Relaciones HumanasY es necesario que te recuerde que cuando hablo de Éxito, me refiero a lo que sea que él sea para vos, teniendo en cuenta que para cualquier ser humano, esta palabra refiere a la consecución de un logro. Por lo tanto este post aplica para lo que lo estés necesitando y te implica a vos porque el «necesitar» está indicando la presencia de una persona.

¿Qué o quién será ese factor variable?

En cierta medida, es un qué y es un quién porque…

La relación con los demás es el factor variable entre el éxito y el fracaso y nosotros somos en esa relación, ese factor variable.

No se puede dudar del beneficio que significa tener buenas relaciones con los demás. Sin embargo, hay detalles dentro de las mismas, que pueden pasar desapercibidos –por nuestra tendencia a considerarlos obvios– y que como todos los detalles, marcan la diferencia.

La sentencia anterior nos deja en un lugar de poder ya que al ser nosotros el factor variable, podemos intervenir en esos vínculos para darles la excelencia necesaria y así transformar sus resultados en extra-ordinarios.

Veamos…

¿Cómo saludás?

Si estás enojado o tenés alguna situación personal que te pre-ocupa ¿Tenés la capacidad de cambiar tu humor cuando te encontrás con alguien que no tiene nada que ver en tu problema?

El saludo cordial puede ir perdiéndose porque estamos pre-ocupados, enojados, disgustados con una situación personal, y en la transparencia, podemos seguir con ese humor cuando nos encontramos con alguien.

 «Yo no critico como hace fulano/a que me hace poner mal con su falta de consideración hablando de otras personas.» ¿Alguna vez dijiste algo así o similar?

¿Qué estás haciendo cuando decís esto?

No critiques. La crítica mal predispone a tu auditorio porque el que te escucha piensa que cuando estás con otro, puede ser el objeto de tu crítica. No minimices la capacidad de las personas. La gente no es tonta.

¿Apreciás a los demás con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente? 

¿Queres a algunas personas pero en algunos aspectos, podés llegar a decir…? «Yo la/lo quiero mucho pero convengamos que no es demasiado inteligente.»

La clave es “apreciar siempre  y en completud».

¿Cuánto tenés disponible la palabra «gracias»?

¿Vos creés que las gracias se dan solo porque alguien te da o hace algo por vos?

¿Las gracias se dan por lo que el otro hace o por tu crecimiento personal, por tu aprecio de lo que tenés (entre esas cosas, al otro en tu entorno) y por el que sentís por la otra persona?

La clave es tener presente y disponible en tu lenguaje, la palabra “gracias”.

¿Te ocupás de comentarle al otro los buenos dichos de los demás sobre él?

¿No le decís nada porque el que lo dijo «ya se lo contará»?

La clave es “resaltar las virtudes”.

¿Te irrita cuando alguien, en medio de algo «serio», hace una broma?

¿Pensás: «¡Qué desubicado que es!»? Si es así, te aviso que es un problema de él y que vos por tu parte, no necesitás perder tu talante con dedito juzgador.

La clave es “la diversión no implica falta de seriedad”.

¿Sos un «relator de un rosario de problemas» para la gente que se encuentra con vos?

¿Tendrán ellos los suyos?

¿Y si distinguís entre los amigos que si preguntás, pueden querer escucharte y las otras personas con las que te relacionás que no tienen que soportar este tipo de comportamiento? ¿Sabés cómo las podés distinguir rápidamente? Te lo digo: a esas personas, jamás les preguntarías si están dispuestos a que les cuentes un problema; a un amigo sí se lo preguntarías.

La clave es «todos tenemos problemas y si necesitás que te escuchen, pedilo y preguntá», siempre a los amigos.

¿Cómo es tu forma de escuchar?

¿Se diferencia de tu oír? 

La clave es «la escucha es la parte activa de una conversación». 

¿Cómo es tu forma de prometer? ¿Cómo es tu forma de comprometerte?

¿Cumplís con tu palabra?

¿Te considerás una persona confiable?

La clave es “No hagas promesas que no puedas cumplir”.

Esta es una frase maestra que resume la calidad de las relaciones humanas:

Si querés miel, no des puntapiés a la colmena. Dale Carnegie

Aquí tenés una historia que te mostrará la sabiduría escondida en el buen trato con los demás,  donde siempre sos vos el factor determinante.

El 14 de Octubre de 1998, en un vuelo trasatlántico de la línea aérea British Airways, tuvo lugar el siguiente suceso: A una dama la sentaron en el avión al lado de un hombre de raza negra. La mujer pidió a la azafata que la cambiara de sitio porque no podía sentarse al lado de una persona tan desagradable. La azafata argumentó que el vuelo estaba lleno, pero que iría a revisar a primera clase a ver si por si acaso,  podía encontrar algún lugar libre. Todos los demás pasajeros observaron la escena con disgusto, no solo por el hecho en sí, sino por la posibilidad de que hubiera un sitio para la mujer en primera clase. La señora se sentía feliz y hasta triunfadora porque la iban a quitar de ese sitio y ya no estaría cerca de aquella persona. Minutos más tarde regresó la azafata y le informó a la señora: «Discúlpeme señora, pero efectivamente todo el vuelo está lleno… no obstante,  encontré un lugar vacío en primera clase. Sin embargo, para poder hacer este tipo de cambios le tuve que pedir autorización al capitán. El me indicó que no se podía obligar a nadie a viajar al lado de una persona tan desagradable.» La señora con cara de triunfo, intentó salir de su asiento, pero la azafata en ese momento se dio vuelta y le dijo al hombre de raza negra: “Señor, ¿sería usted tan amable de acompañarme a su nuevo asiento?»

Todos los pasajeros del avión se pararon y ovacionaron la acción de la azafata.

Ese año, la azafata y el capitán fueron premiados por esa actitud. La empresa British Airways se dio cuenta que no le había dado demasiada importancia a la capacitación de su personal en el área de atención al cliente, entonces, hizo cambios de inmediato.

Desde ese momento en todas las oficinas de British Airways se lee el siguiente mensaje:

«Las personas pueden olvidar lo que les dijiste, las personas pueden olvidar lo que les hiciste, pero nunca olvidarán como los hiciste sentir.»

 

Por el placer de compartir.

 


Comparte esto

6 comentarios

  1. Muchas variables,que a primera vista parece que tienes que estar atento a muchas cosas en tu vida pra poder alcanzar la estima de los demás o su confianza.Pero leyéndolo sin analizar palabra a palabra ,sino con la mente abierta ,se da uno cuenta (Mi opinión) que componen un todo en una persona y su forma de interactuar con los demás,son componentes del día a día que todos tenemos o cometemos ,que no nos hace mejores ni peores sino que acentúa nuestra personalidad y el trato con lo demás.
    Éxito-Fracaso,bien podían unirse las dos pues la una ayuda a la otra,una fracaso te tiene que servir para reconsiderar tus fallos o errores e intentarlo de nuevo para que de esta manera lo puedas transformar en un éxito personal,el éxito se suele conseguir a base de sacrificios personales y suele estar lleno de muchos fallos,pero ahí tienes que estar tu ,para no venirte abajo y ser un continuo ,perdedor, con miedo siempre a fracasar escondido en tu zona de confort pensando que en esa zona te salvaguarda de afrontar responsabilidades,pequeñas luchas diarias que hay que afrontar,fracasando algunas veces y otras saliendo airoso,eso hace que tome forme un carácter fuerte,y una visión de la vida sabiendo los riesgos, pero afrontándolos.
    Es dificil ,el que al tener un mal día lo pagues con los demás,con tus gestos con tu forma de actuar y contestar y como bien dice hasta en tu forma de saludar,el problema es tuyo no tienen la culpa los demás y eso es algo que se tiene que entrenar,si estas en una reunión y tienes problemas en casa los tienes que aislar y dedicarte a lo que se esta debatiendo en el momento,así como el famoso dicho «traer los problemas a casa,¿por qué?,¿qué culpa tienen los que te rodean de algo que has creado tu ,y no precisamente con ellos?. No sabes que cada cosa tiene su momento hasta lo mas complicado,te puede preocupar,pero no tienes derecho a que los demás paguen por ello, explica lo que te sucede comparte que eso alivia,eso si escuchando lo que te tengan que decir,es importantísimo saber escuchar (Resilencia) escuchar analizar y sobreponerte y luchar y esto lo entroncamos con saber ser agradecido,dar las gracias por la ayuda o acto prestado por otro,nunca entenderé ¿por qué al ser humano le cuesta tanto pedir perdón y dar las gracias ,tanto en lo bueno como en lo malo? ¿Qué logramos con el orgullo?.
    Nadie es libre de haber hecho falsas promesas o haber criticado a otros ,solo por destruir ,por envidia mal sana,siempre criticamos las virtudes y los hechos de los demás por nuestra propia inmadurez e incapacidad de poder hacer lo que otros hacen,no sabemos ponernos limites ,quiero decir que los hay mejores y peores,pero no todos tenemos las mismas habilidades y hay que reconocerlo,es un acto de humildad pero que nos honra como persona, pedir ayuda no es nadad denigrante es de sabios.
    Hay algo que a lo mejor no viene a cuento pero lo voy a escribir .Hoy en día el ser humano no tiene carácter ni opinión propia ,se deja llevar por los demás,toma posturas en tu vida y defiéndelas,no le digas a todo que si.
    Me considero un Librepensador y todo lo que conlleva.Opina con fundamento y con argumentos.
    Un Saludo.
    Me quedo con.
    “Las personas pueden olvidar lo que les dijiste, las personas pueden olvidar lo que les hiciste, pero nunca olvidarán como los hiciste sentir.” Tantas y tantas veces no medimos nuestros actos , que por culpa de ello solo buscamos el herir.
    Fernando Reyes Crespo publicado recientemente..ONUDD Embajadora de Buena Voluntad Nicolas Cage renueva su nombramientoMy Profile

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Hola Fernando:
    ¡Muchas gracias por tu comentario y aporte!
    Como digo en el post, se trata de pequeños detalles que hacen la diferencia y que por nuestro transcurrir en transparencia (automático) no podemos tener en cuenta porque se nos escapan. ¿Son tan pequeños estos detalles, verdad? Y sin embargo, qué diferencia pueden hacer en nuestro entorno.
    También me quedo con la frase que elegiste: creo que nos da la clave para mejorar nuestras relaciones con los demás.
    Muchas gracias por tu interpretación y tus ejemplos.
    Un abrazo enorme, amigo!

    [Responde a este comentario]

  2. para no venirte abajo y ser un continuo
    Quiero decir.
    para no venirte abajo y de esa forma no ser un continuo……………..
    Fernando Reyes Crespo publicado recientemente..Manual de AdiccionesMy Profile

    [Responde a este comentario]

  3. ¡¡Un aplauso muy merecido!! por este post tan increiblemente cierto y que ocurre en la mayoría de los seres humanos, sin intención de ofender a nadie te diré que…
    Yo he visto este comportamiento con todos los efectos que describes en una gran parte de las personas que conozco. Y de hecho te contaré que por el hecho de no dar explicaciones sobre alguien que ya no está en esta vida, fuí criticada durante una sesión entre gente muy cercana.
    Alguien me dijo y yo respondí –No es que no tengais razón, simplemente esa persona ya no está aquí, ni se puede defender o decir– Alguien me contestó –¡Pero tú tambien fuiste perjudicada por esta persona…¿Vas a ser tan cínica de decir que era una bellísima persona?– Yo contesté de nuevo —Si a mi me hizo o dejó de hacer es mi problema. Cada uno que cuente lo que quiera, pero a mi no me metais, porque ni odio a esa persona ni ya está aquí, y lo mismo que puedo criticar a esa persona que no está aquí, podría criticar por otras cosas a otros que sí esais aquí y decirlo más directamente, pero como bien he dicho… No odio a nadie–
    Todos quedaron callados Rita.. To-dos.. hace solo unos meses de esta anécdota. Con esto no quiero decir que nunca me haya comportado así, aunque los que me conocen bien saben que no es mi costumbre. Pero debemos ser más objetivos… Pero es verdad que cada uno es como es, y eso lo complica un poco…
    Me ha encantado la historia de la azafata. Otro aplauso para ella y en capitán del avión.
    BUENISIMO TU ARTÍCULO TAN DETALLADO.
    Un besote preciosa.

    [Responde a este comentario]

    Rita Tonelli Coach Reply:

    Hola, Mari Carmen!
    ¡Muchísimas gracias por tu comentario y tus palabras!
    Realmente, cuando las cosas las tenemos en la punta de la nariz es cuando menos las vemos, por eso, me encanta cuando alguien puede identificar un tema que escribí con su vida diaria porque como seres humanos, todos estamos involucrados en mi materia… 🙂
    Cuando somos capaces de estar en alerta, es decir, cuando estamos concientes en el presente, podemos elegir nuestras respuestas, previo pensamiento acerca de sus consecuencias y hasta donde y desde qué lugar nosotros nos meteremos en el asunto.
    ¡Gracias mil por tus palabras, nuevamente! Son una gran alegría para mí.
    Abrazos

    [Responde a este comentario]

  4. Las personas estamos demasiado centradas en el pasado y pagamos nuestros males con el primero que se nos cruza. A veces somos simpáticos y según nuestra conveniencia otras veces muy déspotas.
    Todo el mundo tiene problemas y los nuestro no son una escepción.. Debemos recordarlo, por muy dificil que nos parezca. A mi me parece de lo más sencillo.
    Un abrazo de nuevo. jeje..;-)

    [Responde a este comentario]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

CLOSE
CLOSE