Lo primero es lo primero

Para volver a empezar…

Volver a empezar

Principio del vacio (Joseph Newton)
«Usted tiene el hábito de juntar objetos inútiles, creyendo que un día (no sabe cuando) podrá precisar de ellos.
Usted tiene el hábito de juntar dinero solo para no gastarlo, pues piensa que en el futuro podrá hacer falta.
Usted tiene el hábito de guardar ropa, zapatos, muebles, utensilios domésticos y otras cosas del hogar que ya no usa hace bastante tiempo.
…¿Y dentro suyo?…Usted tiene el hábito de guardar broncas, resentimientos, tristezas, miedos, etc.
No haga eso.

Es anti-prosperidad.
Es preciso crear un espacio, un vacío, para que las cosas nuevas lleguen a su vida.
Es preciso eliminar lo que es inútil en usted y en su vida, para que la prosperidad venga.
Es la fuerza de ese vacío que absorberá y atraerá todo lo que usted desea.
Mientras usted está material o emocionalmente cargando cosas viejas e inútiles, no habrá espacio abierto para nuevas oportunidades.
Los bienes precisan circular. Limpie los cajones, los armarios, el cuarto del fondo, el garaje de lo que usted no usa más.
La actitud de guardar un montón de cosas inútiles amarra su vida.
No son los objetos guardados que estancan su vida, sino el significado de la actitud de guardar.

Es creer que mañana podrá faltar, y usted no tendrá medios de proveer sus necesidades.
Con esa postura, usted está enviando dos mensajes para su cerebro y para su vida:
1º… Falta de confianza en el mañana.
2º… Creencia de que lo nuevo y lo mejor NO son para usted, ya que se alegra con guardar cosas viejas e inútiles.
Deshágase de lo que perdió el color y el brillo y deje entrar lo nuevo en su casa… y dentro de si mismo…»

Anoche, tuve la posibilidad de ver una película que me hizo reflexionar y acordar de cuánto nos cuesta VOLVER A EMPEZAR.
Y este Principio del Vacío de Newton tiene -como todas las cosas- una aplicación de calle de doble mano.

Si bien, uno de sus mensajes, es para mí, como Coach, fundamental, porque potencia la habilidad de des-aprender lo que ya no nos es útil, para poder aprender lo que ahora necesitamos, hoy quiero tratarlo desde su otro costado, el de cuando el desprendimiento no es querido ni esperado, sino producto de un quiebre que nos desestabiliza paralizándonos.

Un quiebre es lo que se produce cuando nos asalta una emoción. No podemos evitar las emociones. Ellas nos atrapan, y es en ese momento, en que nos desequilibramos, porque una emoción nos obliga a salir de la transparencia (automático) en el que diariamente, vivimos.

Nuestra vida trans-curre en un nivel de circunstancias más o menos conocido: Nos levantamos, vamos a trabajar (o trabajamos en casa), comemos, subimos a algún vehículo, nos encontramos con las personas habituales en nuestro entorno y, todo esto, no lo hacemos pensando porque no es necesario pensar para las acciones cotidianas.

De pronto, algo, fuera de nosotros, SIEMPRE, SIMPLEMENTE SUCEDE, y como es inesperado, nuestra emoción al respecto se manifiesta. Se ha producido el quiebre. Esto es así, tanto si lo que sucede es bueno o malo para nosotros, pero si es malo…comienza nuestro calvario…O NO. Porque, a continuación de una emoción, hace su aparición el ESTADO DE ÁNIMO, y a este sí que podemos elegirlo.

Podemos elegir quedarnos en la queja, el sufrimiento, el malestar, o ver lo sucedido desde la mirada de la posibilidad de aprender, cambiar, encontrar algo mejor, terminar con lo que no sirve, etc.

[Tweet «Cuando mi sufrimiento se incrementó, pronto me di cuenta que había dos maneras con las que podía responder a la situacion: reaccionar con amargura o transformar el sufrimiento en una fuerza creativa. Elegí esta última». Martin Luther King]

La película en cuestión es «Larry Crowne», nombre del protagonista (Tom Hanks), de unos 50 años, de vida disciplinada y metódica (transparencia total), quien trabaja en un super mercado adonde concurre cada día, ejecutando un trabajo rutinario que adora y por el que, en cada acción, da lo mejor de sí.

Un día,lo despiden (quiebre) cuando el está esperando ser nombrado el empleado del mes. La emoción que aparece es la de derrota final pero, como la causa de su despido es que están dando ascensos -los que se definen de acuerdo a la cultura del empleado- y el queda fuera del círculo por no haber estudiado, decide anotarse en la Universidad para aprender -como primera medida- a hablar y comunicarse. Tiene deudas aplastantes, pierde su casa, se muda a un lugar modestísimo, abandona a sus vecinos de toda la vida, y…VUELVE A EMPEZAR.

Se hace amigo de un grupo muy especial, aplica sus nuevos conocimientos provenientes de los estudios, prioriza lo importante sobre lo urgente y sale adelante transformándose en una nueva persona, mucho mejor y con mayores competencias que la que era…Ah! Casi me olvido de decirte que la traducción al español del título es «NUNCA ES TARDE». ¿Te dice algo esto?

 Es fundamental, que te preguntes:
¿Hay algo que quieras cambiar en tu persona?
¿Hay algo que quieras cambiar en tu vida?

 

¿Estás bajo el efecto de un quiebre?
¿Algo no resultó como esperabas?

PRIMERO: ¡DECLARÁ TU QUIEBRE! Decí lo que sentís y por qué. Rompé tu conversación interna, la que no te aclarará nada porque sos vos hablando con vos. ¿Podés tener conciencia de que los juicios que emitís en ella te están lastimando o ayudando?

Y luego, ¡Volvé a empezar!

Por el placer de compartir!

 


VOLVER A EMPEZAR –
CC by-nc-nd –
Rita Elma Tonelli


Comparte esto

6 comentarios

  1. Mª del Carmen Barrero

    Hola, Rita.
    Sobre este artículo te diré que (y lo que te cuento es tan cierto como que me estóy dirigiendo a ti ahora), basandome en hechos reales y no en pensamientos, he podido observar que cada vez que hago limpieza de algun sitio de la casa o de las cosas de las que me rodeo…siempre me viene una buena noticia.
    Debo aclarar que no soy superticiosa ni nada por el estilo.
    Por eso creo que si en mis pensamientos no hay nada del pasado y decido olvidar algo es porque no quiero que nada irrumpa mi camino.
    Suelo olvidar con mucha facilidad todo lo que me molesta porque no pongo ningun impedimento y si intención de que todo me sea mas grato.
    Tienes razón cuando dices que somos nosotros el único impedimento ya que nos guardamos muchas cosas que deberíamos desahogar sacándolas de nuestro interior y haciendonos ver que necesitámos cosas nuevas con las que si llegarémos a algun sitio, al menos a donde nos proponemos.
    Tan solo una cosa en contra…Si he guardado cosas que no me servian en ese momento, te aseguro que las he vuelto a utilizar y en momentos en los que quién me iba a decir a mi que lo volveria a utilizar. Y eso que yo soy mas de tirar que de guardar.
    Pero son excepciónes.
    Gracias otra vez por tu consejo, los cuales me ayudan siempre a ser mejor persona y a agradecer lo poco que tengo, pero de mi interior…tengo tanto que ofrecerme i ofrecer aún..
    Un besote.
    Mª Carmen.

    [Responde a este comentario]

    admin Reply:

    Hola Mari Carmen: ¡Que gusto escucharte! Te agradezco tu participación y tu entrega porque los comentarios sirven a todos los que los leen y de esa manera el aprendizaje se hace una sinergia engrandecedora. Mi mirada sobre cómo hablás de vos y de tu interior es que, estás acertada, hermosa, eso es lo que te permite ir, todos los días adelante. Es un honor para mí, contarte entre la gente de mi camino. ¡Muchísimas gracias por tu aporte! Abrazos enormes para vos!!!

    [Responde a este comentario]

  2. Coincido con el comentario de M. del Carmen. En algunas ocasiones, me pasó estar atravesando por una situacion mala economicamente. Entonces, que hacia, empezaba a buscar en mi casa que es lo que me molestaba, como por ejemplo, algun artefacto que no funcionaba y hacia tiempo que lo tenia. O mirar en el ropero que es lo que habia dejado de usar y que hacia bulto. O tirar los papeles que amontaba y que me ocupaba espacio. O comprar una planta para agradarme. O cambiar una cortina o tantas pequeñas cosas que podia cambiar y solo con eso la energia cambiaba. Excelente articulo, Rita.

    [Responde a este comentario]

    admin Reply:

    Hola Graciela: Gracias por tu participación que nos enriquece a todos y sí, amiga, tirar lo que no sirve -como bien decís- cambia la energía, y perdonar lo que nos hace mal vaciando de ello nuestra alma, nos hace renacer. Gracias por tus palabras con respecto al artículo

    [Responde a este comentario]

  3. Haaaaaaaaa Ritaaaaa, me diste en un ojo jajajaja. Siempre me cuesta tirar todo, antes guardaba hasta los papelitos de los caramelos que me regalaban…. terrible!!!!, ya no o hago por suerte jajaj
    La verdad es un tema que me cuesta mucho!!!!, no soy acumulativa compulsiva pero, me cuesta tirar las cosas, por si….
    Pero se, y se que tenes razón, cuando decis que se acumula la energía, tengo que dejarla fluir para que vengan cosas buenas a mi vida, o diferentes…
    Prometo, después de esta auto-critica que voy a empezar a dejar fluir todo en mi vida, estoy convencida que debe ser así. Mas cuenta me di, cuando vi que mi hijito de 5 años hace lo mismo y le molesta que le tire algo que aunque no usa es de el… espero que sea genético y no lo este influenciando… jajaja pero de todas formas le voy a ir explicando desde ahora para que no le pase lo mismo que a mi.
    Gracias por hacerme reflexionar Rita.
    Besitos.

    [Responde a este comentario]

    admin Reply:

    ¡Qué impacto! ¡Cuánto me alegra, amiga! ¡Gracias por compartir tus vivencias con todos los que nos leemos por aquí! De verdad, considero este tema tan importante…Y te felicito por tu decisión de enseñar a tu hijo desde ahora. Nosotros -sin hacer responsable a nadie- somos producto de nuestras creencias y a éstas, las adquirimos justamente cuando éramos chicos. Tenemos una gran ventaja. Hemos evolucionado y estamos en permanente crecimiento…esto nos permite, generar un mundo de gente más feliz partiendo siempre desde los más cercanos…nuestros hijos. Un beso grande

    [Responde a este comentario]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

CLOSE
CLOSE