saber por qué y cómo sigo caminando, en medio de este descontrol que está siendo mi vida, sin seguridad de nada, pero y tampoco sé por qué, me doy cuenta de que sigo adelante”.

No sé si te podrás imaginar la alegría que me dio. Ella me lo decía preocupada y yo le contesté: “Me alegro mucho”.

¿Es fácil esta propuesta que te hago?

¡No! No es fácil y requiere de toda nuestra atención para recordar los principios que te menciono como base para comenzar con este aprendizaje, requiere de nuestra credibilidad profunda en cada uno de ellos y requiere de la repetición permanente en nuestro accionar, en ese sentido.

¿Qué pasará?

Elimina esta inquietud y prepárate para disfrutar del asombro y la sorpresa.

¿Cómo lo resolveré?

Haz todo lo que puedas y cuando lo hayas hecho, suelta, ahí termina tu control sobre los acontecimientos.

¿Qué haré con lo que me pase?

Si todavía no pasó, amigo. ¿Qué es lo que te estás preguntando?

 

Ese asombro al que quiero con el corazón, que te animes a exponerte, es la sensación más maravillosa de felicidad que puedes llegar a sentir, cuando el desenlace de tu nudo se produzca. Te vas a reír. Te vas a entusiasmar. Te vas a sentir pleno al comprobar que lo que pasa siempre es lo mejor.

¡Ama la incertidumbre!

 

El Náufrago

El único sobreviviente de un naufragio llegó a la playa de una diminuta y deshabitada isla. Oró fervientemente a Dios pidiéndole ser rescatado, y cada día escudriñaba el horizonte buscando ayuda, pero no parecía llegar.

Cansado, finalmente optó por construirse una cabaña de madera para protegerse de los elementos y almacenar sus pocas pertenencias.

Un día, tras merodear por la isla en busca de alimento, regresó a casa para encontrar su cabañita envuelta en llamas, con el humo ascendiendo hasta el cielo.

Lo peor había ocurrido… lo había perdido todo. Quedó anonadado con tristeza y rabia. «Dios: cómo me pudiste hacer esto a mí!» se lamentó.

Temprano al día siguiente, sin embargo, fue despertado por el sonido de un barco que se acercaba a la isla. Había venido a rescatarlo.

 -¿Cómo supieron que estaba aquí?, -preguntó el cansado hombre a sus salvadores.

-Vimos su señal de humo-, contestaron ellos.

 

 

Nunca sabemos que sucederá a continuación; tampoco sabemos por qué sucede lo que sucede. Inventamos explicaciones individuales, familiares, nacionales, religiosas o culturales. Queremos saber para poder predecir, para elegir un curso de acción o para intentar controlar nuestra vida, aunque sea un poco. Pero la verdad es que no sabemos. Janet Cedar Spring

 

Por el placer de compartir.

 


Comparte esto

4 comentarios

  1. Joaquín Moreno Terán

    Excelente artículo, realmente cada vez que siento que vivo en el aquí y ahora, se fortalece mi espíritu, mis preocupaciones desaparecen, baja el estrés, no se puede estar imaginando que pasaría si…,, si pudiera llegaría a hacer…, etc; la vida hay que vivirla conforme se vaya presentando, claro con una clara definición de lo que quiero y todo lo demás viene por añadidura; no apures la corriente, deja que el rio fluya, la paciencia es una virtud, Saludos Rita, un fuerte abrazo y gracias por compartir.

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Hola, Joaquín!
    ¡Agradecida por tu comentario y aporte!
    Gracias por tu valoración de este artículo, además.
    Me alegra escucharte. Cuando comprendemos esto desde el intelecto, estamos comenzando a poder pasarlo al espíritu y llevarlo adelante para lograr una vida de paz.
    Saludos, amigo.

    [Responde a este comentario]

  2. Pingback: Para Que La Confianza |

  3. Muy interesante el articulo, el que en el contexto del proceso en el que me encuentro me permite darme cuenta que la ilusión de vivir en las certezas, me llena de prejuicios, modelos, excusas limitaciones, me resta libertad, presencia y oportunidades de ser quien soy, de fluir en paz.

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    ¡Me alegra escucharte, Zulma querida!
    ¡Tu desarrollo va camino de la excelencia!
    ¡A fluir entonces con tu transformación personal!
    Te acompaño… Siempre
    Un abrazo

    [Responde a este comentario]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

CLOSE
CLOSE