Si te interesa tener sesiones de coaching pero no sabes cómo funcionan y cómo son, llena el formulario clikando la imagen y me comunicaré contigo para acordar día y horario para que tengas la tuya.

En ella podrás:

Experimentar el poder del Coaching en una sesión focalizada en lo que quieras mejorar.

Resolver tus inquietudes con respecto al Coaching, al método de trabajo y la duración del proceso y de las sesiones.

La máxima privacidad y confidencialidad está garantizada por mí y esta sesión no te compromete a nada ni de ninguna manera.

Respondo todas las solicitudes en un máximo de 48 horas.

Más »

Comparte esto

El estado de flow es un acercamiento a la felicidad, sea lo que sea lo que ésta implique para ti, porque en él logras la motivación y el bienestar más altos.

En los tiempos que atravesamos, es principal entrenarnos para alcanzarlo porque la población mundial está sintiendo los efectos de la pandemia, a todo nivel, pero especialmente en lo que atañe a nuestra mente y emociones. Necesitamos todas las herramientas posibles para nuestro proceso de renacimiento.

No tenemos claro qué es lo que nos pasa, solo sabemos que nos pasa. Nos cuesta salir de la tristeza, de la apatía, de los estados de ánimo de angustia y desaliento y no podemos mantener la esperanza dentro de la incertidumbre permanente. Todos aspectos que interfieren con nuestra alegría y la felicidad.

Recuerdo claramente cuando empezó la pandemia, haber pensado en ella viendo sus efectos, como en una guerra, de otro tipo, pero una guerra al fin. Por supuesto, que no fui la única que hizo esa asociación, pero lo que me sorprendió fue haberme enterado que su desarrollador, el psicólogo Mihály Csíkszentmihályi, partió en sus estudios de haber observado e investigado a las personas que habían pasado por una guerra.

En palabras de su autor, él llegó a originarla a partir de una coincidencia, las que mueven el Universo desde el orden sincrónico, no desde del de causa-efecto.

La experiencia del fluir (flow)

Encontrándose en una situación de quiebra económica y queriendo distraerse, encontró y acudió a una conferencia gratuita cuyo tema era Los platillos voladores. Sin embargo, quedó sorprendido porque el ponente no hablaba desde un punto de vista solo científico sino también desde uno, muy espiritual. Él no tenía idea que esta persona era nada más y nada menos que Carl Jung, quien le presentó unos conceptos que el captó con mucha claridad y de los que extrajo que: los pobres se sentían más infelices por la carencia de bienes materiales, pero los ricos no se sentían más felices por tener más de ellos. Esto lo llevó a colegir que para estar cerca de la felicidad –o en ella- debía haber otra cosa que nos colocara allí. Debo aclarar que aunque en ese momento todavía no era psicólogo, su esencia tendía a la psicología positiva, la que luego fue su campo. Jung había mencionado que para algunas personas el hecho de hacer mandalas los transportaba a un estado de éxtasis, donde vivenciaban una realidad alternativa. Se dio cuenta de que el “milagro” se producía a través del hacer.

Estar en estado de flow

Esta situación tiene siete características particulares:

  1. Sentirse completamente enfocado en lo que se está haciendo. Nada más ocupa su mente.
  2. Sensación de éxtasis, estar en una realidad alternativa.
  3. Trabajar con absoluta claridad interna, sabiendo siempre cuál es el próximo paso (sin pensar) y sintiendo que lo están haciendo muy bien.
  4. Saber que la actividad es posible de realizar –no existen obstáculos ni imposibilidades- y que nuestra habilidad está a la altura de la tarea.
  5. Sentir una sensación de serenidad, sin preocupaciones y sabiendo que vamos creciendo en el transcurso de la ejecución, más allá de los límites del ego.
  6. No existe el tiempo, el que pasa sin que nos demos cuenta. Enfocados totalmente y permanentemente en el presente.
  7. Te olvidas de ti mismo porque te sientes parte de algo más grande.

Estas características nos llevan a dar una descripción de lo que es el Flow, con bastante claridad.

El estado de flow es uno de máximo enfoque en nuestra tarea, en el que trabajamos con absoluta claridad, sin dudas ante el próximo paso, con confianza plena en lograr nuestro objetivo porque de la misma forma confiamos en nuestras habilidades para realizar cada acción. Esto da lugar a la aparición de la fluidez  (flow), donde no existen interrupciones. Nos acompaña la serenidad, en un espacio sin tiempo en el que permanecemos en el presente aún sin proponérnoslo, sintiendo que lo estamos haciendo bien, fuera de los límites del ego y olvidándonos de nosotros porque nos sentimos parte de algo más grande. Alcanzamos un estado de éxtasis, como de una realidad alternativa, que podemos identificar con la felicidad.

Se ha escrito –y escribe- mucho sobre qué es la felicidad. Me complace decirte que apoyo esta teoría puesto que he experimentado el estado de flow ejercitando mi profesión de Coach y escribiendo.

Ahora, te pregunto:

¿Recuerdas haber experimentado este estado?

¿Con qué actividad?

¿No lo has experimentado?

Elige una actividad que te atraiga, te interese, te de curiosidad.

Sugerencias para entra en estado de flow

Ponte objetivos claros y retadores (si no, te aburrirás).

El nivel de dificultad debe estar relacionado a tus habilidades, aunque sea siempre para mejorarlas.

Céntrate en el camino a recorrer (el proceso), no en el resultado.

¿Por qué es tan importante lograrlo?

Porque el estado de flow es un acercamiento a la felicidad.

Estamos hablando de sentirnos y ser felices.

¿Hay algo más importante?

Y también, nos encontramos con que el estado de flow, incentiva nuestra creatividad. ¿Necesitamos creatividad en este momento crítico que trae aparejada la búsqueda de nuestra reinvención?

En él desarrollamos nuestro talento, el que solo cumplirá su misión si lo compartimos con los demás.

Y algo sumamente importante. Ejercitando el estado de flow, nos será mucho más sencillo descubrir nuestro propósito de vida.

El estado de flow es un acercamiento a la felicidad.

Tengamos muy presente la conclusión a la que llega Mihály Csíkszentmihályi, su desarrollador:

Ya que la felicidad es la máxima aspiración que tenemos los seres humanos, intentemos poner más de nuestra vida en ese estado de fluidez.

Por el placer de compartir.

Comparte esto

Ahora… “a esta hora” (etimología de la palabra) es parte del hoy, tu único tiempo posible.

Ahora que ya has escuchado y escuchado que “Vivir en el presente” es una herramienta imprescindible para ser feliz. Y es cierto…

Presente. Ahora...

 Pero ¿Cómo vivir en el ahora, en el presente?

 

 Cuando escucho “Voy a esperar el momento adecuado”, acerca del tiempo para una acción, me surge la pregunta: ¿Qué quiere decir “adecuado”? ¿Cuándo puedes estar seguro de que es el momento adecuado? ¿Qué características tiene esa adecuación (que solo sirve para procrastinar)?

              

 El Ser tiene cierta tendencia a hacer esto, en absoluta transparencia, sin darse cuenta. Y lo hace por diferentes razones. Puede ser que sienta miedo a lanzarse, puede ser que realmente “crea” en esto del “Momento adecuado” y puede ser que viva posponiendo para retrasar el momento de ver los resultados de lo que dice que va a hacer.

  No exagero al decir: “viva posponiendo” porque esta acción se transforma en un hábito y podría mostrártelo como un músculo que al menor indicio de tener que ponerse en marcha, da un golpe a esa acción lanzándola hacia adelante (fuera del ahora), y así se repite interminablemente, hasta que te crees que esto es “natural”.

 

 

El resultado no esperado de esta conducta es que nunca hacemos nada…

¿Y para qué sirve “hacer”?

¿Para qué nos sirve en nuestra vida?

Quizás te sorprenda.

 “Hacer” o la “acción” puede ser el “remedio de todos tus males”.

 

 La revolución emocional, el bloqueo direccional, la angustia paralizante, la ambigüedad sostenida, tienen pronta solución emprendiendo una acción. Cualquiera sea. El punto es accionar. Mientras más dilatamos la acción más entorpecidos nos sentiremos ya sea, intelectual, emocional o espiritualmente.

 Cuando se acciona, la concentración de energía que generamos origina un feedback permanente que nos impulsa a romper los estados de dilación.

 No obstante, evita esperar un resultado determinado porque es allí donde intentamos controlar y forzar situaciones y hechos que solo se manifestarán cuando sea el momento. Como la muerte… que “no sucede en la víspera”. Quiero dejar muy claro esto. La idea es que accionemos para destruir nuestros momentos de sufrimiento, y que utilicemos esta técnica siempre que caigamos en uno de ellos. Una especie de herramienta instantánea.

  

 

El plan mágico universal tiene para cada uno de nosotros nuestro lugar y nuestra misión, y si bien, nos corresponde su búsqueda, no debemos ponernos ansiosos cuando la espera parece larga…Mantenerse en acción es la clave. Esperar confiados, la emoción.

 Cuando algo se inicia, hay un panorama amplio y desconocido que nos estimula, y a la vez, nos genera una zozobra que es la que debemos controlar para no perder el dominio sobre nosotros mismos. ¿La forma? Recordar que cada día –cada “ahorasegundo” es el único que importa. No el que pasó, no el que viene. Entonces, la visión de nuestro espacio se transforma solo en una sucesión de esos segundos a vivir con sabiduría: uno a la vez con todo el milagro que nos trae cada uno en su sucesión. 

  Cuando me preguntan qué es el Coaching, podría contestar con esta síntesis: “El coaching es acción”. Y cuando tengo que distinguir su diferencia fundamental con cualquier otra disciplina, podría contestar: “La diferencia está en la acción que tú decides hacer”.

  La acción nos lleva adonde queramos llegar… siempre, pero además –como vengo diciendo desde el principio- es la forma poderosa y curativa de nuestras emociones negativas.

  Existen numerosos ejercicios para cambiar nuestros estados de ánimo, para lograr una mirada optimista de la vida (y todos son maravillosos). No obstante, te sugiero específicamente, cuando te encuentres en algunas de estas disyuntivas, ¡Acciona! ¡Haz! ¡Haz algo! ¿Cuándo?

   ¡Ahora! ¡Ya! Ese es el momento.

   No importa qué. Sí, no importa qué. Recuerda que estás accionando para salir de la inercia de tu estado emocional debilitante.

   ¿Simple? ¡Efectivamente! ¡Muy simple!

   Si es tan simple… ¿Por qué no lo haces? ¿Para qué no lo haces?

   Quizás no puedas creer lo que te estoy diciendo… Solo te pido que te des la oportunidad de intentarlo. ¿De qué otra forma podrías saber si esto es así? ¿Y si te funciona?

   ¿Y si empiezas a tener control sobre las emociones que te dañan?

   ¿Y si empiezas a gestionar tu ánimo tomando el control del mismo?

   ¿Es necesario que algo efectivo, sea además complicado?

   ¿Por qué pensamos en que lo que da resultado, tienen que ser difícil?

 

¡Camina! ¡Muévete! ¡Habla!… ¡Mira video al final! ¡Lo hice para ti hace un tiempo, disfruté enormemente haciéndolo y ahora es uno de los momentos para verlo! 

  ¡Ahora! ¡Es el momento… de accionar para y por ti mismo!

  

Un gran maestro y un guardián compartían la administración de un monasterio zen.

Cierto día el guardián murió, y había que sustituirlo.

El gran maestro reunió a todos sus discípulos, para escoger a quien tendría ese honor. «Voy a presentarles un problema dijo-. Aquel que lo resuelva primero será el nuevo guardián del templo».

Trajo al centro de la sala un banco, puso sobre este un enorme y hermoso florero de porcelana con una hermosa rosa roja y señaló: «Este es el problema».

Los discípulos contemplaban perplejos lo que veían: los diseños sofisticados y raros de la porcelana, la frescura y elegancia de la flor… ¿Qué representaba aquello? ¿Qué hacer? ¿Cuál era el enigma? Todos estaban paralizados.

Después de algunos minutos, un alumno se levantó, miró al maestro y a los demás discípulos, caminó hacia el vaso con determinación, sacó un machete y lo rompió.

Usted es el nuevo guardián -le dijo el gran maestro, y explicó-: Yo fui muy claro, les dije que estaban delante de un problema. No importa qué tan bellos y fascinantes sean o cuanto nos atrapen, los problemas no están para contemplarlos sino que tienen que ser resueltos, inmediatamente.

 

Siete palabras mágicas

Por el placer de compartir

 

 

Comparte esto

Actitud Una Palabra Del Coaching

Actitud… Ese estado de ánimo que se expresa de una cierta manera, según la R.A.E., es una Palabra Del Coaching.

 

El Coaching observa lenguaje, cuerpo y emoción.

Indudablemente, tu actitud se refleja en tu lenguaje. Por definición se refiere, en uno de sus significados, al cuerpo, y pertenece al dominio emocional… porque tu actitud proviene de tu estado de ánimo (también por definición).

¡Toda una palabra para que analicemos juntos y aprendamos de ella! Más »

Comparte esto

TenacidadObservo, reconozco y comparto un espíritu poderoso que alienta a muchos seres humanos, a la consecución de logros, que busca el éxito en cualquier tipo de emprendimiento: personal, familiar o laboral.

Y paralelamente, escucho acerca de la supuesta imposibilidad para esa concreción, que solo se puede salvar con la “suerte”.

La suerte es la excusa de los fracasados. Pablo Neruda

 Yo tampoco me salvé de las garras de las creencias, y en algún momento del inicio de mi formación, también creí que la suerte determinaría mi vida. Hasta que un gran líder que tuve en mi carrera, un día me espetó en la cara esta frase que impactó en mí y me alertó acerca de la necesidad de cuestionarme esta forma de pensar.

Si la suerte queda descalificada… ¿Qué es lo que construye nuestra imposibilidad de lograr lo que queremos?

Mi interpretación –fuerte y profunda- elige a la falta de  Tenacidad.

Interpreto a la Tenacidad como la característica brillante de los seres que en vez de dar poder a las circunstancias y permitir que los detengan, las  transforman haciéndolas motivo de su permanente hacer.

La buena madera no crece con facilidad, cuando más fuerte es el viento, más fortaleza tienen los árboles.  J. Willard Marrito

 

Abraham Lincoln, presidente de los Estados Unidos, recordado históricamente por su trabajo a favor de la abolición de la esclavitud, recorrió un largo camino antes de habitar La Casa Blanca:

En 1831 quebró en sus negocios.

En 1832 perdió las elecciones para la legislatura.

En 1834 volvió a fracasar en sus negocios.

En 1835 murió su novia.

En 1836 tuvo un quiebre emocional por el que necesitó internación.

En 1838 perdió por segunda vez en la carrera política.

En 1843 fue derrotado en el Congreso.

En 1846 fue derrotado en el Congreso.

El 1848 fue derrotado en el Congreso.

En 1855 fue derrotado en el Senado.

En 1856 fue derrotado cuando se postuló para Vicepresidente.

En 1858 fue derrotado nuevamente en el Senado.

Y recién en 1860 fue electo presidente

 

¿Conocerías a Abraham Lincoln si no hubiera sido tenaz?

Lincoln, ¿tuvo fracasos o fue un fracasado?

Aquí podés ver, el poder del lenguaje y la realidad que creamos con él.

Si cada vez que un objetivo que es parte de tu meta final, no es alcanzado, vos decís: “Soy un fracasado”, en vez de decir: “Esta vez, fracasé”…

¿Notás alguna diferencia en la realidad que estas creando cuando elegís una u otra frase?

 

Quiero compartirte otra de mis sentencias maestras y espero que también, se convierta en una de las tuyas.

Hay hombres que luchan un día y son buenos.

Hay otros que luchan un año y son mejores.

Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos.

Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles.

Brecht, Bertold.

 

La tenacidad es un hábito, uno de los que puede transformar tu vida.

Puedo hablar de esto con gran conocimiento de causa porque he experimentado el poder de la tenacidad y la perseverancia a tal punto, que me transforma en una “autoridad” para hablar de ellas.

Puede ocurrirte que sea una habilidad casi innata en vos o que haya nacido como resultado de la educación que recibiste, pero si no es el caso, quiero compartir con vos, unos puntos que te permitirán incorporar esta “forma de vivir”, tan necesaria para llegar a concretar cualquier cosa que realmente desees.

Averiguá cuál es el propósito de tu vida. Descubrí tu misión personal. Consagrate a ellos.

No hagas por hacer, no hagas para vivir, no te conformes con lo que no querés, no hagas intentos vanos y sin dirección.

Cuando tenés un propósito, cuando te dedicás a una misión, no hay obstáculos imposibles de superar porque la motivación que ellos ejercen sobre vos, hacen que vuelvas a empezar, las veces que sea necesario.

Asimismo, saber el para qué has venido a este mundo, te alejará de la tentación de abandonar. Se abandona casi inconcientemente y para hacerlo creamos todo tipo de explicaciones (excusas) que nos auto justifiquen y que lo hagan frente a los demás. Abandonar se presenta así, como una tentación.

El camino del éxito está bordeado de tentadores lugares para estacionar.

 

Actuá con pasión.

La pasión es un motor.

A veces pregunto, en mis sesiones de coaching: ¿Qués lo que te apasiona?

El 90% de los Coachees no lo saben o les cuesta encontrarlo porque nunca se han detenido a pensar en ello.

¿Cuánto puede permanecer motivándote algo que no te apasiona? ¿Algo que “te gusta”, nada más? ¿Por qué hay tantas crisis vocacionales?

Tu misión, tu propósito, tus logros necesitan de tu pasión, la que he calificado en uno de mis post de “fuerza arrolladora de transformación”.

La pasión determina, la pasión enfoca, la pasión logra.

El éxito llega haciendo lo que realmente deseas. No hay otra manera de ser exitoso. Malcolm Forbes

 

Viví con responsabilidad.

Esta responsabilidad es la capacidad de hacernos cargo de lo que nos toca y nos corresponde y lejos de ser un esfuerzo, se transforma en la herramienta para solucionar nuestros problemas. Cuando no sos parte del problema, tampoco podés ser parte de la solución.

Honrar nuestra responsabilidad no se constituye en un trabajo forzado sino en el logro de la independencia para decidir cómo quiero vivir.

¿Tenés idea de la satisfacción que se siente cuando podemos declarar: “Yo soy el origen de mis resultados”? ¿Te parece que esto puede suceder si el origen de tus derrotas no está también en vos?

Quien es auténtico, asume la responsabilidad por ser lo que es y se reconoce libre de ser lo que es. Jean Paul Sartre

 

Creé y confiá en vos.

Creé en lo que querés, no lo desestimes, no escuches a los demás –ellos no saben lo que es para vos, lo que querés, la pasión que sentís por eso-, visualizalo cada día como algo totalmente posible, concreto, asible.

Confiá en que vos podés, en que tenés las fuerzas, el conocimiento, el respeto por vos mismo, confiá en que sos capaz de reiniciar el camino cuantas veces sea, y que llegarás, claro que llegarás.

No estarás perdido en el desierto si encuentras fe en ti mismo para creer en el oasis. Phil Bosmans

 

Capacitate permanentemente.

Cada vez que fracases en tu camino a tus logros, necesitarás más y más conocimientos, habilidades y recursos para poder volver a empezar. Quizás sea por muchos años y si no te capacitás permanentemente, no es posible que encuentres nuevas acciones para intentar, tan sencillo como esto.

En mi Coaching para Profesionales, me encuentro asiduamente, con ejemplos que refuerzan lo que te estoy recomendando.

Algunos de ellos, luego de conseguidos sus títulos, nunca más volvieron a recibir una capacitación… Como te lo digo aunque no lo puedas creer.

Vienen a sus sesiones preguntándose por qué no llegan a su meta, por qué no pueden poner en marcha un proyecto que en el papel, es fantástico y… se sorprenden cuando les pregunto acerca de cuáles han sido los últimos cursos que han tomado.

           

La tenacidad es persistencia, es permanecer haciendo… pero con tino.

Seguir, seguir y seguir hasta que te “sangren los dedos”.

Habrás escuchado este juicio: La gota horada la piedra…

¿Será por su fuerza? ¿Tiene fuerza una gota?

No es su fuerza… es su constancia.

Y tendrás pruebas de que vas por el buen camino… Llegará un momento, en que tu actitud será parte de tu vida, y te darás cuenta de que cada vez, te cuesta menos avanzar.  Esto es algo que he sentido en carne propia también e investigando encontré esto otro –con lo que coincido-:

Aquello en lo que persistimos se vuelve cada vez más sencillo, no es que cambie la naturaleza de la tarea sino que nuestra habilidad para realizarla ha aumentado. Ralph Waldo Emerson           

 

George Harrison, uno de los Beatles que logró el mayor crecimiento personal y éxito entre los cuatro, no sabía tocar la guitarra cuando Paul McCartney lo invitó a formar el grupo. Cuando John Lennon lo conoció, lo llevó a un concierto de guitarra clásica en Liverpool, y cuando este terminó, le dijo: -Cuando hagas una cosa así, te aceptaré gustoso.

Ese fue el principio de su carrera, de trabajo, de perseverancia, de tenacidad para lograr la práctica que deseaba.

Harrison confesó que “Hasta le sangraban los dedos”.

Lo mismo le sucedió con su meta de componer.

Las primeras canciones –a decir de Lennon- no eran ni siquiera, canciones.

Pero llegó un momento en que fueron éxito y pudo continuar su camino, inclusive cuando el conjunto ya no existió.       

 

¿Le habrá funcionado la tenacidad?

 

Acordate… “Hasta que te sangren los dedos”.

Por el placer de compartir    

 

 

Comparte esto

Posibilidades, la palabra del coachingFrente a disyuntivas, escucho a menudo, la palabra opciones.

Hoy quiero mostrarte que usar esta palabra te limita a lo que ya conocés, lo que tenés, lo que hay en tu entorno, aquello sobre lo cual ya podés.

Tu mente no va más allá, hasta el mundo de lo posible.

¿Qué quiere decir posible?

Lo que puede ser.

¿Y qué puede ser?

Absolutamente todo, puede ser.

Creer lo contrario es pretender que Más »

Comparte esto

¿El Coaching sirve para todo?Coaching e Internet

¡Sí!

¿Por qué?

Porque el Coaching (enlace) te tiene a vos como sujeto, a vos, Ser Humano.

Voy a crear, para este post, dos grandes grupos de personas que usan Internet:

Los que se entretienen y los que la usan como herramienta de trabajo.

Y vamos ahora a qué puede hacer Internet por vos desde la mirada del Coaching.

Si sos de los que les gusta entretenerse…

¿Te gusta compartir? ¡Buenísimo! Todo lo Más »

Comparte esto

EL PEQUEÑO GUSANITO

sueños

sueños

Un pequeño gusanito caminaba un día en dirección al sol. Muy cerca del camino se encontraba un Chapulín: -¿Hacia dónde te diriges? -le preguntó.

Sin dejar de caminar, la oruga contestó: -Tuve un sueño anoche; soñé que desde la punta de la gran montaña yo miraba todo el valle. Me gustó lo que vi en mi sueño y he decidido realizarlo.
Sorprendido, el chapulín dijo, mientras su amigo se alejaba: Más »

Comparte esto

DECLARACIÓN DEL NO

El «No». El poder de tenerlo disponible.

Las personas queremos tener una autoestima alta pero no dudamos en acceder a los pedidos que la avasallan con tal de no “perder” al otro o arriesgarnos a no “quedar bien”. No decimos «no».

Las personas nos quejamos de que los demás se abusan de nosotros pero no ponemos límites.

Las personas pedimos respeto pero no lo generamos desde nosotros mismos.

A las personas nos cuesta…decir que “no”.

Las personas…no tenemos disponible La declaración del no.

 ¿Lo vemos juntos?  Más »

Comparte esto

La palabra «Pascua» significa «Paso».PASCUA PERSONAL

Para el pueblo judío, la celebración  de la Pascua se relaciona con el paso a través

del Mar Rojo, por parte de los hebreos en pos de su liberación.

Para los cristianos, el paso de referencia es el de la muerte a la vida atravesado por Jesus

en su Resurrección.

Y así, para muchísimas más posturas, tendrá su nexo de acuerdo a lo más importante que

une a ese pueblo.

Quiero proponerte una Pascua personal además de la que Más »


Comparte esto

Un empresario agricultor de poco estudio participaba todos los años de la principal feria

COMPARTIR

COMPARTIR

de agricultura de su ciudad. Lo extraordinario es que él siempre ganaba, año tras año,

el trofeo: MAÍZ DEL AÑO. Entraba con su maíz en la feria y salía con la faja azul recubriendo

su pecho. Su maíz era Más »


Comparte esto

Cuando dices «Yo soy así» estás creando  la imposibilidad de transformar todo aquello que no te
YO SOY ASÍ

está sirviendo para ser feliz.

     «Yo soy así» es una creencia limitante. La buena noticia es que la puedes cambiar porque una creencia es solo

Más »

Comparte esto

Conversemos sobre El arte de escuchar. Escuchar

Escuchar es un arte que pocos cultivamos. Confundimos «escuchar con oír» y esto nos lleva a una comunicación inefectiva.

Cuando solo informamos, no nos comunicamos y esta debilidad en nuestras acciones es la base de los conflictos que  generamos en nuestras relaciones, de todo tipo. 

En cualquier equipo, el líder necesita ser un experto en comunicación, y en los negocios y cualquier actividad que se realiza por internet, teniendo en cuenta que la mayoría de las veces nos comunicamos en forma escrita, resulta la disciplina básica. Si no logramos comunicarnos efectivamente frente a otra persona…¿Cómo podremos hacerlo por escrito?

Entiendo que te pueda resultar extraño pensar en «escuchar» como un arte, sin embargo…mejor te lo digo, así practicamos la escucha… ¿Me escuchás?

¡Gracias!    


EL ARTE DE ESCUCHAR ENTRADA 4 –
CC by-nc-nd –
Rita Elma Tonelli


EL ARTE DE ESCUCHAR –
CC by-nc-nd –
Rita Elma Tonelli

Comparte esto

¿Qué piensas de esta historia?http://ritatonellicoach.com.ar/wp-content/uploads/2011/11/DISFRUTAR.jpg

 Un hombre rico y emprendedor se horrorizó cuando vio a un pescador tranquilamente recostado

junto a su barca contemplando el mar y fumando apaciblemente su pipa después de haber vendido el pescado.

-¿Por qué no has salido a pescar? –le preguntó el hombre emprendedor. -Porque ya he pescado bastante por hoy –respondió el apacible pescador. -¿Por qué no pescas más de lo que necesitas?- insistió el industrial.

-¿Y qué iba a hacer con ello? –preguntó a su vez el pescador.  Más »

Comparte esto


    Ser hombre

Nunca me cansa mi oficio de hombre.

Hombre he sido y seré mientras exista.

Hombre con los que buscan entre escombros la verdad necesaria y prohibida;

hombre entre los que labran con sus manos

lo que jamás hereda el alma digna;

porque de todo cuanto el hombre ha hecho, Más »

Comparte esto
CLOSE
CLOSE